LA INSEGURIDAD Y EL MIEDO: LOS VECINOS ORGANIZADOS Y CANSADOS

LA INSEGURIDAD Y EL MIEDO: LOS VECINOS ORGANIZADOS Y CANSADOS

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Ramos Mejía, al igual que muchas localidades de nuestro distrito, sufre continuamente el diario acoso de la inseguridad. Los hechos son tan reiterados que el vecino se acostumbra a los motochorros, los arrebatadores y muchas otras formas que el delito ha tomado. La mayoría de los hechos delictivos no son denunciados en las comisarías porque son conscientes que nunca va a pasar nada y se autoconforman diciendo “Menos mal que no pasó más nada”, pero la muerte está presente en cada delito porque los delincuentes matan o no sin razón alguna.

Desde hace un tiempo a esta parte los vecinos de Ramos Mejía se han organizado a través de un grupo de la red social Facebook denominado “Vecinos en Alerta” (https://www.facebook.com/groups/vecinosenalertaramosmejia/). Dicho grupo está coordinado o es quien pone la cara o se expone más, por Daniel Alfredo Bracamonte.

Semanario “Quinto Poder” entrevistó a Bracamonte días previos a un duro informe que emitió el noticiero de canal 13 sobre la inseguridad en una de las localidades más  (https://www.facebook.com/vecinosenalertaRM/videos/1023447017827658/) importantes del distrito.

 SANY0005

Q P: ¿Cómo empezaron este tema de ‘Vecinos En Alerta’? ¿Qué los motivó?

DB.: “’Vecinos En Alerta’ empezó a través de otras personas que habían entrado al grupo a raíz del asesinato de Diego Covello, que fue atacado por una patota cuando venía a la casa y lo mataron a golpes. Esa gente que llevaba a ese grupo decidió dejarlo y quedó cerrado. Yo ya participaba de ese grupo yendo a diferentes lugares, visitando centros de monitoreo y demás. En una marcha que se hizo por el asesinato de alguien, que no me acuerdo bien quién fue, hubo vecinos que se acercaron y dijeron que hacía falta el grupo, que hacía falta algo que nos mantuviera comunicados, donde pudiéramos expresar lo que nos pasaba. Entonces, arrancamos otra vez.”

 

Q P: Usted tiene un grupo cerrado y un grupo abierto.

DB.: “Sí, exacto.”

 42723654_1926430224138288_2617356746674405376_n

Q P: ¿Cuántos miembros son?

DB.: “En el grupo cerrado somos 30.000, en las páginas otro tanto, y las personas que ven las publicaciones y demás están en 150.000.”

 

Q P: ¿A ustedes los motiva el hecho que hay casos de inseguridad, donde se comete el delito y nunca hay culpables? ¿Esto es lo que los lleva a trabajar así?

DB.: “Exactamente. Hechos que son simples hasta hechos lamentables como la muerte de un vecino. Son todas cosas que hacen a la bronca del vecino, porque no puede estar paseándose una persona por delante de la policía y que no lo puedan agarrar.”

 

Q P: Ustedes ya salieron en otros medios hablando del tema de los motochorros. Hay un motochorro que está trabajando hace 2 años, lo tienen identificado, ¿y la policía no hace nada?

DB.: “Dice que lo buscan y no lo pueden agarrar. Pasaron diferentes gestiones y comisarios, y roba en cinco jurisdicciones distintas. A través de los vecinos, en el grupo se hizo una publicación específica donde se dio el patrón de la hora, los lugares y las calles donde actuaba, la fisonomía del motochorro y la moto que usaba. Es decir, está todo y es increíble que no se lo pueda agarrar. Pero no solamente eso sino que también se reclama la falta de prevención. La policía es un órgano preventivo de la inseguridad. Uno tiene a la justicia, que es el órgano que culpabiliza al delincuente. Pero la prevención va de la mano de la policía y del sector del municipio que es la Secretaría de Protección Ciudadana.”

 

Q P: ¿La policía y el municipio van detrás de los hechos?

DB.: “Sí, van detrás nunca antes.”

 42793565_2200597040224901_1037553683694354432_n

Q P: Si ustedes se quedan callados y no viralizan algunos hechos de inseguridad ¿no pasa nada?

