“CREEMOS QUE LAS TRANSFORMACIONES TIENEN QUE VENIR DE ADENTRO HACIA AFUERA”

“CREEMOS QUE LAS TRANSFORMACIONES TIENEN QUE VENIR DE ADENTRO HACIA AFUERA”

Por Prof. Joaquín G. Puebla

Fotos (colaboración): Valeria Enríquez

 

 

Está nota tenía que darse en algún momento. En varias oportunidades intenté conversar y hacerle una nota a Juan Enríquez, Coordinador Gral. de la Unidad Ejecutora de Villas y Asentamientos de La Matanza, pero la misma nunca se concretaba. Hace una semana habíamos acordado día y hora pero por motivos personales debimos cancelar la cita, pero parecía que la nota debía hacerse ese día porque las cosas se coordinaron solas. El día acordado, luego de haber cancelado el encuentro, nos cruzamos accidentalmente Enríquez y yo en el Palacio Municipal y ni lerdo ni perezoso Enríquez me propuso ir hacia la villa Puerta de Hierro para ver cómo se estaba concretando la primera etapa de la urbanización de la misma.1928921_802205056572866_6663712206001574714_n (Copy)

En honor a la verdad me lleve una sorpresa porque conocí un grupo de gente laburadora que me transmitió un mensaje muy esperanzador. Tuvimos una muy interesante charla bajo un árbol en uno de los días donde más calor hizo en La Matanza.1545727_802205259906179_5524441531995645253_n (Copy)

Tuve la oportunidad de entrevistar a Matías Toribio (23 años), David Cabañas (36 años), Gerardo Benítez (39 años), César Barrios (36 años), Emanuel Belarmino (22 años) y a Juan Enríquez.

 

 

QP: A 16 años de este proyecto, ¿cómo ve todo lo que se ha logrado?

J.E.: “Primero nunca tomé la dimensión de Villa Palito, nací y me crié en Villa Palito y para mí todo era normal. Lo que me hizo tomar conciencia era que tenía dos hijos, quería progresar y no había posibilidad. Vendí diarios, facturas, muebles y hasta un kiosco pero nada me alcanzaba para progresar. Somos siete hermanos y yo quería tener familia numerosa, diez hijos quería tener. Cuando me di cuenta que no podía progresar se me empezaron a caer muchas ilusiones, ahí me di cuenta que la villa no daba para más, estaba colapsada”.

 

QP: ¿Es opción irse de la villa o esta oportunidad de urbanizarla tuvo que ver con el arraigo?

J.E.: “En Villa Palito la opción fue irse de la villa, de hecho muchísima gente se fue. Del año ‘92 al ‘99, que fue cuando arrancamos, se fueron 300 familias pero porque estaban de paso. Los que nacimos en la villa no nos queremos ir, para nosotros es nuestra casa. Cuando salió la opción de urbanizar la villa, ¿qué desafío  mayor puede haber que construir tu casa?”.

 535081_802204893239549_1485849496019146679_n (Copy)

QP: ¿Cómo es trabajar en este proyecto, en Puerta de Hierro?

M.T..: “Nos embarcamos en este proyecto porque queremos cambiar el barrio, queremos que no se inunde, que tengamos agua. Yo vendo en la calle pero quiero cambiar mi vida, cambiar el barrio”.

 

QP: ¿El deseo de cambiar el barrio empieza porque la familia de uno este mejor?

D.C.: “Y, sí. Yo puedo tener la opción de irme, pero acá queda tu primo, tu tío, tu abuela. Queremos luchar por nosotros, porque nuestros hijos vivan bien. Queremos salir adelante con este proyecto”.

 

QP: Desde que empezó con este proyecto, ¿cuántas casas se construyeron?

J.E.: “Entregamos 508 en estos últimos días y pensaba cuantas llevábamos. En (Villa) Palito entregamos 1300, en las Antenas más de 700, en la Santos Vega están iniciadas 120 más 18 que se entregaron. En los Ceibos, que es el Plan Villa, se entregaron 300 el otro día y el Plan Federal que entregamos 208 es de un total de 1000, porque esas estuvieron abandonadas durante cinco años por una empresa que se desfinanció. Te estoy contando y todavía no saqué la cuenta de cuántas casas. También somos responsables de 150 viviendas en (Rafael) Castillo que tiene que ver con la cuenta Riachuelo-Matanza”.

