TARIFA SOCIAL: ENGAÑAPICHANGA

TARIFA SOCIAL: ENGAÑAPICHANGA

 

Engañapichanga: engañabobos, cosa que engaña o defrauda con su apariencia.

 

El tarifazo que aplicó el gobierno nacional sobre las tarifas de los servicios públicos ha generado una importante crisis de orden social y económico en la población.

Ante esta situación Semanario “Quinto Poder” entrevistó al co – Defensor del Pueblo matancero, Dr. José Mira quien, a su vez, es Presidente del Club Defensores Unidos de Tablada.

 

Q P: Ante este aumento de las tarifas que hemos sufrido todos los argentinos, sobretodo en la energía eléctrica, como Co-Defensor del Pueblo: ¿cuál es su visión y qué han hecho ustedes en el distrito?

JM: “Las Defensorías del Pueblo de todo el país, que están asociadas a una Federación que se llama ADPRA, se reunieron ya en dos ocasiones; y se estipuló que se flexibilice más lo que es la tarifa social (para los sectores que menos tienen) y que se analice la quita de los impuestos nacionales, provinciales y municipales. En todas las provincias no es igual, pero en la provincia de Buenos Aires y en La Matanza si uno suma el IVA, los impuestos provinciales y los municipales da un 42 %.”

 SANY0001

Q P: Es decir, uno paga 100 pesos de consumo eléctrico y 42 pesos son de impuestos.

JM: “Sí. La Provincia ya quitó uno de los impuestos que era de 10 % y le resta otro que es de 5 %. Pero también me parece bueno, y sería justo porque sería igual para todas las provincias, que se reduzca el IVA o que se cree un nuevo impuesto. Más allá del aumento del costo de la energía, lo que resultó abundante es la proporción del 21 % del IVA que hizo que la tarifa se fuera por las nubes. Si se quitaran todos los impuestos no sé si la tarifa sería tan importante. Por otro lado; por lo que dicen, el gobierno beneficiaría a los clubes de barrio devolviéndoles el 40 % de la tarifa, pero si les quitara los impuestos no tendría que devolverles nada.”

 

Q P: Es decir, que el Estado nacional no sólo autorizó este aumento sino que a partir de este aumento también está aumentando la recaudación.

JM: “Sí, abundantemente y en la misma proporción. Quizás 1.000 %.”

 

Q P: ¿Qué repercusión han tenido ustedes de la gente? ¿Se ha acercado mucha gente a la Defensoría a platear el tema de la imposibilidad de pago de estos aumentos?

JM: “Sí, se acercó mucha gente. Los temas son diversos pero lo que yo le estoy planteando es una solución general. Hay personas que tienen otro tipo de problemas, como por ejemplo: viven dos o tres familias en la misma casa y tienen el mismo medidor. Eso hace que, además de encarecérseles la tarifa, se les cree una especie de multa por el mayor consumo, y se les multipliquen los costos. Ha habido muchos temas, y lo que hacemos es ir medidor por medidor y hacer una petición de revisión a EDENOR para que analice los casos. Algunas veces llega gente con tarifas con algún error y esas tarifas quedan en revisión.”

 

Q P: El marco regulatorio actual ¿contempla jubilados, bajos ingresos, beneficiarios de los planes sociales la tarifa social?

JM: “Contempla. Pero la tarifa social, quizás, no es tan social. Es decir; aquellos que tienen planes sociales pueden acceder a la tarifa social, pero el valor de la tarifa social sigue siendo importante porque tendría que mantenerse rigurosamente el valor de la energía como estaba el año pasado para que el aumento no sea tan agresivo.”

 

Q P: En su doble rol de Co-Defensor del Pueblo en La Matanza y Presidente de un club de barrio como es el Club Defensores Unidos de La Tablada, usted logró que la entidad que preside sea la única (en su momento) que haya logrado la tarifa social por ser el único que tomó el camino administrativo. ¿Cómo está el tema de la tarifa social en los clubes de barrio?

JM: Tengo la tarifa social otorgada. Pero el mecanismo de devolución no resulta bueno porque hace un año que vengo acompañando todos los meses la tarifa para que me devuelvan el 40 % en cada tarifa y todavía no me lo devolvieron nunca.”

 SANY0002

Q P: ¿Ahí es cuando usted descubre que la normativa  no establece plan o plazos de devolución?

JM: No establece el término de devolución ni tampoco ningún tipo de penalidad. Por lo tanto, estamos acelerando los reclamos para que se haga efectiva porque las tarifas que nos están llegando son altas. Estamos hablando de 35.000/ 40.000 pesos de luz, 30.000 pesos de gas. Si nos devolvieran el 40 % nos facilitarían el pago de la próxima factura.”

 

Q P: ¿Ustedes hicieron la denuncia en el ENRE o la consulta, por lo menos?

JM: “Hicimos y hacemos los reclamos, y ahora  hicimos también los reclamos junto con DEUCO.”

 

Q P: Entonces, ustedes se encuentran con una tarifa social donde pagan la tarifa y después le reintegran el 40 %. Pero pensaban que la devolución era mensual y ahora se enteran que no hay plazo de devolución. Y, además, las empresas no están haciendo la devolución de nada.