DB.: “No pasa nada. Por eso se busca maximizar la difusión de los casos. Se logró llegar a una masa crítica, que cuando hay una movilización o un reclamo se despierta el interés de las autoridades policiales del distrito y del municipio, del Ministerio de la Provincia y de la Nación. Así podemos llevar nuestra problemática, y de alguna manera tratar que nos escuchen y nos den alguna respuesta.”

 

Q P: Es decir, que ustedes consiguen que la policía se mueva a partir de la difusión que hacen de los hechos. Si ustedes dejan pasar eso no pasa nada.

DB.: “No pasa nada.”

 

Q P: Y lo que les prometen o las propuestas que ustedes llevan,  ¿han podido cristalizar alguna?

DB.: “Algunas sí pero son de corta duración porque eso se da con el fenómeno de la famosa sábana corta: sacan de un lado para poner en otro. No hay una inversión seria por parte de la Provincia con el fin de prevenir el delito. Es reactiva la actitud que tiene la policía, no es proactiva; y ahí es donde está el problema. Además; hay que sumarle la falta de interés del municipio en prevenir el delito mientras que en otros distritos (incluso del mismo color político que éste) se trabaja, y mucho, en la prevención del delito.”

 

Q P: Acá las cámaras, no sé si me estoy equivocando o usted nota lo mismo, sirven sólo como prueba de un delito y no como prevención.

DB.: “Claro, en el caso que anden. De hecho se han pedido cámaras en otras situaciones y no hay. Las 1.200 cámaras que la intendenta publicita que colocó brillan por su ausencia, y se puede ver en todos lados que no hay cámaras.”

 SANY0003

Q P: Hay Centro de Monitoreo en Ramos.

DB.: Sí, pero no funciona. Muchísimas veces se pidió a la departamental, al municipio, al Jefe de Gabinete, a Carlos Greco (hoy el Secretario de Protección Ciudadana es el ‘Topo’ Rodríguez, pero cuando nos llama el municipio para las reuniones nos atiende el señor Carlos Greco) el acceso al Centro de Monitoreo. Y no le permiten el acceso a este grupo, que representa a los vecinos, para ver el funcionamiento de las cámaras.”

 

Q P: ¿Cómo está el ánimo de los vecinos ante esta situación?

DB.: “Hay mucha bronca, fundamentalmente con toda la clase política, porque hay falta de representatividad. Es más; hay una ley de seguridad pública que da origen a los foros vecinales de seguridad que, si trabajaran, este grupo no tendría razón de existir porque es un grupo de vecinos en una red social. Pero este grupo trabaja muchísimo más que el mismo foro de Ramos Mejía, que está comandado por personas que se eligen entre gallos y medianoche, viven otra realidad, y no gestionan ni reclaman nada. La realidad del vecino es el descontento total por la falta de gestión del municipio en todo sentido. Ramos Mejía no tiene un Centro de salud público. Muchas veces se piensa que en Ramos Mejía vive gente pudiente pero también vive gente laburante que no llega a fin de mes, que tiene que pagar su alquiler y que no tiene lugar para ir a atenderse. Entonces; en Ramos Mejía no tiene salud pública, no tiene seguridad, la infraestructura es un desastre, en cuanto a limpieza los tachos de basura rebalsan, los espacios verdes están destruídos. Se invirtió mucho dinero en la Plaza Sarmiento, y está descuidada y no cuenta con un cuidador. La Plaza Mitre es un verdadero desastre. Es decir, que la gestión municipal pareciera que está viendo otra realidad o gestionando en otra localidad porque en Ramos no existe básicamente. Además, la gente está descreída de otras opciones políticas que le puedan dar una respuesta genuina a su reclamo.”

 42796932_277355559774818_1871346791652261888_n

Q P: Pero no hace mucho se hicieron grandes actos con entrega de patrulleros. ¿y las alarmas vecinales que tanto se promocionan?

DB.: “Con respecto a las alarmas vecinales, que se solicitaron, se había pedido que fueran gratuitas. Se había llegado a ese acuerdo con el municipio. Pero finalmente se instaló una alarma vecinal en una cuadra y se entregaron 8 botones antipánico, y el resto los vecinos tenían que pagarlo ya pagando una tasa de seguridad en el ABL.”