 1779786_802205169906188_8407664116859898750_n (Copy)

QP: ¿Cómo planifican la urbanización?

J.E.: “Hay dos formas: primero un proyecto general de todo el barrio y después, en lo individual. Ese problema individual después te das cuenta que es colectivo. Urbanizar de golpe toda la villa es mentira, porque lo viví, pienso que hay que atacarla por sectores y por donde tenés el consenso. Siempre decimos que la urbanización de una villa es como un cuerpo que está enfermo. Primero no lo puede resolver un solo médico, es un problema interdisciplinario de un montón de profesionales. No está escrito que es un urbanización”.

 

QP: Cada barrio tiene sus características y prioridades.

J.E.: “Sus cosas. La urbanización lo que tiene es la captación de lideres. El líder es el que hace, se puede equivocar pero hace. No espera que alguien lo mande. También tiene que decidir si jugarse, no solamente hacer”.

 

QP: ¿Cómo fue dejar de ser vendedores ambulantes para dedicarse a pleno a un proyecto con una este?

J.E.: “A mí me decía (Alberto) Balestrini ‘nunca dejés de trabajar’, siempre te lo voy a nombrar porque es mi maestro, y no entendía lo que me decía. Y era que si podía mantener mi trabajo iba  a poder mantener mi independencia. En todo este proceso que pasó, yo ya tengo mi panadería en Villa Palito con mi hermano, que nos va muy bien. Tenemos tres sucursales dentro de la villa y en los kilómetros, con un amigo, tengo otra panadería y tres locales. Armé una SRL para tener una empresa de Panadería y Confitería, pero nunca dejé de trabajar. Es generar y delegar, y las cosas se tienen que hacer. Nadie puede hacer algo quieto”.

 10404353_802204959906209_8407207461045695074_n (Copy)

QP: Las casas que se van demoliendo para construir nuevas, los mismos vecinos las cuidan, ¿esto se da naturalmente?

G.B.: “Es algo natural. Hay muchos vecinos que nos ayudan, porque si no lo hacemos entre nosotros no se puede hacer nada”.

C.B.: “La gente nos conoce porque sino no se podría hacer”.

 

QP: ¿Están participando en la planificación del barrio todos los vecinos?

E.B.: “Nosotros lo hablamos donde queremos que esté la cancha, la plaza, la escuela. Nosotros lo imaginamos todo, como lo queremos ver a futuro”.

M.T.: “Como lo pensamos lo queremos ver para tengan todas sus cosas”.

 

QP: ¿Qué pasa con el vecino que no está a favor? Debe haber alguno que se opone porque hizo su casa a gusto.

M.T.: “Esperamos que miren lo que hacemos, para ver si le gusta y quede bien con nosotros. Van a ver las casa terminadas y que son mejor que las que están acá y la van a querer”.

 10672078_802204743239564_7187505421678438024_n (Copy)

QP: Como reciben un sueldo, ¿debe estar solicitado trabajar en la obra?

J.E.: “Si hay algo que sobresale es la solidaridad, dependemos de eso. No hablo de Puerta de Hierro sino de todos los barrios. Ellos firmaron un convenio para hacer estas viviendas, hoy en día les están dando una mano las cooperativas de otros barrios, como Las Antenas, porque todas creen que si le van bien a un barrio le va bien al otro. Al principio ellos eran 25 pibes que trabajan en lo más grueso y luego empezó la mano especializada”.

D.C.: “Cuando venían a pedir laburo les decíamos que tenían que esperar un poco, a nosotros nos costó. Había mucha gente que al principio no creía”.

G.B.: “Se pensaban que ya estábamos en blanco,  que ganábamos fortuna, que las casas que estábamos haciendo eran para nosotros. No creían pero cuando empezaron a ver, empezaron a creer”.

C.B.: “Te llega la gente a pedir trabajo y nosotros queremos que toda la gente del barrio trabaje en Puerta de Hierro, no quiero que venga gente de otro lado. Pero hay que esperar que salga el tema de la cooperativa”.

