MUNICIPALES MATANCEROS: CON LA BRONCA A FLOR DE PIEL

MUNICIPALES MATANCEROS: CON LA BRONCA A FLOR DE PIEL

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Fui al cajero a retirar mi sueldo y no pude, mi saldo era de $0.01” me contaba un trabajador municipal matancero. En su recibo de sueldo figura un salario total a cobrar de 34 mil pesos los descuentos recibidos corresponden a créditos tomados en diferentes financieras para solventar los gastos médicos de su esposa, pagar las boletas de los servicios públicos y para comer. Las financieras saquearon, literalmente, su sueldo con la anuencia del gobierno municipal y la pasividad del STMLM.

 

69546515_1356788347816946_3698176122727432192_n - copia

 

La normativa al respecto establece que el límite de descuento no puede superar el 20% del haber para garantizar que el empleado perciba el salario mínimo, vital y móvil. Por ejemplo si a un empleado público se le descuenta dinero de su haber por pedir un crédito, el descuento tendrá un tope del 20%.

Esta situación se replica en la vida de la mayoría de trabajadores municipales de La Matanza porque ellos perciben, aunque no lo crean, un salario promedio de 18 mil pesos.

 

69376159_1355656907930090_9170278450005540864_n

 

La crisis económica – social que estamos viviendo los argentinos impacta, duramente, en la economía de los trabajadores municipales de La Matanza; esto ha generado un clima muy caliente y están exigiendo respuestas al ejecutivo municipal y a las autoridades del STMLM. Asambleas, pintadas, carteles, pasacalles y demás expresiones de protestas le están diciendo a sus representantes y empleadores “que el horno no está para bollos” y que esperan medidas urgentes. Esas medidas se resumen en un solo reclamo: AUMENTO SALARIAL – NO AL BONO.

La situación económica de los activos municipales es muy complicada pero lo es más para los jubilados municipales dado que solo recibieron un miserable aumento a principio de año (alrededor del 18%) y nada más porque a ellos no se le computaron los diferentes bonos compensatorios que cobraron los trabajadores activos.

 

juhju

 

Fuentes del ejecutivo municipal confirmaron, a nuestro medio, que “los dirigentes sindicales de los municipales se reunieron con Espinoza un par de veces. Primero Espinoza habría dejado en el aire el reclamo de los municipales pero, posteriormente, les comunicó que estaban evaluando diferentes posibilidades para acceder a sus reclamos” y agregaron que “Fernando primero les pidió que se dediquen a trabajar porque hay muchos municipales que se van, en su horario de trabajo, al sindicato o la obra social y no laburan. En una reunión posterior se habría comprometido ver el dinero que dispone el municipio para ver que se puede hacer”.

Desde el STMLM confirmaron la reunión y aseguraron que “Somos el único sindicato municipal de la provincia que está en negociaciones paritarias. Estamos conversando sobre el tema salarial, el pase a planta, las corridas administrativas y las condiciones de trabajo” y agregaron que “Confiamos llegar a un buen acuerdo el departamento ejecutivo”.

 

SANY0002

 

Obviamente, dado que es más que evidente, que la conducción política del distrito tiene otras “prioridades políticas” en este momento, la campaña lo absorben a Verónica Magario y a Fernando Espinoza pero ellos están reclamando acciones políticas al gobierno nacional y provincial que, a su vez, le reclaman a ellos los trabajadores municipales.

El municipio se pavoneo, por varios medios, que tiene 11 mil millones de pesos en un plazo fijo en el Banco Provincia (https://www.lavoz.com.ar/politica/intendencia-de-matanza-puso-casi-10000-millones-en-plazo-fijo) a modo de fondo anti cíclico pero, como está la cosa, nadie le criticaría a la conducción política e institucional del distrito que gasten unos mangos en mejorar la situación salarial de los trabajadores y jubilados municipales matanceros.

 

BAMPINI

 

Las actitudes de algunos funcionarios extrañan y generan muchos escozor, tal es el caso de Miguel Ángel Bampini que, en calidad de Secretario del HCD matancero, a minutos de iniciarse una asamblea en el hall de entrada del mismo mandó, a un trabajador municipal, a retirar unos carteles  que habían pegado los delegados sindicales. Esta actitud solo puede tomarse como una provocación.