EL PARAÍSO DE LAS LOLAS: UNA ESTAFA AL IOMA

EL PARAÍSO DE LAS LOLAS: UNA ESTAFA AL IOMA

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

“El Senado de la Nación sancionó ayer una ley que obliga a incluir en el Plan Médico Obligatorio (PMO) de los servicios de salud públicos y privados la cobertura total de las cirugías reconstructivas, así como la provisión de la prótesis necesaria, para aquellas mujeres que hayan sufrido una mastectomía como consecuencia de un cáncer de mama” de esta manera informaba el diario Clarín (https://www.clarin.com/sociedad/prepagas-sociales-deberan-protesis-mamarias_0_r1PSxc8owXe.html) sobre la sanción de una importante ley.

 

images

 

Hasta ese momento las obras sociales y los servicios de medicina prepaga privados no cubrían, bajo ninguna circunstancia, la colocación de implantes como medida reparadora.

Obviamente la cirugía estética era otro cantar, en ese caso se debía pagar (y se siguen pagando) importantes sumas de dinero para realizarse la operación pero, algunos ingeniosos, encontraron una manera de aligerar la billetera del estado.

 

LA CORPORACIÓN MÉDICA MATANCERA

 

Anda muy inquieta la “Corporación Médica Matancera” ante una serie de notas que hemos venido publicando sobre el turbio accionar de la misma con un enorme perjuicio paras las (http://semanarioquintopoder.com/?p=21612, http://semanarioquintopoder.com/?p=21818 y http://semanarioquintopoder.com/?p=21949) arcas municipales. Obviamente todos los médicos matanceros no pertenecen a esta corporación, son solo una minoría que están enrolados en diferentes empresas y que se hacen llamar “EL G7″.

 

CzuhUD7WEAAd6ao

 

Son poderosos dentro de la estructura de salud del municipio matancero porque, durante años, han ido trabajando política y administrativamente para ocupar cargos de relevancia, no desde lo institucional sino desde la toma de decisiones. A partir de ahí fueron tomando medidas y encarado acciones, legales o no, para favorecer a determinadas clínicas que, por casualidad, eran de su propiedad o eran socios de las mismas.

 

images (1)

 

En notas anteriores hablamos de “médicos truchos” (sin ningún estudio ni título habilitante) que cubrían guardias o que le pagaban con un contrato, en el área de salud del municipio, pero que atendían en sus clínicas privadas. También hablamos de médicos que trabajan en el sistema de salud municipal con un horario muy elástico que les permiten atender un par de horas en las Unidades Sanitarias y salir pitando hacia las clínicas del “G7” para atender ahí y así varias trapisondas más.

 

20042017_Gacetilla_InicioOperativos-1-1080x675

 

Antes de continuar quiero señalar que, en toda esta situación (en los referente al “G7” y “Corporación Médica”), el Doctor Alejandro Collia tiene poco y nada que ver porque cuando asumió el cargo todo estaba funcionando aceitadamente. Supongo que de algo debería haberse percatado porque es un hombre de amplia experiencia política y administrativa en el área de la salud pública (fue ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires) pero en estas maniobras, lo pasaron como poste caído. Nuestro medio habló con el Dr. Collia y lo pusimos en antecedentes de la presente investigación.

 

 A FUERZA DE LOLAS SE CONSTRUYEN IMPERIOS

 

Entre el año 2000 y 2001 salió a la luz un escándalo que, posteriormente, fue cuidadosamente tapado, cajoneado, que cobró invisibilidad y nadie pero nadie, habló nunca más del mismo. El caso fue tan bien escondido y archivado que muchas dudan de que haya sucedido a pesar de haber conocido el mismo hasta sus mínimos detalles.

Los protagonistas son varios, todos funcionarios públicos y, a su vez, socios en un emprendimiento comercial llamado Medeplan S.A.

 

187331-clinica-privada-del-buen-pastor-20180720125738418

 

Estos médicos – empresarios algunos se jubilaron, a otros los jubilaron a la fuerza pero, todavía, tenemos a varios de ellos firmando beneficios para sus asociados.

Por razones periodísticas los nombres y apellidos, DNI, legajos, direcciones, estado civil, matrícula y demás datos de importancia lo haremos público más adelante porque no queremos alertar a los protagonistas de estas historias dado que podrían comenzar a borrar sus huellas de todas los negociados que han cometido. Algunos datos ya fueron borrados y filtrados (hacerlo cuesta una pequeña fortuna) pero como empezamos a investigar hace cuatro meses la mayoría de los mismos obra en nuestro poder.

El escándalo al cual nos referimos fue protagonizado por el que fuera Director del Policlínico de San Justo en aquellos años. Sus asociados ocupaban cargos de importancia en el área de salud del municipio y le cubrían bien las espaldas. No fue culpa de ellos que el “lucrativo negocio” saliera a la luz pero si son responsables de haber sembrado invisibilidades para qué dicho escándalo no se supiera.

