¿CAMBIEMOS?: SIN EDUCACIÓN ESTRATEGICA

¿CAMBIEMOS?: SIN EDUCACIÓN ESTRATEGICA

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Las huestes locales de ¿Cambiemos? han perdido la oportunidad histórica de demostrarle al pueblo matancero y al peronismo que tenían la visión y la cohesión política necesaria para disputarle el poder al oficialismo de La Matanza (cuando hablo de oficialismo matancero no me refiero al peronismo propiamente dicho; porque el peronismo no tiene mucho que ver con la forma de gobierno ni con los objetivos de gobierno de la pareja gobernante en el distrito).

 

Sin título1

¿Cambiemos? cometió el error garrafal al dividir la tropa en el HCD matancero y esa división la hicieron de la peor manera posible porque utilizaron el criterio de la rosca política interna: por un lado los que están con el “Ministro Sin Educación” Alejandro Finocchiario y los que acompañan  al Concejal Miguel Saredi, ambos con aspiraciones a la intendencia local.

 

images

La interna política de un partido o espacio político se resuelve hacia adentro no hacia afuera porque en nuestro distrito la única manera de amenazar al hegemónico peronismo es hacerlo con los votos de la gente de los barrios, no con las manos de los concejales en una sesión dado que, en definitiva, la inmensa mayoría del pueblo matancero no sabe y, principalmente, no le interesa las jugadas políticas de pique corto que se puedan dar en el recinto de sesiones de ese honorable cuerpo.

Dividir el bloque de ¿Cambiemos? en base al criterio de apoyamos a este o a aquel como candidato a Intendente es un grosero error político producto de la inexperiencia o de la desesperada necesidad de demostrarle su adhesión al posible candidato.

 

22228557_1960097950871920_2796761320051423225_n

Es muy torpe o una muestra clara de inexperiencia política, que dirigentes trasladen al área institucional cuestiones de la interna política; esa práctica no sirve, debilita al espacio sino pregúntenle a los radicales que, durante los últimos 10 años emplearon esa práctica política, como les fue.

Votar o no votar un presupuesto no es una postura políticamente correcta porque el presupuesto es necesario aprobarlo porque es una herramienta política de la gestión de gobierno y no hacerlo implica, literalmente, atarle las manos al oficialismo gobernante.

 

arton44283

Pero aquellos que no votan el presupuesto levantan la mano y cierran la boca a la hora de votar la rendición de cuentan del municipio y es ahí, en ese preciso instante, donde se puede hacer valer el voto y demostrar y mostrar las innumerables torpezas de una gestión de gobierno que se cae a pedazos. Es paradigmático que cuando un voto por la afirmativa o la negativa en el Concejo Deliberante no es determinante se intente mostrar una posición política sin trascendencia ni impacto pero cuando realmente el voto por la afirmativa o la negativa tiene peso y sentido, distraídamente y mirando para otro lado, levantan la mano para sumar su poroto para aprobar la norma. ¿O hacen este circo para que vean realmente que son payasos o hacen todo desde una ignorancia supina (ignorancia que procede de negligencia en aprender o inquirir lo que puede y debe saberse) alarmante?

 

23472850_1974905799391135_2700338672858566655_n

No se puede esgrimir el tarifazo como puntal de rechazo a no votar el presupuesto porque ¿Cambiemos? desde que asumió el poder a nivel nacional y provincial no ha parado de aplicar inmisericordiosamente tarifazo tras tarifazo a los servicios públicos. Hubiera sido interesante no votar el presupuesto en base a una critica a la forma de elaborar y presentar el presupuesto o, en su defecto, señalar una postura contraria a la facultad que tiene el departamento ejecutivo de cambiar a gusto y piaccere las partidas presupuestarias o, si fueran egoísta, plantear que elaboraron un presupuesto bajo para mantener bajo la partida presupuestaria destinada a los organismos autárquicos del distrito como es el presupuesto participativo o el mismo presupuesto del HCD.

El error táctico de ¿Cambiemos? de dividir el bloque en base a criterios de la interna política los lleva a generar las condiciones de dar por tierra con el objetivo estratégico de ganar el distrito.

 

images (1)

La Matanza es, políticamente hablando, un distrito complicado y a la complejidad política se le suma la constitución heterogenia de su población. Para ganarle al oficialismo local hacen falta una verdadera avalancha de votos, hay que tener la estructura y la voluntad política de contar y la fortaleza de no vender esos votos en un escritorio de alguna escribanía.

En 1997 la conformación de la Alianza puso en jaque al oficialismo local comandado por Alberto Pierri y su empleado Héctor Cozzi. En esa oportunidad le ganaron al oficialismo con votos conseguidos a base de caminar los barrios casa por casa pero finalmente vendieron ese triunfo en la trastienda de un bar de mala muerte porque necesitaban los fondos para la pelea de fondo que se perfilaba para las elecciones de 1999.

