“FUE UN DESPERDICIO, LA SOCIEDAD DE MORÓN ESPERABA MÁS DE NOSOTROS COMO ESPACIO POLÍTICO”

“FUE UN DESPERDICIO, LA SOCIEDAD DE MORÓN ESPERABA MÁS DE NOSOTROS COMO ESPACIO POLÍTICO”

 

La Dra. Sandra Yametti habló con Quinto Poder sobre los temas más importantes a nivel nacional y distrital. La representante de UNEN en Morón califica el discurso de Stolbizer como “coherente e irreprochable”. Señala la división del Frente Progresista en Morón y pega duro al oficialismo, del cual fue parte como Secretaria de Gobierno en el primer periodo del Sabbatellismo. 

 1YAMETTI (Copy)

QP: Su espacio y usted participaron del 18F. ¿Como fue esa jornada?

SY: “Fue importantísima y superó todas las expectativas. La gente está muy preocupada por el momento de gravedad institucional que vivimos y marchó en silencio por muchas razones, con madurez ciudadana, sin consignas ni insultos hacia nadie. El clima era de preocupación y dolor real, y de interpelación silenciosa hacia las autoridades, que son quienes deben garantizarnos el pleno cumplimiento y vigencia de nuestros derechos y garantías, esos que hoy sentimos en riesgo ante la muerte de un Fiscal de la Nación. Porque es un hecho cierto e indiscutible que alguien que investigó y denunció al poder, a los pocos días encontró la muerte, y en ningún caso ese mensaje puede ser consentido por la sociedad. Nosotros marchamos el 18F contra la impunidad del poder y contra las muertes políticas, contra el miedo, contra la estigmatización feroz por pensar distinto que ha instalado el oficialismo desde hace años. Pedíamos por verdad y justicia, y por respeto a la división de poderes; y fue muy tranquilizador sentir que el reclamo fue más que masivo, sólo un necio o un negador puede ignorarlo o disfrazarlo de otra cosa como intenta hacer el oficialismo”.

 

QP: ¿Como calificaría el rol del gobierno luego de la muerte del fiscal Nisman?18f-marcha-por-nisman-2008037h430 (Copy)

SY: “Lamentablemente, de la peor manera, porque no ha estado ni está a la altura de las circunstancias. Contra todo lo previsto, el oficialismo nos sorprende a diario superándose con el lugar que ha elegido ocupar respecto al momento grave que vivimos. En tren de rehuirle a las responsabilidades que tienen en el tema, han hecho y siguen haciendo desastres, tanto en sus decisiones estratégicas como comunicacionales, y en su forma de entrometerse y presionar al Poder Judicial. Es asombroso cómo siguen atacando al Fiscal muerto aún hoy. Su comportamiento es autoritario, mezquino y autista. Hace ya tiempo que la Presidente había renunciado a comportarse como una estadista, y esta vez eso se vio agudizado; sus reacciones ante la muerte de Nisman fueron deficitarias, se ha contradecido a diario en sus teorías, autoreferencialmente se ha colocado en el lugar de víctima primaria alternando de a ratos con un rol de investigadora privada que no le corresponde en modo alguno porque para eso está la justicia, ha cubierto a sus funcionarios que inexplicablemente intervinieron en la escena del crimen, no reparó ni en el dolor de la familia de la víctima ni de sus colegas, ni en la congoja de un pueblo que aún hoy permanece asombrado y doliente ante los hechos; y lo peor de todo: con respecto al pueblo, lo único que ha hecho es agudizar hasta lo inimaginable esta brecha entre “ellos” y “nosotros”, exactamente lo contrario a lo que demanda el momento”.

 

QP: ¿Con Carrió como adversaria esta mas clara la composición de FA-UNEN de cara a las próximas elecciones?1378619_385518851579823_740325606_n (Copy)

SY: “Realmente, no se puede saber aún. Entre otras cosas, hasta que no se realice la Convención Nacional de la UCR en el mes de marzo, si bien hay indicios es difícil saber cuál será la composición final del espacio a nivel partidos que integran el Frente. Pero sin perjuicio de eso, obviamente ya es indisimulable que el espacio está en una situación más que crítica. El FA-UNEN había nacido como una opción distinta para la ciudadanía y los partidos que lo conformaron no lo pudieron construir. Se nos había convocado a los ciudadanos masivamente a la participación, a compartir valores fundamentales, se iban a crear reglas claras y órganos de representación para trabajar en el diseño de planes de acción y de políticas concretas, y no se pudo ni comenzar. Fue imposible convocar a los distintos partidos a una construcción con real vocación frentista; esa decisión que sí existió en algunos de los partidos del FA-UNEN o en sus principales dirigentes, cuando uno la bajaba al distrito era inexistente y adversa en algunos sectores que sólo apostaban al mantenimiento de sus status quo. Fue imposible, se veía venir y hoy se está pagando. Y fue muy difícil construir con esas mediocridades soplando en contra todo el tiempo, pese a la voluntad coincidente de otros actores”. 

 

QP: ¿En el terreno local, cuál es la línea que baja una representante muy fuerte del espacio como lo es Margarita Stolbizer?

SY: “El discurso expresado por Stolbizer desde la creación misma de UNEN hasta ahora es coherente e irreprochable, por eso adhiero a su línea argumental y me identifica. Estoy convencida que no hay hoy un partido que, solo, pueda construir la opción en este espacio no peronista y de centro izquierda, y que esa construcción ha de ser colectiva y desde distintas identidades; y esto es lo que ella expresa más allá del momento actual de UNEN y a pesar de ese momento: no el pensar sólo en alianzas electorales circunstanciales sino en un modelo de país, y marchar hacia eso y construir en consecuencia. Aunque lleve más tiempo”.

