“NOSOTROS SIEMPRE DECIMOS QUE LA FORMA DE CONSTRUIR ES DEBATIENDO, NO ESCUCHANDO Y APLAUDIENDO”

“NOSOTROS SIEMPRE DECIMOS QUE LA FORMA DE CONSTRUIR ES DEBATIENDO, NO ESCUCHANDO Y APLAUDIENDO”

 

El Sec. Gral. de la UOM – Matanza, Hugo Melo, dialogó con Semanario “Quinto Poder” sobre la actualidad gremial del sector y, también, no faltaron definiciones políticas que pueden generar alguna que otra polvareda.

Melo señaló que “Yo creo que la política ha hecho que los dirigentes sindicales estén muy divididos porque, de una forma o de otra, cada dirigente responde a un determinado sector” y remarcó que “Uno puede ser pobre, pero no por eso tiene que pisar barro permanentemente

 28059207_619887588403105_8067677051473901615_n

Q P: La UOM ha tenido un verano con bastantes conflictos

HM.: “La verdad que sí. Mucho conflicto, con muchas fábricas que están teniendo inconvenientes con la importación, por la caída del consumo interno. La política nacional está perjudicando, de alguna manera, a muchas pequeñas y medianas empresas. Este enero pasado hemos tenido conflictos en tres o cuatro plantas por el cierre de las cuentas que hizo la AFIP en esas empresas, seguramente con razón porque si deben tienen que pagar. Eso perjudicó a los trabajadores, que han tenido muchos problemas para cobrar sus salarios. Además, hubo una caída de la producción por el ingreso de la importación. Todavía estamos con algunos inconvenientes en algunas empresas, mientras que en otras hemos logrado algún acuerdo para descomprimir un poco los conflictos. La realidad es que ha sido un verano muy complicado para los trabajadores metalúrgicos de la Matanza.”

 26904538_1703385039682166_8385898551491567831_n

Q P: ¿Usted cree que el año va a ser así también?

HM.: “Nosotros no vemos posibilidades que haya un cambio en favor de la producción porque uno ve que el consumo interno está caído, que al trabajador el sueldo sólo le alcanza para vivir o sobrevivir en algunos casos. Entonces vemos que el año va a ser complicado. Ayer estábamos hablando con una empresa importante de La Matanza que hace puertas y ventanas; y el mismo empresario decía no entender cómo el gobierno fija de alguna forma un piso salarial de un 15 % en la próxima paritaria con salarios bajos, y a su vez no genera la posibilidad de que haya consumo. Es decir, cómo iba a fabricar puertas y ventanas si la gente no tiene plata para comprarlas. Esta situación no sale hacia afuera. Los empresarios tendrían que empezar a decir la problemática que tienen. Al no ocurrir esto al gobierno le parece que todo funciona, pero lamentablemente las fábricas están trabajando para que aquellos compañeros que pueden cobrar en tiempo y forma tengan plata para sobrevivir nada más.”

 

Q P: Estamos con varios gremios con diferentes conflictos, pero no vemos un accionar conjunto de la CGT local para enfrentar esos conflictos o tratar de sentarse con empresarios del distrito y elaborar una política de contención o para evitar la crisis que se avecina.

HM.: “Este es un problema que tiene el  movimiento obrero en su conjunto, desde lo nacional hasta lo local. Esa división que tiene la dirigencia sindical, a nivel nacional y local, no permite trabajar en conjunto con una CGT que realmente esté a la altura de las circunstancias trabajando en beneficio de los trabajadores. La realidad es que se ha generado en este momento un problema a nivel dirigentes nacionales y locales que ojalá lo podamos recomponer entre todos. Yo creo que eso se recompone en la medida que haya un debate, pero fundamentalmente la posibilidad de escucharse. Hay que tener la capacidad de hacer críticas, hacia adentro y hacia afuera, que sean constructivas. Esas críticas tienen que ser en beneficio de los trabajadores. Yo creo que la política ha hecho que los dirigentes sindicales estén muy divididos porque, de una forma o de otra, cada dirigente responde a un determinado sector. Este es el problema: cuando uno es dirigente sindical y pasa a trabajar en beneficio de la gente, a través de la política. Tendría que dejar el espacio sindical para otro y trabajar pura y exclusivamente en la política beneficiando a los trabajadores. Lamentablemente no se hace. Se quedan con los espacios y trabajan en los dos lados, y no se pueden hacer las dos cosas. Lamentablemente muchos dirigentes cumplen doble o triple funciones en beneficio propio. La cosa puede llegar a cambiar si un día lográramos discutir todo esto; y construir entre todos una CGT unificada, una CGT que entienda cuál es la problemática de los trabajadores, una CGT que participe en política pero que los dirigentes tengan la libertad de aplaudir lo que está bien y criticar lo que está mal. Yo recuerdo cuando Rucci decía, por los ’70, que el movimiento obrero argentino tenía que dejar de tirar trompadas al aire. El movimiento obrero argentino no tira trompadas al aire, quienes lo hacen son todos los dirigentes porque están en distintos sectores y lo único que rescatan de cada sector es el interés personal de cada uno.

