LA INSEGURIDAD: EL NEGOCIO DE POCOS Y LA RUINA DE MUCHOS

LA INSEGURIDAD: EL NEGOCIO DE POCOS Y LA RUINA DE MUCHOS

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

En la noche del viernes, cientos de habitantes de Ramos Mejía y de los barrios vecinos se movilizaron ante la comisaría de Avenida Mayo al 500 para protestar contra la ola delictiva que tiene en vilo a esa localidad. Días previos también se habían movilizado los vecinos de Gregorio de Laferrere, todos bajo la misma consigna: INSEGURIDAD.

18622156_10213561293895120_6733588721991923175_n

Miles de testimonios por miles de delitos pero la inseguridad es un tema íntimamente relacionado con el estado del tejido social y la política.

Los gobiernos (nacionales, provinciales y municipales) invierten grandes sumas de dinero para brindarles “Inseguridad” a los vecinos; seamos claro, la inseguridad es el gran negocio de unos pocos políticos y los altos costos de ese negocio los paga la población.

Les puedo asegurar que ningún funcionario (sea nacional, provincial o municipal) es responsable directo de lo que pasa porque el sistema policial esta tan compartimentado que no es posible armar un esquema eficaz para combatir el delito y darle un ámbito seguro a la comunidad.

18342766_1324118711012058_6761279205991203302_n (Copy)

La droga barata y que destruye cerebros (el Paco para ser más preciso) es la causante de estos terribles actos de violencia en las calles. No son bandas organizadas, no está la “Mafia” detrás de esto; es el Paco que enloquece a los que están enviciados y, lamentablemente, estos pibes no piensan, solo quieren plata para seguir consumiendo. Quienes les venden no viven en Ramos Mejía ni en Lomas del Mirador, los pibes van a esa localidades (y otras también) buscando el robo fácil y actúan en consecuencia. Roban y matan sin darse cuenta ni por tener un motivo, ellos “meten plomo” porque tu cara no les gustó y, lamentablemente, esos pibes no tienen recuperación. Pueden, a través de un tratamiento largo y costoso, dejar de consumir pero el uso del criterio racional lo han perdido porque la maldita droga mata en forma inmediata o a largo plazo.

18519828_716756255163404_5038456435901238928_n

No son los funcionarios locales los responsables directos de la inseguridad, ellos también son víctimas porque no pueden darles respuestas efectivas y convincentes a sus vecinos porque los pibes van de un lado para el otro.

La maldita droga es la responsable de todo y, es aquí, donde está la verdadera responsabilidad de los políticos porque el narcotráfico es el delito que se debería combatir sin tregua y, es en este punto, donde empiezan a verse los verdaderos responsables porque, sinceramente, es mucha pero mucha plata que estos delincuentes ofrecen por protección. Es más, si ven que las bandas de los pibes se desmadra son ellos mismos los que se encargan de pararle los pies porque no quieren bardo que ponga en evidencia el negocio.

18527934_10213332966102588_4670235052896257160_n

Un funcionario municipal no tiene los recursos ni la potestad de combatir el narcotráfico. Un funcionario provincial no tiene los recursos ni la potestad de combatir el narcotráfico. Un funcionario nacional tiene la potestad pero no los recursos para combatir el narcotráfico.

18519703_716757595163270_864241449431143894_n

Es la combinación de los tres estamentos del estado donde se debería dar la política para combatir el narcotráfico y, mientras eso no suceda, la maldita bonaerense, los pibes chorros y el narcotraficante seguirán haciendo de las suyas sin que nada les impida hacerlo.