CASSINOTTI: LA MATANZA (de jubilados) AVANZA

CASSINOTTI: LA MATANZA (de jubilados) AVANZA

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

El Lic. Sergio Cassinotti reitera en todos los reportajes que “No va a recortar beneficios para el afiliado al PAMI” y, desde su asunción, patea la pelota hacia adelante.

Cassinotti señaló, en más de una entrevista, que “No va a recortar prestaciones” pero no aclara que el sistema que está implementando está ahogando financieramente a los prestadores (publicado por nuestro medio http://semanarioquintopoder.com/?p=16772).

 

maxresdefault (Copy)

El cambio del sistema de pago por prestación a pago por cápita que impulsó en el PAMI está llevando a las clínicas matanceras por un camino sin salida; es decir, existe la posibilidad cierta de que más de una clínica que atiende a los afiliados de PAMI pueda cerrar, definitivamente sus puertas en muy corto tiempo.

 

53433_cedboscuebpo (Copy)

Un caso emblemático es la Clínica Modelo “Los Cedros” que en escasos meses estaría bajando la persiana dejando a más de 40 mil paciente de PAMI sin atención médica y a casi 500 personas sin trabajo por el nuevo sistema de cápita que implantó Cassinotti le ha dejado con un déficit de casi 10 millones de pesos al mes.

 

image1-Copy (Copy)

Los valores que puso PAMI por las atenciones por cápita son ridículos porque el valor máximo de pago a las clínicas por la atención médica de un jubilado al mes es de $426,10 por mes. Ni la consulta a un médico clínico está en ese valor dado que las mismas van de 350 a 600 pesos por consulta y el PAMI valora la consulta de un especialista en $24.65. Supongo que Sergio Cassinotti no debe atenderse en una clínica afiliada al PAMI porque la diferencia de valores entre una consulta privada y una normada por el PAMI es abismal y, precisamente por eso, la calidad de atención al jubilado no es prioridad para las autoridades del PAMI. No se puede atender a un paciente por 25 mangos, un paquete de fasos es más caro. Son inconcebibles estos valores y señalan el interés del PAMI por sus afiliados.

Con los valores que paga PAMI por cápita está enviando un mensaje muy claro a las clínicas y prestadores de la mayor obra social del país y ese mensaje es: NO ATIENDAN.

 

5931e44a80494 (Copy)

PAMI está diciendo, subliminalmente a los prestadores, que no atiendan porque si atienden no les van a cerrar las cuentas.

En la mayoría de los distritos del país PAMI se apoya para la atención de sus afiliados en el sistema público de salud pero en La Matanza es totalmente diferente porque el déficit estructural de la atención médica pública es tan grande que PAMI, desde hace muchos años, tiene convenio con clínicas privadas y, dichas clínicas, con el paso de los años, han centrado su atención (por exigencia del PAMI) en los jubilados y pensionados afiliados al PAMI.

El sistema de atención en nuestro distrito es algo que fue armando el PAMI con el paso del tiempo, hay varias clínicas que el 90% de las prestaciones que realiza son de afiliados del PAMI.

Estos grandes prestadores (porque en La Matanza todos son grandes prestadores) hoy, con el sistema de cápita y los valores que estableció el PAMI, están marchando irremediablemente hacia la quiebra.

pami (Copy)

Una de las grandes clínicas matanceras que atiende, casi en exclusividad, a los afiliados al PAMI, tiene un promedio de 14 mil prestaciones mensuales y tiene asignadas 40 mil cápitas. Haciendo un cálculo rápido esa clínica recibe del PAMI un poco más de 17 millones al mes. Pero el valor de atención es muy superior a lo que paga el PAMI porque ningún especialista atiende $24.65 pesos al mes. Ningún reactivo de laboratorio sale $35.35 (el valor establecido por PAMI) sin contar el sueldo o los honorarios del bioquímico. El PAMI paga al mes por la atención oftalmológica $33.06, cuando un oculista, como barato, está cobrando más de 300 mangos la consulta.

PAMI paga por la internación (Nivel 2 – tipo C) $340 por mes cuando en cualquier clínica del país se está cobrando más de $5000 por día y el costo de una semana es de 30 mil pesos y PAMI abona ¡!!340 mangos al mes¡¡¡.