 

QP: Usted supo ser crítica con el Frente Progresista de Morón. ¿Por que fue?

SY: “Porque entendimos que se estaba desperdiciando una oportunidad increíble, y hoy, un año y medio después, la realidad lamentablemente confirmó nuestros temores. Cuando en 2013 pasaron a ser cinco los concejales del espacio,  la sociedad nos había dado un mandato significativo en la nueva composición de ese Concejo Deliberante. Éramos los únicos en condiciones de construir una oposición distinta en Morón, ya que teníamos elementos que nos diferenciaban del resto. Muchos creímos entonces que se iba a interpretar y conformar un espacio político y un interbloque con identidad propia, ya que teníamos la entidad política y el mandato que nos habían dado los votantes como para diferenciarnos del Nuevo Encuentro, del Frente para la Victoria y del Frente Renovador, en una integración muy pareja del HCD como la que había quedado. Sin embargo no fue así, los internismos de algunos y los miedos de otros egos pudieron más, y nuestra representación colectiva se diluyó sin pena ni gloria en un Concejo ya de por sí bastante degradado por el oficialismo, a la par que se auto atentaba desde algunos sectores a la conformación de un espacio político frentista. La falta de diálogo entre las fuerzas y de articulación entre nuestros concejales, el rechazo a las colaboraciones que se les proponían, la supresión de una mesa política que desde algún sector no querían que existiera, los terminaron encerrando en sus despachos y los desdibujaron como oposición; y ese Frente Progresista, gérmen de Unen, terminó siendo un espacio cada vez más dividido y segmentado, descolorido, sin estrategia ni conducción, que desperdició el contacto con los vecinos y el tiempo que medió desde la elección de 2013 hasta acá para construir en función de los intereses de la gente y crecer en las propuestas y en la consistencia política. Fue un desperdicio, muchos creemos que la sociedad de Morón esperaba más de nosotros como espacio político. Dos ejemplos: de lo que fueron nuestras propuestas de campaña 2013 a los moronenses, ninguna fue impulsada por los bloques; eso fue una real desilusión. Y por otra parte una de las pocas cosas que pudieron hacer juntos los concejales fue votar en contra el presupuesto; un NO, un no hacer, una votación reactiva,  aunque me pese reconocerlo, es una actuación muy pobre legislativamente para un espacio que pretendía tener protagonismo político. Salvo que no quieras tenerlo. Nadie puede vanagloriarse de eso como una actividad conjunta del espacio.  Mucho más, como agregado, cuando cualquiera que haya tenido ocasión y experiencia de gobierno, y comparta las reglas de la vida democrática, sabe que los presupuestos  (salvo que haya graves fallas técnicas o jurídicas) se votan siempre afirmativamente porque son la herramienta de gobierno de quien ganó la elección para gobernar. La voluntad popular los eligió para que gobiernen, pues bien, demosle las herramientas para que lo hagan y después controlémoslos que es nuestra función. Por estas cosas, entre otras, fui crítica en su momento y advertí que si se persistía en ciertas actitudes iba a pasar lo que finalmente pasó. Y eso no es bueno, ni para los votantes ni para quienes desde sectores partidarios o no partidarios (como en mi caso) nos sentimos convocados por la creación de ese Frente creyendo que era el lugar indicado para construir una propuesta y que podíamos aportar desde lo individual y colectivo. Afortunadamente hay mucha gente en el espacio que tiene esta misma mirada y que ve la construcción frentista de la misma manera. Este proceso nos ha enseñado bastante”.

 

QP: Por haber sido secretaria de gobierno en la primera gestión de Sabbatella, ¿cómo analiza los años siguientes del Sabbatellismo donde usted ya no participo del mismo?Stolbizer (Copy)

SY: “Como una gestión que rifó aquello que la distinguía del resto.  En lo que tiene que ver exclusivamente con la gestión municipal, en los primeros años de la gestión, en pleno post Rousselotismo y primeros años de la Alianza, la gestión que desarrollamos en el Municipio de Morón superaba ampliamente la media de cualquier municipio del conurbano. Y no sólo en transparencia y honestidad sino en la implementación de herramientas de gestión novedosas, ágiles y 100% eficaces al servicio del vecino. Desde hace ya muchos años, los servicios y la gestión en Morón descendieron a un nivel notablemente inferior. Esto pasó por varios motivos. En primer lugar perdieron de vista el objetivo fundamental de la política, que es mejorar la vida de la gente en sus condiciones de vida. Cualquier vecino pudo apreciar sin mucha ciencia cómo cayeron los servicios más elementales en los últimos años, nos lo dice la gente todo el tiempo, y lo transmitió en el voto en la última elección. Luego han desequilibrado la distribución de los recursos. Avergüenza ver los millones destinados a publicidad en medios nacionales, como si Morón fuera un municipio turístico, cuando lo que se está haciendo es publicidad encubierta de los políticos del Nuevo Encuentro, al lado de las necesidades que tenemos. También han vuelto muy oscuro el manejo de ciertas áreas técnicas como las de obras y habilitaciones; no hay normas claras ni unificadas y eso conspira contra la proclamada transparencia. En el aspecto político, este gobierno local ha traicionado el origen de sus votos y la gente los ha castigado en las elecciones. Del comienzo de la Alianza y del Sabbatellismo donde constituíamos algo nuevo en la política, se han convertido en uno de los principales soportes de un gobierno probadamente corrupto como el que tenemos hoy”.