DE LAFERRERE A CHINA: EL TRIPLE CAMPEÓN ARGENTINO VA AL MUNDIAL DE POOL

DE LAFERRERE A CHINA: EL TRIPLE CAMPEÓN ARGENTINO VA AL MUNDIAL DE POOL

 

Por Gustavo Bustamante

 

Entrevistamos a Sebastián “El Sicario” Rodríguez, Triple Campeón Argentino de Pool, en su máxima categoría, que es la categoría “Master” a nivel mundial.

Sebastián vive en “Lafe”, en Da Vinci y ruta 3, km 27.  Sebastián es un pibe de barrio, que no se la cree, sabe de dónde viene y sabe a dónde quiere llegar, su apodo o alias “El Sicario” se contrapone con la humildad con la que se maneja por la vida.

En la charla nos relató cómo empezó, y cómo llegó a esto que, para muchos, sería imposible de lograr, hoy necesita sponsors, para poder costear los gastos en el mundial de China, esto nos contaba Sebastián con mucha pasión:

 62569871_1078139479050466_1815261596872605696_n

QP: Sebastián, ¿hace cuánto tiempo arrancaste con esto del pool, a qué edad?

SR.: “Arranqué jugando, más o menos, a los 14 años, ahora tengo 27, así que hace 13 años que estoy a full con la actividad”

 

QP: ¿Cómo empezó todo, un poco de tu historia en esto?

SR.: “Arranqué en el pool del barrio, normal, como todo pibe curioso jugando y me atrapó para siempre, iba y me gustaba jugar mucho con mis amigos, y jugaba, y jugaba cada vez más, me llamó la atención alguna gente que jugaba bien, que venían con sus tacos, y me encantaba. Empecé a jugar con esta gente, y jugaba cada vez mejor, hasta que me dijeron que tenía que jugar en otro lado con gente de más nivel, hablando del juego, no, y me llevaron a un lugar en Casanova donde se juntaban gente más profesional, federados, y cuando vi eso, fue una pasión que me entro, de repente me volví loco, en el buen sentido, y decidí que quería ser esto, en ese momento iba a la escuela secundaria, recuerdo llegaba del colegio hacia las tareas y de ahí al pool, nunca deje la escuela, siempre tuve buenas notas, termine el secundario sin mayores problemas, y así arranque”

 

QP: ¿De dónde sos Sebastián?

SR.: “Soy de Laferrere, km 27, Da Vinci y ruta 3”

 

QP: ¿Cómo fue tu primera experiencia en torneos?

SR.: “El primer torneo fue en Casanova, y de premio había un taco, eso creo que fue una señal, porque cuando agarré el taco, nunca más quise dejar el pool, es un deporte muy lindo”

 

QP: ¿Hoy está catalogado como deporte el pool?

SR.: “Esta clasificado como juego de salón, se está peleando para que ingrese en las olimpiadas”

 62637067_10217361454579838_4704785292903579648_n

QP: ¿Cómo se denomina a la federación, o quién nuclea la actividad?

SR.: “La Federación Argentina de Aficionados al Billar, FAAB. En realidad, no es de aficionados, porque no juega cualquiera por jugar nomas, los jugadores de nuestra federación asisten a mundiales, a panamericanos, hay jugadores de gran nivel y que tienen muchos mundiales encima”

 

QP: ¿En otros países está catalogado como deporte?

SR.: “Si, en varios como China, Estados Unidos, hay muchos lugares donde los jugadores son profesionales, donde les pagan por jugar, y les proveen todos los materiales, nosotros estamos lejos de eso, hacemos todo a pulmón, con ayuda de la familia, amigos, vecinos”

 

QP: O sea, no vivís de esto, ¿cómo te ganas la vida?

SR.: “Trabajo en un pool, que es de un amigo que me da siempre una mano, y también doy clases, en realidad mi oficio es zapatero, conozco todos los pasos y mi especialidad es cortador de calzado, a mano, y en esta época es muy difícil, cerraron las fábricas en las que trabajaba, hoy el gremio se fue a pique, antes fabricábamos con mi papá, teníamos un tallercito en casa, una pequeña PYME como quien dice, vivíamos, y en estos últimos tiempos tuvimos que cerrar por la crisis económica”

 

QP: ¿Qué edad tenías cuando ganaste el taco, ese primer torneo?

SR.: “En ese momento tenía 16 años, todavía no estaba federado, jugué con jugadores federados de la categoría tercera, que es la más baja, y a mí me anotaron como invitado, y gané muy bien y se notó la diferencia. Cuando me anotan en la Federación me anotan en categoría segunda, por el nivel que había demostrado en el torneo, en la categoría segunda tendría que haber estado un año como para subir de categoría, después de ganar el torneo, me dicen que había un torneo de la categoría segunda en Moreno, donde participaban 160 jugadores federados, entonces me anote en ese torneo, y lo gané. Muchos jugadores se quejaron porque decían que yo no era de esa categoría, hacia recién un mes que estaba federado, después de ganar este torneo, me suben a categoría primera, en ese momento entrenaba mucho, jugaba casi 5 horas todos los días, en la categoría primera, ya no fue tan fácil, por el nivel de jugadores, pero a los tres meses, estaba peleando con los mejores, después de ganar varios torneos de primera, quede como uno de los mejores de esa categoría en Argentina, ahí empecé a anotarme en torneos de categoría “Master”, para aprender más y foguearme con los mejores jugadores. Durante ese año jugaba torneos de primera, y de Master, hasta que gane mi primer Master, que es la categoría máxima, lo que para mí fue un logro total, estar entre los mejores del país, entre los 4 mejores, en un año pase de principiante a Master, nunca había pasado eso, me decían en la federación. Yo supongo que era gracias a las ganas que le ponía, llegue a entrenar 10 horas por día, le ponía todo. Al siguiente año me toco jugar el torneo argentino, donde perdí la final, en la máxima categoría, fue mi primer torneo argentino donde jugué directamente en Master, esto fue en el 2011, para mí fue un logro tremendo, estaba jugando con los mejores de igual a igual, en ese torneo gané el lugar para ir a Colombia al panamericano, donde vi más nivel y más ganas de jugar me dieron, también jugué torneos en otros países, jugué un panamericano en Bolivia”

 62414725_615686168916045_8163352483041640448_n

QP: En esos torneos internacionales ¿cómo te fue?