 

Q P: ¿Cuánto costaba ese botón antipánico?

DB.: Costaba 500 pesos cada uno. Y no tengo información que haya habido una licitación para la contratación de la colocación de esas alarmas.”

 

Q P: ¿Cada vez que se cambia el comisario, ustedes se reúnen con el comisario nuevo? ¿Les prometen muchas cosas que después no cumplen?

DB.: “Sí, nos reunimos. Hay comisarios que tienen su impronta y su predisposición a trabajar, y hay otros que por falta de medios o por falta de convencimiento no trabajan. Pero uno, de alguna manera, tiene que confiar en las instituciones y tratar (como vecino y como ciudadano) de hacer visibles estas problemáticas.”

 42787686_1933027503401948_5826185190711492608_n

Q P: ¿El personal policial que está en las comisarías de Ramos y de Lomas del Millón ¿sigue siendo el mismo o lo han aumentado en algún momento?

DB.: “Lo han rotado, pero no aumentó. Se solicitó, a través del grupo, ampliar las famosas cuadrículas (que ahora se llaman zonas) y se había llegado a un acuerdo, en su momento, con el anterior jefe departamental. Pero hoy Ramos tiene 11 zonas, y cada zona tendría que está cubierta por un patrullero y no se puede porque como máximo hay 7 patrulleros en algunas ocasiones. Por otro lado; otra cosa que considero grave es lo que hizo en su momento Granados, que fue dividir la disposición del personal policial en comisaría y comando de patrullas. Hoy las patrullas están dirigidas por un jefe de comando. Entonces, a la comisaría le sacan los móviles y el personal para que vayan al comando de patrulla. Es decir, la comisaría es una mera sede administrativa y nada más, y el comisario no tiene conocimiento en tiempo real de dónde están los móviles. Y esto implica un grave error de la política de seguridad. Por eso; desde el grupo se pidió que el comisario tenga un espejo, que es una conexión por internet con un monitor por donde puede ver el desplazamiento de las patrullas, si están detenidas y cuánto tiempo lo están, se puede ver el historial de cada patrulla porque se puede llegar a dar que alguna patrulla llegue a estar detenida más del tiempo que corresponde y que casualmente ocurra un robo donde tendría que haber estado patrullando ese móvil. Por lo tanto, no hay un control efectivo del sistema de ABL (este sistema monitorea todos los desplazamientos que hacen los patrulleros que están en funciones).”

 

Q P: ¿Ustedes notan que hay zonas liberadas en todo lo que es Ramos Mejía?

DB.: “Con el tema de las zonas liberadas, lamentablemente hubo una publicación de un vecino que nombró zonas liberadas y me cayó casi todo el departamento judicial de La Matanza pidiendo mi cabeza básicamente. A mí me hicieron muchas causas por dar lugar a este grupo y a los vecinos a que puedan contar lo que está pasando con respecto a los robos, el narcotráfico, el trato de blancas, etc. En una gestión anterior un jefe de distrito en convivencia con una vecina y con un foro de seguridad decidieron radicar una denuncia en una Fiscalía, y me hicieron una causa penal por incitación al pánico; que, obviamente, se archivó y quedó sin efecto por falta de mérito porque yo no tengo ningún tipo de responsabilidad sobre eso.”

 SANY0004

Q P: Porque los vecinos están expresando su opinión en forma pública.

DB.: “Obvio. Pero, además, cada denuncia que nos llega y publicamos está respaldada por la copia de la denuncia policial. Ha pasado que muchas veces esa denuncia policial no llega a la Fiscalía. Por eso ahora se vino un cambio a través de la Provincia, donde el ingreso de la denuncia se hace en forma digital y va directamente a la Fiscalía. De alguna manera es para evitar que esa denuncia pueda ser cajoneada.”

 

Q P: Usted ha venido a la municipalidad infinidad de veces. ¿Consiguió algún resultado?

DB.: Realmente, resultados no. Por ejemplo: hemos reclamado las patrullas de prevención comunitaria, que las ve en cualquier otro distrito (incluso del mismo color político de esta conducción) y acá las vemos debajo de los puentes. Hemos visto las motos de prevención comunitaria 0 Km, con la inscripción de la anterior gestión de la intendencia, guardadas en un galpón.”