 28166443_619886235069907_4472919133158955462_n

Q P: Yo recuerdo que hace un par de años, con respecto a la dirigencia sindical, usted me planteaba que los dirigentes sindicales se habían quedado un poco durante la crisis del 2001 y por eso surgieron estos dirigentes de los movimientos sociales que conducen. ¿Usted cree que se están fortaleciendo los movimientos sociales en relación con el movimiento sindical?

HM.: “Yo creo que los movimientos sociales, de alguna forma, fueron paridos por los sindicatos. Los sindicatos en los ‘90 no tuvimos la capacidad de estar a la altura de las circunstancias y contener a esos compañeros que hoy componen los movimientos sociales. Nadie puede discutir que en esos movimientos sociales no haya metalúrgicos, ferroviarios, del SMATA. Es decir, están compuestos por compañeros, que de una forma u otra, el sistema los ha dejado en la calle. Hubo compañeros que tuvieron la capacidad de crear un movimiento social para dar esa contención. Yo creo que hoy una de las cosas que tiene que hacer el movimiento obrero es trabajar todos en conjunto con los movimientos sociales para ver qué mejores herramientas o mejores formas de construir se pueden conseguir en beneficio de los trabajadores ocupados y desocupados.”

 

Q P: Usted el año pasado intentó hacer algo así con el Movimiento Evita en una cuestión política porque fueron candidatos ambos en la misma lista. ¿Qué experiencia sacan de trabajar en conjunto?

HM.: “Para nosotros, y a nivel personal también, fue muy positiva. Primero conocer muchos compañeros, recorrer las distintas cooperativas y los lugares donde ellos trabajan, ver el trabajo político y social que tienen en los diferentes barrios, hemos llegado con ellos a ayudar a un montón de compañeros y compañeras. Yo me sentí muy cómodo trabajando en una integración peronista junto a los distintos movimientos sociales. Me pareció que hace falta construir mucho más con ellos porque son los que tienen el trabajo territorial, conocen las necesidades de la gente, nos pueden llevar a lugares donde un pequeña obra puede terminar siendo un gran beneficio para un montón de gente que la pasa mal.”

 28166443_619886235069907_4472919133158955462_n

Q P: Usted el año pasado participó de las elecciones en una lista opositora al oficialismo, y ahora a través del “Ruso” Gdansky se han integrado, en las elecciones de diciembre, a la conducción del PJ local. ¿Es sumar para la unidad o se incorporaron al oficialismo?

HM.: Yo creo que siempre hay que sumar y trabajar para la unidad. Igualmente nosotros nunca nos fuimos del PJ de La Matanza. Hasta antes de las elecciones en el PJ estaba el que les habla como vocal titular y después de las elecciones sigue el compañero Gdansky, pero nosotros nunca nos fuimos. Hubo dirigentes que se cambiaron y armaron otro partido para las elecciones. Pero eso ya pasó, ahora hay que construir herramientas para beneficio de la gente, y para hacerlo tenemos que estar todos juntos. A mí me gustaría que en el PJ actual de La Matanza o a nivel provincial haya debates distintos, que no sean simplemente reuniones de dirigentes que toman decisiones sin escuchar a los afiliados. Creo que habría que generar debates de otras características, donde se escuchen las problemáticas que pasan en los distintos barrios con los compañeros que somos militantes y somos afiliados. Capaz que estoy equivocado o digo algunas cosas que no tienen sentido para algunos dirigentes. Considero que el PJ de La Matanza tiene todas las herramientas para construir y trabajar en beneficio de la gente, si la dirigencia local quiere. Tiene buenos compañeros que pueden trabajar en beneficio de la gente. ¿Quién puede dudar de la capacidad del compañero Carlos Gdansky? Es un compañero que va a trabajar en beneficio de los demás sin poner por delante absolutamente nada personal, porque lo ha  hecho en esta organización y con más razón lo va a hacer en el PJ. Ojalá todos trabajaran en conjunto, y de esa manera beneficiaran a la gente.”

 

Q P: Gdansky decía siempre, cuando era secretario general de la UOM en La Matanza, que en cada barrio hay un metalúrgico; y usted lo ha repetido en varias oportunidades. En base a esto y al diálogo que tiene con sus afiliados y militantes de la UOM, ¿qué diagnóstico tiene de la situación del municipio?