 

1495760506977Sergio Cassinotti (Copy)

No hay comparación, es ridículo y estos valores ponen en evidencia las reales intenciones de las autoridades del PAMI: los prestadores no deben atender, que piloteen la situación y después se verá.

 

LA ORDALÍA DE JOSÉ

 

La palabra ordalía puede tomarse como sinónimo de “prueba”. Antiguamente existía la “Ordalía del Agua” que era una prueba a la que sometían a los herejes la Inquisición española.

José es jubilado hace unos 15 años y por prescripción médica debe realizarse anualmente análisis completos de orina y sangre porque cuando estaba en actividad realizó un trabajo insalubre durante muchos años.

En marzo del presente año, José fue a su médico de cabecera y se encontró que no atendía más por PAMI. Deambulo, entre las oficinas del PAMI de su localidad y varios médicos de cabecera,  durante 40 días hasta encontrar uno que lo atienda y le dé la orden para realizarse los análisis correspondientes.

 

pami-2482624w280 (Copy)

A partir de esto anduvo 45 días hasta encontrar una laboratorio que atendiese PAMI, al encontrarlo e ir con su orden para realizarse los análisis se encontró que la orden estaba vencida (tiene una vigencia de 30 días). Volvió al médico de cabecera que lo atendió a los 15 días. Con la orden en mano y a tiempo y forma, el laboratorio le dio turno para extraerle sangre y recibir la orina para 25 días y, una vez realizado esto, le dijo que retire los resultados de los mismos 10 días después. Con los resultados en mano volvió al médico de cabecera quién los atendió 35 días después. El médico de cabecera le dijo que algunos valores del análisis de sangre no estaban dentro de los valores normales y le dio una nueva orden para realizarse un nuevo y más exhaustivo análisis de sangre. Volvió al laboratorio y este le solicitó que dicha orden debía ser autorizada por el PAMI. Para resumir, José tardó para realizarse el nuevo análisis, tener los resultados en mano y poder ser atendido por el médico de cabecera otros 25 días. 

En resumen, José con 35 años de aportes y 15 años de jubilado tardó casi 7 meses en poder realizar un análisis básico de sangre y orina. Gracias a Dios que goza de buena salud porque de haber tenido alguna enfermedad posiblemente, entre el ir y venir, hubiese estado muy grave de su dolencia e incluso, haber fallecido, sin haber sido diagnosticado correctamente.

Esto no es cobertura médica ni acá ni en ningún lugar en el mundo.

 

“PAMI NO ESCUCHA”

 

El Lic. Sergio Cassinotti admitió, en un reportaje realizado recientemente por Crónica TV (https://www.youtube.com/embed/RuNYO2T2A5c) que “PAMI no escucha” y explicó las dificultades que tenía dicho centro de atención para los afiliados del PAMI; pero la realidad es que realmente PAMI NO ESCUCHA ni a los afiliados, ni a los prestadores ni a sus trabajadores.

hqdefault (1) (Copy)

Las autoridades de PAMI, con el Lic. Sergio Cassinotti a la cabeza, no escuchan a nadie ni les interesa si los afiliados a la obra social más grande del país son atendidos. Ya no estamos hablando de calidad de atención, estamos hablando de si son o no atendidos porque con los valores que paga el PAMI la calidad de la atención será más que deficiente.

El Lic. Sergio Cassinotti solo le interesa reducir el déficit del PAMI y si para hacerlo deben morir algunos cientos de afiliados es un costo que está dispuesto a enfrentar.

hqdefault (Copy)

El déficit del PAMI está en la corrupción no en una buena atención a los afiliados del PAMI, es así de claro y para combatir la corrupción no hace falta que mueran jubilados y pensionados por falta de atención médica, hay que ser honestos y analizar bien quienes se están llevando “la platitta de los jubilados y pensionados”. Investigar cuesta tiempo y dinero pero la muerte de un solo afiliado del PAMI vale aún más que cualquier investigación. No se les puede pedir tiempo a los jubilados y pensionados porque no los tienen; dejarlos con una deficiente atención médica y, directamente, dejarlos sin atención médica es criminal y debería haber algún funcionario judicial que obre de oficio e investigue las irregularidades que se cometen en el PAMI.