 

QP: ¿Cómo se maneja el tema de la ansiedad, cuando uno se pregunta para quién va a ser tal casa?

E.B.: “En el futuro se verá, todavía no podemos decir”.

M.T.: “Estamos esperando terminar las casas, que la gente lo vea y que no es todo para nosotros, que las cosas que estamos haciendo es para ellos”.

 735190_802204339906271_5990354452459664144_n (Copy)

QP: La idea es terminar la casa, diciendo “lo hicimos”

D.C.: “Es una meta para taparle la boca a algunas personas que hablaron mal de nosotros. Darle la llave y decirle ‘esta es tu casa’. Ya está. Nosotros lo hacemos en el sentido de ayudarlos y ser más gente que ellos”.

J.E.: “Ellos son los pibes del fondo y a mí me decían que no querían saber nada. En definitiva, dentro de Puerta de Hierro siempre hubo una organización histórica. Acá siempre se habló que las tierras eran de la Ciudad de Buenos Aires y no se podía hacer nada, entonces en un momento nos planteamos ‘quién a nosotros nos puede venir a decir que podemos hacer dentro de nuestra villa’, nadie. Si estamos acá hace 30 ó 40 años ya somos los dueños de la tierra, ¿por qué no hicieron algo durante esos años? Ellos van a decidir qué hacer con su barrio y lo hicieron. Cuando hablas de la ansiedad, nunca pensé que en (Villa) Palito me iba a llevar 16 años, porque sino no sé si iba a seguir. En realidad son proyectos a corto, mediano y largo plazo. No nos desesperamos para ver cuántas casas se van a hacer. Cuando ellas entregan las casas, tenemos que saber como siguen las otras porque la urbanización de las villas hace que le demos otro sentido a la vida. Antes los pibes tomaban el tren, se iban a vender y volvían a los dos meses. Cuando entro a una villa no busco ni abogado, ni maestro, ni ingeniero ni puntero, ni referente, sino gente que tenga ganas de hacer cosas, principalmente los vendedores. Uno era albañil, otro vendedor de medias, eso es lo que yo busco, porque yo fui vendedor de diarios, muebles. Yo creo que si al  urbanización la entendés la sabés vender al revés y al derecho. No hay pregunta que no pueda contestarte sobre la urbanización porque todas tienen respuesta”.

 

QP: Un proyecto empieza por la vista, Villa Palito y Las Antenas empezó por atrás, Puerta de Hierro empieza por el fondo, ¿cuál es el motivo?

J.E.: “Tiene que ver con la estrategia, cuando mostrás la vidriera en el fondo podés tener un desastre y eso a nadie le interesa. Estamos convencidos que cuando la gente empieza a ver la vidriera es porque atrás ya está todo ordenado y está más lindo que adelante. La política quiere mostrar y para mostrar hay que llegar adelante, para eso tiene que haber un apoyo y una decisión política. El consenso tiene que ver con lo que quiere la gente”

 10399444_1662141617359150_8610942685287103568_n (Copy)

QP: ¿Cómo lidian con los punteros políticos?

M.T.: “Acá no entran. Si vemos uno, no entra, estamos nosotros”.

D.C.: “Somos nosotros no más. Nosotros estamos laburando acá”.

M.T.: “Había antes pero no hay más. Mintieron mucho los políticos, le sacaron muchas cosas a la gente y se la agarraban ellos”.

 

QP: Arrancaste con el apoyo de Balestrini, ¿cómo continúo tu trabajo con las gestiones posteriores?