 

policlinico-central-la-matanza

 

La maniobra era la siguiente: el Director del Policlínico de San Justo atendía a mujeres (policías, docentes y empleados del estado provincial y municipal) en su Clínica Privada (en ese momento recién estaba tomando cuerpo) para realizar cirugías estéticas o, en la mayoría de los casos, implantes mamarios y las consultas se facturaban al IOMA (Instituto de Obra Médico Asistencial). Una vez finalizada la etapa de consulta, le realizaban los estudios pre quirúrgico y estos, también eran facturados al IOMA. La operación se realizaba en los quirófanos del Policlínico de San Justo y todos los insumos que se utilizaban en dicha intervención eran pagados por el municipio dado que en las historias clínicas figuraban como “cirugías reparadoras”. Obviamente al no utilizar el quirófano de su clínica se ahorraba un montón de dinero por cada operación, sin contar con los honorarios del anestesista, de las enfermeras, de la instrumentadora quirúrgica, etc.

Se implantaban siliconas, pero las hacían pasar por cirugías de várices, de vesícula, de apendicitis, etc. para que las cubriera la obra social IOMA.

 

SytMkaKEe_930x525

 

Todo el entramado se desmoronó cuando una de las pacientes tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de urgencia por una peritonitis y cuando fueron a solicitar la autorización correspondiente al IOMA saltó que dicha afiliada ya había sido operada de apéndice. La gente de IOMA comenzó a investigar y el resultado fue una enorme cantidad de casos parecidos o iguales al mencionado. Antes de que el escándalo cobre envergadura o trascienda a los medios periodísticos intervinieron las autoridades municipales y con sus los “buenos oficios” lograron contener una situación potencialmente explosiva.

 

1621-Copy

 

El Director del Policlínico de San Justo responsable de esta maniobra (pero no el único, dado que varios de sus socios de Medeplan S.A., realizaban la misma maniobra) fue “jubilado de oficio” y tuvo que dejar la Dirección del nosocomio.  En su lugar fue nombrado uno de sus socios del emprendimiento comercial que, para acceder a dicho cargo, su pareja (encumbrada funcionaria del área de salud y pariente de un importante o, del más importante político matancero del momento) debió anular y/o fraguar los resultados del concurso que se realizó para cubrir dicha vacante. Con el tiempo se fue echando tierra al asunto y hoy es una de las historias pícaras de la política matancera.

 

161213-DesginacionSalud

 

Meses después trascendió que la misma operatoria se estaba llevando a cabo en una clínica de La Plata pero este caso tomó estado público y se difundió ampliamente por distintos medios periodísticos.

El diario Página/12 tituló la nota de Horacio Cecchi : INVESTIGAN A 50 POLICÍAS POR FRAUDE CON ESTÉTICAS – “Ponerle el pecho al escándalo” – Se implantaban siliconas, pero las hacían pasar por cirugías de várices para que las cubriera la obra social IOMA. El caso se destapó cuando una sargento tuvo problemas e hizo una denuncia. Ahora está detenida, igual que cuatro médicos, dos de ellos policías” (https://www.pagina12.com.ar/2001/01-04/01-04-21/pag17.htm).

Por su lado, el diario Clarín publicó: “PRESUNTA ESTAFA A UNA OBRA SOCIAL BONAERENSE – Mujeres policías y la cirugía estética – Detuvieron a dos policías y a tres médicos Se cree que les hicieron cirugías mamarias a 50 mujeres policías y que las pasaron a la obra social como operaciones de várices Y habrían falsificado historias clínicas de las pacientes” (https://www.clarin.com/sociedad/mujeres-policias-cirugia-estetica_0_B1cur_e0Kl.html)

La noticia fue cubierta por casi todos los medios y, años después – en agosto del 2016 – hallaron muerta, a balazos, a una pareja de médicos dentro de una camioneta. Fueron identificados como el Dr. Guillermo Luna y su pareja, la anestesista Laura Favre (https://www.lanacion.com.ar/1930727-misterio-en-city-bell-hallan-muerta-a-balazos-a-una-pareja-de-medicos-dentro-de-una-camioneta).

 

0000180715

 

El Dr. Guillermo Luna fue el principal imputado en la estafa al IOMA denominada “Lolagate”, delito por el cual cumplió condena de prisión (https://www.lanacion.com.ar/1930781-lolagate-un-fraude-por-el-que-el-cirujano-asesinado-habia-estado-preso).

Nunca se supo o no se investigó si los dos casos estaban relacionados pero la duda sigue viviendo en las afiebradas mentes de varios perjudicados por las maniobras relatadas.