LA IMPERDONABLE

LA IMPERDONABLE

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Si bien no éramos amigos teníamos una relación, casi constante, por cuestiones laborales. Varias veces por semana nos cruzábamos por los pasillos del HCD matancero saludándonos con respeto y afecto.

Julio Gramajo era un trabajador municipal que cumplía funciones de mantenimiento y seguridad en el Honorable Concejo Deliberante de La Matanza y que falleció, hace unos días, como consecuencia de Accidente Cerebro Vascular (ACV). Fue una dolorosa perdida para su familia y sus compañeros de trabajo.

 

19961314_101217003914190_8084005014566197360_n

 

Me hubiese gustado escribir de Gramajo por otros motivos, preguntarle por su trabajo, su familia, sus sueños e ilusiones pero, lamentablemente, los periodistas tenemos una línea editorial a la cual debemos ajustarnos.

La muerte de Gramajo podría haber sido evitable o no, esa son cuestiones que nos exceden pero si podemos sostener que una persona “creó el escenario perfecto” para este desenlace fatal.

 

SANY00024-300x225

 

Julio Gramajo el pasado lunes 02/07 no se encontraba bien, se sentía mal y tenía la presión alta. Su “Referente Política”, pese a su estado, lo obligó a ir a la misa en conmemoración del 44° Aniversario de la muerte del Gral. Perón. Fue una noche desapacible y fría que, suponemos, no le ayudó mucho al estado de salud del amigo Gramajo.

Esa misma madrugada fue internado Julio Gramajo por un ACV, quedando en estado vegetativo hasta su posterior fallecimiento.

 

no1

 

La Imperdonable”, es decir  su “Referente Política”, no se sintió muy afectada por la muerte de Gramajo y algunos compañeros del fallecido la oyeron, indignados, decir muy suelta de cuerpo, que “Se va uno y vienen miles”.

Esto no es un chisme político ni utilizo el fallecimiento de una persona, a la cual tenía en muy alta estima, para hacer “periodismo amarillista” pero hay veces que uno no puede hacerse el distraído y dejar pasar las cosas porque hay cuestiones que no pasan por el garguero. Al no ser militante político ni tener lazos de dependencia con la estructura política del oficialismo puedo dar a conocer estos lamentables hechos que ponen en relieve, en su más perversa faceta, a los “personajes de cuarta” que se autoproclaman “Dirigentes Políticos”.

Obviamente no todos los dirigentes políticos del oficialismo son de esta “calaña insensible” pero comparten complicidades al no reaccionar antes los constantes desatinos de está “Señora Mayor llena de autocomplacencia y cinismo”.

 

no2

 

A la máxima autoridad política del distrito, hace unas semanas, le comenté los constantes desatinos de está edil matancera y no pudo darme una respuesta, solo se limitó a decir: “Decímelo a mí”, a modo de explicación de lo que debe aguantar.

La Imperdonablees protagonista excluyente de arbitrariedades, desplantes y manejos pocos claros. “Como buena peronista que es” (es una expresión cínica), explotó y luego despidió a trabajadores por caprichos personales y, antes de despedirlos, los humilló públicamente. A esto se le suma ahora un “fallecimiento” que pudo haber sido evitable.

Me pregunto: ¿hasta cuándo hay que seguir esperando? O, mejor dicho, ¿Qué más debemos esperar?