J.E.: “Balestrini arranca en Villa Palito en el 2004 cuando viene Néstor Kirchner y le propone armar la Unidad Ejecutora de Villas y Asentamientos de La Matanza. Y Balestrini quiso que yo estuviera al frente. Apuntó a Villa Palito pero apostaba a que nosotros nos expandiéramos en cada villa, no me lo dijo nunca pero es el mensaje que yo interpreté. Según (Daniel) Barrera, Balestrini iba a la Provincia y a Nación, mostraba lo que hacía, me hacia conocer. Mi análisis es que Balestrini me ensenó a hacer gestión, no hay nadie en la Provincia que yo no conozca, tampoco en la Nación. Un día me llama y me avisa que viajo con el Gobernador (bonaerense) a Brasil, en ese momento me había hablado de armar la subsecretaria de Urbanización de Villas, para recorrer con todos los ministros la fabela. Me pidió que desayune, almuerza y meriende todos los días con diferentes funcionarios y le hable de la urbanización. Siempre cuento que me tocó compartir una cena con el gobernador de Río de Janeiro, el gobernador (Daniel) Scioli y la gobernadora de San Petersburgo, Rusia, y yo era de Villa Palito. La pregunta era por qué Balestrini mandó a alguien de la villa siendo que podía ir un funcionario y yo creo que lo que estaba haciendo era crecer, conocer otra experiencia. En la forma que continúo todo, creo que Fernando (Espinoza) me dio la misma libertad de gestión, entonces yo gestioné continuamente todas las obras de las villas. Preparaba los convenios, Fernando los firmaba y me decía: llevalos a Nación. Cada responsable que hubo en el Instituto de la Vivienda yo lo conocí. Y con Magario, la llamé y le pregunté por si viene gente de la Provincia para que vaya gestionando, me dijo sí. Si a mí me dicen encararlo, yo te encaro. Creo que vamos a tener la misma posibilidad que con Alberto y Fernando. Espero que sea medianamente igual al gobierno de Cristina (Fernández de Kirchner) y Scioli que estaban convencidos que la urbanización es una solución definitiva”.

 10620713_802204926572879_5624837534883375616_n (Copy)

QP: ¿Cuándo recibiste tu casa en Villa Palito?

J.E.: “Mi casa fue particular porque Balestrini nos dio diez casas en el fondo. No había planes, nada. Estaban los saqueos, fue en el 2001. Nos dio material y yo me comprometí con él a juntar la mano de obra desocupaba y empezábamos a llevar adelante esas diez casas. Cuando hicimos esas casas nadie creía y no querían ir al campo porque no teníamos luz, nada. Hasta que hice una asamblea y votaron que el único loco que podía ir era yo. Hoy es terrible barrio. Me acuerdo que no teníamos ventanas pero era feliz. Un día me encontré una cama y con dos cajones de soda la armé. Ahora ya pasó. Gracias a Dios ya tengo mi casa. No era el objetivo”.

 

QP: Imagino que hay mucha gente que se acerca porque también quiere cambiar.

J.E.: “Creo que lo que hay que descubrir, es que la gente tiene la potencialidad. Cada uno de ellos tiene la fuerza para hacer trasformaciones y pueden hacer el doble de lo que nosotros hicimos. Esto es como la religión, crees en algo que no ves, tenes fe que se puede realizar un milagro. El milagro es esto, la casa que está. Todos los días hay que levantarse a trabajar y tenés que tener un cable a tierra para descargar todo lo que la gente descarga en vos, su problemática. Tenés que descargas para después volver a encarar. Nosotros terminamos (Villa) Palito, pero ellos van a tener que terminar Puerta de Hierro y te puedo asegurar que cuando terminen van a querer a ayudar a otro lado porque van a descubrir como ellos se transformaron. El político tiene que entender que la política tiene que salir de la gente hacia ellos. Si entienden que le proponer urbanizar, poner agua, luz, no solamente nos tienen ocupados sino nos van a dar la solución que queremos nosotros. Pero a veces piensan que la solución que nos quieren dar es la que piensan ellos y no es así. La solución que nos tienen que dar es la que nosotros proponemos. De los 16 años hasta ahora, una cosa era Villa Palito y otra es transformar muchas villas. Transformar muchas villas lleva a que uno tenga otra aspiración, deja de ser sólo la casa, urbanizar Villa Palito. Hoy tenemos compañeros preparándose para dar un paso político para algún día ser alguna persona política importante dentro del peronismo de La Matanza. Si los que salimos de los barrios somos representativos del peronismo de La Matanza, ahí va a ser donde nosotros vamos a poder trabajar para el servicio de la gente. Siempre hay que progresar y el dirigente tiene que trasmitir esperanza. A veces hacemos cargadas porque vemos algunos dirigentes que cuando los saludas te respondes que andan mal, están cansados, están podridos y en cualquier momento largan. Si sos mi dirigente y estás mal, estás cansado, estás podrido y estás por largar, no salgas a la calle, quédate en tu casa. Porque cuando un dirigente sale a la calle tiene que dar la esperanza y la fuerza para que uno progreso. Yo pienso que son excusas para no darte respuestas, no puede ser”.