 

Q P: Los ‘pitufos’, en un momento, es como que calmaron un poco la ansiedad de la población. ¿Hoy ya no están?

DB.: “No. Están siendo reentrenados y reincorporados a la policía de la Provincia, ya no como policía local. En su momento caminaban Ramos, pero no tenían capacitación. Muchos de ellos no sabían manejar un arma. También muchos entraron por necesidad de tener un trabajo y no por vocación, y se los veía en ocasiones distraídos en su tarea. Está bueno que ahora estén haciendo ese reentrenamiento y se los esté reintegrando, pero necesitamos que nos los devuelvan para que puedan estar en la calle y nos brinden la prevención del delito. Por otro lado, es válido destacar que hemos tenido reuniones con el Ministerio de Seguridad de la Nación pidiendo las fuerzas federales; y en esto, de alguna manera, comparto el reclamo que hace la intendenta porque acá no hay fuerzas federales. En Morón, San Martín, Tres de Febrero se ven los patrulleros de la Federal y a Gendarmería. Nosotros tenemos una crisis de infraestructura policial y delitos graves que se están empezando a dar, que hacen necesaria la presencia de la fuerza federal; y por una cuestión política no la envían.”

 42734640_294777354677780_3639272566113173504_n

Q P: Ustedes no sólo tiene una situación diaria por la inseguridad sino que además se le suma un centro comercial importante y los boliches a la noche. ¿Cómo es el tema de los boliches en las noches de Ramos? ¿Qué problemas está generando?

DB.: “En las noches de Ramos se tiene un problema que es de toda la vida, de gente de Ramos y de mucha gente que viene de otros lugares, y es que se dan situaciones de violencia, de vandalismo. A la salida de los boliches es habitual que los vecinos aledaños a esos lugares padezcan patadas en los autos, roturas de vidrios, pintadas, gritos, escenas complicadas. Habría un operativo llamado nocturnidad, pero no existe. Lamentablemente las falencias en el sistema de prevención son muy grandes. A su vez; Ramos Mejía, en particular, tiene una dinámica de una ciudad muy grande y su comisaría tiene el funcionamiento como una  comisaría de Capital Federal por la cantidad de población que tiene que cubrir y por la extensión geográfica que tiene. Es mucho más grande que la mayoría de los barrios de la capital y no tiene la infraestructura que se ve en capital.”

 

Q P: Ustedes tienen iluminada Avenida de Mayo, Belgrano y Rivadavia, pero se hace una cuadra hacia adentro en cualquier dirección y es una boca de lobo.

DB.: “Sí, y esto también se reclama como la recolección de basura, la poda de árboles. Este año, por ejemplo, no hubo poda de árboles. En las luminarias después de muchos reclamos puede ser que te cambien las luces. Por los semáforos el tránsito es un desastre. Hace años que venimos reclamando la eliminación de la terminal ilegal de la empresa La Ideal de San Justo, que está justo en frente de la Descentralizada. Hemos hecho notas y sacado fotos donde se ve que los micros paran en doble fila y sólo queda un carril para transitar. Sobre este tema no solamente hemos hecho reclamos sino que también se dio la sugerencia de dónde podían hacer esa terminal. En la parte de atrás de la Descentralizada hay una calle que tiene más de 100 metros, y ahí pueden hacer la terminal. Pero escuchan la problemática y la sugerencia, y no hay respuesta ni tampoco se ve una voluntad real de dar una respuesta. De hecho hace 15 o 20 días a un muchacho que cruzó la vía en moto se lo llevó puesto un colectivo porque estaban los otros colectivos tapando la visual. Todo lo que es infraestructura del barrio y que corresponde a la municipalidad darla no es dada; y vemos calles que están destruídas, empedrados que están destrozados. Y si  nos vamos a lo que es el patrimonio histórico de Ramos Mejía está siendo destruído porque, por ejemplo, hay casas que deberían haber sido conservadas. Pero puede ser que me esté yendo al ideal habiendo otras urgencias.”