JM: Tardamos un año en obtener los papeles que pedían para otorgar la tarifa social. El último papel que nos faltaba era el certificado de vigencia, que no lo conseguíamos no por un problema del club sino de la Provincia que tenía paro y nunca nos podía emitir ese famoso certificado. Hace un año que tenemos todos los papeles y todas las facturas presentadas como corresponde, y todavía no se hizo el 40 % de devolución de esas facturas. Ya nos deben estar debiendo alrededor de 150.000 pesos.”

 

Q P: ¿Fue muy engorroso llegar a la tarifa social para la entidad?

JM: “Es engorroso, y si me permite un desliz le diría que creo que el 80 % de los clubes no deben poder conseguir esos papeles porque tienen que tener las asambleas en orden, las asambleas vigentes, las autoridades, los balances. Para esto, cada vez se complica más juntar estos tipos de papeles porque implica plata y a veces también comodidad. Por ejemplo: una vez que se hace una asamblea la Comisión Directiva tiene que presentarse en persona a firmar delante de un funcionario público provincial. Es decir, que toda la Comisión Directiva tiene que viajar a La Plata a firmar la aceptación del cargo o el reconocimiento delante de los funcionarios. Hablamos de comisiones de 24 miembros, donde se hace muy difícil que todos puedan porque trabajan o hacen algo. Y no me quiero imaginar lo que debe estar padeciendo un Centro de jubilados, que se le dificulta más formar una comisión y  trasladarse todos los miembros hasta La Plata. Quizás esto lleve a un planteo adicional: ¿los clubes y las asociaciones civiles de barrio tienen que tener la misma reglamentación que tiene un club como Boca, Racing, Independiente? Tal vez de estos clubes se puede presumir que tienen que tener un mayor control porque venden jugadores que valen millones de dólares, pero no se puede tener el mismo control sobre un Centro de jubilados que sólo reparte bolsones de comida y hace un viajecito de vacaciones a cualquier parte del país por una semana. Me parece que es un exceso.”

 

Q P: En el caso de los clubes de barrio, como ustedes, el cobro de las cuotas sociales no implica ingresos enormes.

JM: “Claro. Sin embargo la reglamentación es igual, no hay una diferenciación. Entonces; cuando se toman medidas para controlar los patrimonios de los dirigentes de fútbol y esas mismas medidas derivan en un club de barrio, los miembros de una Comisión Directiva de un club de barrio son personas que trabajan y usualmente no pueden ir en horario administrativo a La Plata a firmar un papel para estar en regla.”

 

Q P: El año pasado se había planteado esta posibilidad de la tarifa social pero desde el municipio no se asesoraba bien con respecto al tema. ¿Ustedes pudieron aunar criterios y asesorar a otras entidades sobre este tema?

JM: “Sí. Pero la solución que encontramos (y yo lo pedí en una audiencia pública) fue que el control de la actividad de un club de barrio no se haga como se está haciendo ahora: con los papeles, con las asambleas, con el balance al día firmado y sellado por contador matriculado; sino que lo puede hacer hasta la empresa prestadora de servicio. Es decir, que el control sea sobre la actividad real del club. El Estado o la empresa pueden ir a la dirección que figura que hay un club y verificar si es así, y si es así beneficiarlo con la tarifa social. Si está haciendo un bien social y contribuyendo al interés general, a esa entidad se le tiene que entregar la tarifa social por dos años, un año, seis meses; pero sin la necesidad de revisarle los papeles. Si esto es para beneficiar a una entidad que hace un bien social no es tan necesario que tenga el balance al día.”

 SANY0003

Q P: Recopilando: ustedes, como entidad, hicieron todo el papeleo, invirtieron tiempo y dinero; pero no le están devolviendo el 40 %. Es decir, que perdieron el doble de plata. ¿Hay algún planteamiento jurídico ante esto?

JM: “Primero tenemos que hacer el camino administrativo porque el Estado reconoce la deuda pero no la hace efectiva devolviendo el dinero. Tenemos reconocida la tarifa social, esperemos que sea cuestión de tiempo.”

 

Q P: ¿Usted cómo ha notado este impacto en la población?

JM: “Para empezar le digo que dolió y se ve en la reducción de gente que hace actividad física. Por otro lado, también hay que reconocer que las tarifas estaban atrasadas y había que buscar la forma de que se pague lo que corresponde. Como algo positivo le diría que generó de manera rapidísima el ahorro de energía porque todo el mundo está cuidando la energía. No sé si la forma tan rápida que se usó fue la correcta porque el aumento fue muy importante. Creo que se tendría que haber hecho de otra forma; por ejemplo, generando conciencia que hay que ahorrar energía. Y para esto facilitar la forma o dar algún préstamo blando para que las personas puedan comprar lamparitas o artefactos de bajo consumo, cambiar una heladera por otra de bajo consumo, cambiar una plancha por otra de bajo consumo, y cambiar toda la luminaria de las casas. De esta manera se podría reducir el consumo, y a las personas no se le iría la plata en tarifas sino en préstamos que a futuro les impliquen una ganancia o un ahorro. También tendría que haber sido más gradual porque hay personas que lo están pasando muy mal; y espero que lo que le está pasando a los clubes no le esté pasando a los electrodependientes.  Es preferible que saquen los impuestos de las facturas y que no le den tarifa social a la gente porque así va a bajar el 40 % la tarifa. Entonces; si a los clubes les sacan el 40 % de los impuestos después el Estado no les tiene que devolver nada y, a su vez, ellos no tienen que estar remando para que les devuelvan  el dinero. Si esto se pudiera hacer para los clubes ni siquiera tendríamos que estar peleando la tarifa social.”