 IMG_2157 (Copy)

QP: Ustedes hacen la función inversa, ustedes hacen pero los políticos primero buscan ser funcionarios.

J.E.: “Cada elección la sufrimos, porque pensamos si podemos integrar la lista. No vemos la hora que se arme la lista para decir ya pasamos, después de 16 años, para trabajar el doble y apoyar a quien encabece esa lista. Ahora ya estamos formados y preparados para cuando la gente apoye y decida que nosotros tenemos que ser un dirigente que los represente. En algún momento va a ser el paso siguiente y una decisión de liderazgo que vamos a tener entre todos”.

 

QP: Tenemos un gobierno nacional y provincial de un mismo signo político pero un gobierno municipal peronista, ¿creen que esta situación va a afectar el futuro de este proyecto?

J.E.: “Creo que el tema de villas viene con un deuda de casi 50 años, que en la Ciudad de Buenos Aires las villas molestaba a la vista de gente de otros países, a los turistas. Mis padres son parte de esa gente, que los sacaron de la Villa Corea, de la Ciudad de Buenos Aires y los trajeron a Villa Palito. Acá Puerta de Hierro, San Pete lo mismo, son todas villas transitorias para siempre. A nosotros nos sorprendió cuando asumió Mauricio Macri, que dijo pobreza cero, que íbamos a tener agua, cloacas, un techo para todos y que él quería urbanizar todas las villas del país. Cuando dijo eso imagínate que nos empezamos a llamar entre todos: ‘Che, dijo hay que urbanizar las villas’, seguimos en camino. Si Verónica Magario nos da una mano y nos deja seguir gestionando, pienso que tanto el Gobierno nacional y provincial, si está de acuerdo con estas políticas esto no va a parar. Porque es donde la gente tiene trabajo, donde se resuelven temas históricos como la inseguridad, la salud, la educación, el trabajo y de inclusión principalmente. Creo que este Gobierno va a continuar, aunque no quita que va a haber otras cosas que van a perjudicar como sacarle la retenciones a la soja, al maíz, a muchas cosas del campo que eran fondos que depositaban en estos emprendimientos. Pero cuando el gobierno se de cuenta que es la solución definitiva para toda esta gente que vive acá, pienso que vamos a poder seguir gestionando”.

 10632635_1666052903634688_6870296665330613406_n (Copy)

QP: Un mensaje a los lectores de Quinto Poder.

J.E.: “Nosotros creemos que las transformaciones tienen que venir de adentro hacia afuera y que esto es un beneficio no solamente para la villa, para toda la sociedad, para todos los barrios linderos. Van a ver un barrio como la gente, se van a dar cuenta que no todos los problemas salen de Puerta de Hierro, de Villa Palito ni de Las Antenas. Somos una sociedad que tenemos que progresar en conjunto y somos los barrios humildes somos los que mas gastamos. Vamos a San Justo y queremos tener una buena zapatilla, ropa para las fiestas, aunque sea la única que tengamos, no importa pero vamos y la gastamos. No somos especuladores en el consumo, si tenemos que comer cinco kilos de pan lo comemos pero el lunes salimos otra vez a trabajar. Estos diez últimos años tuve la felicidad, que se la deseo a todos, que cada fin de año me tomo quince días de vacaciones y me voy a la Costa y eso no era costumbre para nosotros. Cuando era chico, la playa la veía en la televisión. Llega el verano, el calor y sacábamos la tele en la villa y veíamos la playa por la tele, no sabíamos que era. Hoy trabajo en la Municipalidad, tengo mi sueldo, mi aguinaldo, mi emprendimiento. Yo a los chicos le digo: ‘háganse su emprendimiento a parte’, porque uno nunca sabe mañana se queda sin trabajo. Esperamos invitarlos cuando inauguremos las casas y de su punto de vista”.