 42809504_2277759062459454_8722969743704719360_n

Q P: Es como que no se actúa ni sobre lo urgente ni sobre lo importante.

DB.: “Exactamente. Por ejemplo; hemos tenido una casa famosa, que fue parte de la idiosincrasia de Ramos, la Casa de los Rosales, donde hoy se está construyendo un complejo. Lo mismo pasa con los empedrados. Si  bien es más importante la seguridad no por eso se los va a descuidar porque son parte del patrimonio cultural de tu ciudad.”

 

Q P: ¿Cómo se siente cuando frente a un hecho de violencia o de inseguridad que toma trascendencia pública por los medios se los convoca, se reúnen, hablan y hablan, y todo queda ahí?

DB.: “Lamentablemente muchas veces queda en la nada, pero pasa un poco por la tozudez del que reclama. En mi caso; yo no me calló, sigo reclamando y reclamando, y sigo haciendo reuniones. Por ejemplo; hoy tenemos una reunión con la comunidad educativa por los robos a los alumnos. Hay un video de La Tablada que está circulando estos días, donde directamente se bajan de la moto y les roban a los chicos. Estas cosas no pueden estar sucediendo, y la sociedad no puede acostumbrarse a este tipo de cosas. Tenemos que rechazarlas y pedir soluciones a quien corresponde. Entonces, se hacen las reuniones, se exponen los problemas, se escuchan las respuestas y las promesas, y si no se cumplieron se sigue insistiendo. Y vamos a seguir así  hasta que en algún momento, por presión pública o de los medios, la respuesta aparezca.”

 

Q P: Ustedes sufren toda modalidad de delito. Tienen entraderas, motochorros, secuestros, robos en la vía pública, el escruche a las casas. ¿Cómo conviven con esta situación? ¿Ya es una reacción de la gente que está psicopateada con los hechos delictivos  o es que realmente ocurren a diario esos hechos?

DB.: “Los hechos ocurren porque cada publicación de un hecho está respaldada por la denuncia policial del mismo. El vecino convive con el miedo y lamentablemente se acostumbra a convivir con el miedo. Por ejemplo, hay vecinos que se toman todos los días un remís por diez cuadras para llegar a la parada  del colectivo. Esto no es normal. No podemos acostumbrarnos a tener nosotros que buscar la solución para adaptarnos a la situación. Tenemos que reclamar a los que están encargados de la seguridad que hagan lo que tengan que hacer para darnos una solución efectiva y definitiva. Y si no que den un paso al costado y se vayan.”

 17021807_1354749744563775_5066862470897004376_n-Copy

Q P: ¿Ustedes notan que es falta de voluntad o falta de recursos?

DB.: “Ambas cosas. Bien dice el dicho que no hay que generalizar. Hay personal y autoridades policiales que se les nota la intención de trabajar, y otras a las que no. Lo indiscutible es la falta de recursos. Acá hay que dejar bien en claro que La Matanza en general está en el medio de una disputa política entre la intendenta y la gobernadora, y los vecinos somos los rehenes. Entonces; la gobernación no envía las patrullas y el personal policial que tendría que enviar, y la intendenta lo dijo bien claro que la seguridad no es responsabilidad de ella. Pero el municipio tiene una Secretaría de Protección Ciudadana, un presupuesto y patrullas para eso; y deberían hacerlo. En el caso que a la intendenta no le correspondiera la seguridad, que arbitre los medios necesarios para reclamar que le envíen la cobertura necesaria para poder brindarla.”

 

Q P: ¿Ustedes cuando hacen un reclamo por algún hecho de inseguridad se sienten respaldados por la política, por la intendencia o la intendencia reacciona para tener razón?

DB.: Ante un hecho de inseguridad la intendencia reacciona para tratar de callarnos, y la respuesta de la policía es espasmódica y temporal. Es decir; dura una semana y después ya está, y hay que seguir insistiendo en lo mismo. Por otro lado, todo lo que es la gestión municipal no existe. Con respecto a las víctimas que hemos tenido estos últimos meses, nadie del gobierno municipal se acercó a las familias o a hablar a los barrios. No hay ninguna respuesta ni ninguna mejora, y no hay intención de gestionar algo para que el vecino esté más tranquilo y pueda llevar la vida como corresponde.”