Miguel Saredi tiene los votos y eso quedó demostrado en las últimas elecciones PASO donde fue Saredi quien le dio el piso electoral, a nivel local, a ¿Cambiemos?

 

0000141302

Saredi le aportó entre el 15% y el 18% de los votos a ¿Cambiemos? en dichas elecciones y, el resto, se los aportó Cristina Fernández de Kirchner porque fue ella el punto de inflexión en la consideración del electorado bonaerense porque la gente votó a favor o en contra de ella.

A mi entender en La Matanza no ganó ni Espinoza ni Magario sino que ganó Cristina y a nivel provincial no ganó el gobierno sino que la gente votó en contra de Cristina. El gobierno nacional leyó en forma incorrecta la voluntad del electorado y fue tan pobre la lectura y el análisis político de las elecciones que si las misma se repitieran hoy, a escasos 45 días, los candidatos del gobierno nacional perderían estrepitosamente contra Cristina Fernández de Kirchner porque pensaron que la gente los votó a ellos cuando, en realidad, votaron en contra de ella.

 

0002344773 (Copy)

En 1997 la recientemente conformada Alianza gana / pierde / vende las elecciones del distrito y, horas después del cierre del escrutinio, un alborozado Alberto Pierri sostiene que el oficialismo había ganado por 20 mil votos. Por dicha diferencia de votos pierde, paradójicamente, en 1999 Lidia Satragno (conocida popularmente como “Pinky”) la Intendencia matancera.

Las elecciones en La Matanza se ganan o se pierden con votos y, principalmente, contando y cuidando esos votos, por ende, todo estructura política con ambiciones de poder y de querer gobernar un distrito tan complejo como el nuestro debe constituirse en base a ese criterio de aunar voluntades para conformar una estrategia de unidad que lleve a los barrios del distrito una sola postura y un solo mensaje. Sus internas, a diferencia del oficialismo local, deberían resolverla a través del voto de la gente y no en despachos ministros.

 

2017-11-23-PHOTO-00000163

Si lo quieren correr a Miguel Saredi de la carrera por la Intendencia matancera solo lo pueden hacer a través del voto de la gente. En consonancia con esto se puede decir que al oficialismo del “Sifernandismo” o del “Veroniquismo explicito” se les gana recorriendo los barrios en forma constante, hablando con los vecinos casa por casa, contando los votos y, fundamentalmente, cuidando esos votos.

 

12039616_945151295550462_7869266441270735629_n

Hasta ahora solo Miguel Saredi ha recorrido constantemente los barrios y ha hablado con los vecinos. Al Dr. Alejandro Finocchiaro, con todo respeto, no lo conoce nadie y no han de conocerlo si sigue con esa pavada del timbreo que es algo que armaron los publicistas porque sale bien en los medios. Finocchiaro si quiere ganarle a Saredi debe caminar igual o más que Saredi porque, más allá de ganar su candidatura en los despachos y escritorios ministeriales, debe ganarle con el apoyo de los vecinos de los diferentes barrios matanceros.

 

SJef5jdRb_720x0

¿Interesa hoy, a casi dos años de las próximas elecciones ejecutivas, que Mauricio Macri haya ungido al Dr. Alejandro Finocchiaro como candidato a Intendente de La Matanza? Esto no es importante porque la política es dinámica y cambian tan rápido los escenarios que hace tres semanas se hablaba de los posibles candidatos a vice que acompañaría a Macri en su reelección (la daban por segura varios medios de prensa) y hoy lo tenemos al Presidente muy acorralado por el desastre del ARA “San Juan” y por incomprensibles decisiones del Juez Bonadío.

 

23561610_1976662452548803_2297859223568417847_n

¿No se dan cuenta que tratar imponer un candidato con tanta antelación en mandarlo a la picadora de carne? Durante los 18 meses Finocchiaro va a ser eje de muchas notas periodísticas de muchos medios que responden a las sugerencias de la pareja gobernante del distrito y, les puedo asegurar que, muy bien de él no van hablar.

 

31049221saredi_vidal_macri-Copy

Saredi tiene el cuero curtido ante las andanas periodísticas y en las redes sociales del oficialismo gobernante matancero, más allá que algunas críticas le escuecen pero las toma con filosofía y experiencia, cosa que, seguramente, Finocchiaro no tiene y puede pasarse los próximos 18 meses tratando de contestar notas tras nota o respondiendo crítica tras crítica.

 

24862667_10214602688758357_6724428038553446991_n

Lamentable la inexperiencia e ignorancia política de algunos dirigentes de ¿Cambiemos? han puesto en pugna la interna de la principal (según los votos de las últimas elecciones) fuerza opositora del distrito porque si de algo andamos carentes en la política matancera es de una oposición numéricamente fuerte y organizada que pueda disputarle el poder a Espinoza y Magario.