SR.: “Me costó más, en algunos me he metido entre los primeros cuatro de Latinoamérica, en otros costó mucho y quedamos afuera, el nivel de competencia es tremendo”

 

QP: ¿Nunca paraste de jugar?

SR.: “Si, a los 19 años tuve una crisis, me bajoneé, me perdí la oportunidad de viajar a torneos importantes, a un mundial, lamentablemente no tuve ayuda para poder viajar, solamente mis amigos y familia, que me ayudaron con lo que podían y la verdad no alcanzaba, había que viajar lejos, pedí ayuda al estado municipal, pero no pasó nada, quizá no era mi momento”

 

QP: ¿Y cuándo arrancaste de nuevo?

SR.: “A los 22 años retome, después de estar muy bajoneado, por todo el tiempo y sacrificio que le puse, no me sentí valorado, en el medio tuvimos una época mala con mi familia, mala en el sentido económico, donde tuve que vender mi taco, y al tiempo un amigo, lo recupera, lo compra él y me da la sorpresa, y me lo regala, me dice es tuyo, esto fue como una señal, y desde ahí no pare más, a veces pienso porque cuesta tanto, si yo llevo la bandera Argentina con orgullo, y honor, represento a mi país, y le pongo todo, el alma, y el cuerpo, este es un juego que de afuera parece fácil, pero la verdad que es muy mental, y hay que tener mucho equilibrio, tanto mental como físico, más a este nivel donde son los mejores del mundo y en los panamericanos los mejores de América, en estos torneos son todos Master”

 

QP: ¿Hay un ranking de jugadores?

SR.: “Si, en Argentina el año pasado estaba número 1, este año tuve la fortuna de repetir, en 2017. Salí campeón argentino de bola 8, en 2018, campeón argentino de bola 9 y, este año, volví a salir campeón argentino de bola 9 otra vez, así que también estoy clasificado para en agosto viajar a Perú al panamericano, a representar a la Argentina, para estos torneos generalmente clasifican 4 jugadores por disciplina, esta Bola 8, Bola 9, y Bola 10, y de esos cuatro por disciplina a veces viajamos 2, porque se hace muy duro, sin un sponsor, poder costear los gastos, acá todo es a pulmón”

 

QP: ¿Este es tu primer mundial?

SR.: “No, esta es la tercera vez que viajo a China a jugar un mundial”

 

QP: ¿Cuándo fueron los dos anteriores?

SR.: “El año pasado se hicieron dos mundiales en China, y participe en los dos, pase a la segunda ronda con dos partidos ganados, y después me toco perder, con jugadores de un nivel mundial, tal es así que los que me ganaron llegaron a estar entre los mejores 15, de 364 jugadores que entran en el torneo, están los mejores de los mejores, y les costó ganarme, esta vez creo que estoy mejor preparado, y puedo avanzar”

 62410501_1246358438856669_8472481843638173696_n

QP: ¿Cómo es el sistema de clasificación para ir al mundial?

SR.: “Se hacen torneos en cada país, donde se anotan de todas las provincias y lugares del país, y donde clasifican 16 jugadores, que después juegan la final, por el lugar en el mundial de China, el sistema es eliminación directa, el que gana sigue, así hasta la final, el año pasado me toco ganar dos veces, y pude viajar, solo viaja el ganador, hay un solo cupo”

 

QP: ¿Cuál es el premio de este torneo, más allá del trofeo

SR.: “El lugar en el mundial, el pasaje, y la estadía en el hotel. En China se realizan 4 mundiales al año, de Argentina vamos a dos, viajan dos jugadores por mundial, lo hacemos para no ir solos, usamos el cupo de los otros dos mundiales a los que no asistimos, viajar a China solo es complicado, sobre todo por el idioma, pero nos arreglamos con el traductor del teléfono, y un poco en inglés, que te imaginaras que no es muy fluido (risas)”

 64515631_385589315389495_5749517258518953984_n

QP: Sebastián, ¿tenes sponsors?

SR.: “No, nunca tuve, siempre están los amigos que hacen lo que pueden, la familia, y la verdad, hoy más que nunca necesito de sponsors, estamos viviendo una situación económica muy mala, no tengo la suerte que tienen los jugadores de otros países, me han ofrecido ir a jugar a otros países, pero yo quiero jugar en mi país y para mi país, también me gustaría conseguir un trabajo donde me permitan poder seguir jugando que es lo que me apasiona, he perdido trabajos por asistir a torneos importantes fuera del país, sé que es difícil, pero es lo que necesito, yo represento a Laferrere, a La Matanza, a la Provincia de Buenos Aires, y Argentina, así lo siento con orgullo, y ningún estado me da una ayuda para seguir con esta actividad, o poder realizarla con mayor profesionalismo, lo que si déjame agradecer a Juan Enriquez, que siempre me da una mano en lo que puede, y siempre está presente, sin dudas me olvido de alguien, pero, la familia, y los amigos siempre están y le ponen garra cuando hacemos alguna rifa, o una exhibición acompañan, y eso para mí es importantísimo”