HM.: “Uno tiene a los compañeros que comentan las necesidades. Por eso decía, del trabajo de los movimientos sociales y de haber recorrido los distintos barrios de La Matanza, que con una pequeña obra se podrían solucionar muchísimos problemas. Muchos compañeros metalúrgicos nos comentan la necesidad de tener un distrito totalmente distinto, donde no haya asfaltos para pobres y asfaltos para ricos (lo decimos por algunos asfaltos que hicieron en la zona de Virrey del Pino. Son asfaltos que no duran nada porque los hicieron muy precarios), piden que se pueda reclamar más gestión: las calles iluminadas, si la calle es de tierra que pase la máquina. Hay muchas pequeñas cosas que, si se pusieran en práctica, harían que la gente estuviese un poco más contenta o que pudiese hablar mucho mejor de la gestión actual. Esto es algo que se tendría que plantear. Nosotros siempre nos hemos tomado el trabajo de decir que en la zona donde no hay un asfalto puede haber una calle limpia y bien arreglada para que circule la gente como corresponde. Uno puede ser pobre, pero no por eso tiene que pisar barro permanentemente.”

 28378451_619886061736591_6996054507475545693_n

Q P: ¿Usted cree que en esta oportunidad se van a dar los espacios de debate que siempre vienen reclamando y nunca tuvieron?

HM.: “Ojalá. Nosotros siempre decimos que la forma de construir es debatiendo, no escuchando y aplaudiendo. Durante mucho tiempo estuvimos aplaudiendo a Cristina, después la criticábamos. Pero la realidad es que hay que aplaudir y criticar cuando corresponde. La crítica que uno dice que se debe hacer tiene que ser constructiva. Yo no puedo ir a criticar a alguien sin decirle cuál es la alternativa o la solución al problema que le planteo. Y la otra parte, que es la que conduce, tiene que decirme ‘está bien tu planteo pero no es esta la solución sino esta otra’. Este es el debate que debe existir y la crítica constructiva que debemos hacer todos.”

 

Q P: Volviendo al tema sindical: difícil el momento para negociar una paritaria. ¿No? Porque se negocia el salario o el trabajo.

HM.: “Sí, pero todos los años es igual. Siempre hay una excusa por delante para todos estos años. Lo hemos venido sufriendo con el gobierno anterior, y ahora lo estamos sufriendo peor con este gobierno. Pero yo creo que los empresarios también tendrían que analizar y pensar (estoy hablando, por ejemplo, de la discusión paritaria metalúrgica que es privada) que si ellos no tienen trabajadores que ganen medianamente bien tampoco van a tener posibilidad de vender. Acá la mayoría de las empresas van a funcionar en la medida que haya consumo interno, en la medida que el trabajador pueda gastar. Según mi criterio, en Argentina cada diez trabajadores sólo dos pueden llegar a guardar la plata y ahorrar, los otros ocho están construyendo. Por otro lado, hoy se especula mucho con la importación. Lo importado es barato, pero termina siendo caro ya que en algún momento la gente no va a tener la plata ni para comprar lo importado porque no tiene trabajo. Estamos en una situación muy compleja. Nosotros no compartimos para nada la idea de discutir un 15 % porque creemos que tiene que ser mayor. Tendremos que buscar alternativas distintas, se pueden plantear otras situaciones. Pero no se puede hablar de un 15 % cuando la inflación es mucho más alta o va a ser mucho más alta.”

 SANY0002

Q P: Esto contéstelo si quiere. ¿Cómo se siente que la conducción nacional del gremio haga algo totalmente diferente a lo que está planteando? Por ejemplo, el acuerdo que hicieron en Ushuaia  con los trabajadores de allá; porque suenan las alarmas con ese tipo de acuerdo.

HM.: Nosotros hemos planteado que podemos entender a la gente pero no compartimos la decisión de los dirigentes. No estamos de acuerdo que se hayan congelado los salarios en Tierra del Fuego. Primero y principal porque el primero que ha roto esa posibilidad fue el gobierno nacional: se congelan los salarios para que no ingrese la importación, y a su vez se bajan los aranceles para ingrese más la importación. Por eso creo que ese congelamiento salarial del sur no va a durar más de 5 o 6 meses. Considero que el compañero Caló va a tener que tomar una decisión distinta dentro de un tiempo porque si las cosas siguen aumentando, si a los aranceles los bajaron a cero y la importación sigue entrando, ¿de qué puestos de trabajo estamos hablando que vamos a salvar? Estamos diciendo cosas que no son reales. Entonces, la propia dirigencia nacional va a tener que salir a plantear una discusión fuerte sobre el tema salarial del sur.”