SOBRE LA DEUDA EXTERNA Y OTRAS YERBAS

SOBRE LA DEUDA EXTERNA Y OTRAS YERBAS

 

Por Lic. Jorge Amaya

 amaya-fot

Supongamos, por un instante, que a usted le dan un préstamo por, digamos 500 millones de dólares. Sí, solo supongamos. Ese dinero se lo prestan porque usted tiene como garantía (siempre hace falta un garante) al Gobierno Nacional, por ejemplo, que no es poca cosa. Pero usted decide no pagar las cuotas alegando cualquier motivo o en el más absoluto silencio, no importa. Luego de un tiempo asume como presidente del Banco Central de la República Argentina un señor que, al observar que el país está faltando a los pagos de sus compromisos, decide estatizar la deuda de los privados y hacerse cargo de los pagos al exterior. Aunque no lo crea, usted se quedó con los 500 millones y no pagó un peso, lo pagará el Estado, es decir, todos nosotros. ¡Negocio redondo! Ahora usted es millonario, lo felicito.

Usted dirá que esto no puede ser, que sale de la mente afiebrada de un escritor de mala muerte, que Argentina es un país serio, que existen leyes, que blablabla…

 

LA-JURA-DE-LA-JUNTA-MILITAR-DE-MASSERA-VIDELA-Y-AGOSTI-960x460

 

Bueno, aunque usted no lo crea, lo que acabo de describirle pasó en nuestra historia, no una, sino muchas veces.

Durante la dictadura militar que gobernó el país entre marzo de 1976 y diciembre de 1983, Argentina se endeudó fuertemente con el exterior. No sólo el gobierno nacional, sino los gobiernos provinciales, los organismos del Estado, y muchas empresas privadas.

 

descarga (1)

 

Un día llegó a la presidencia del Banco Central de la República Argentina, un señor llamado Domingo Felipe Cavallo que, al ver que muchas empresas se encontraban en mora con los acreedores externos, decidió que el Estado Nacional se hiciese cargo de esas deudas porque ‘los países honorables honran sus deudas’. Esto sucedió en septiembre del año 1982 y, al día de hoy, no ha habido ningún tipo de condena para los responsables, llámense funcionarios o empresarios.

Por otra parte, tenemos que saber, que estamos en nuestros días, siendo mudos testigos del más feroz endeudamiento externo del que se tenga memoria y registros. El gobierno de Mauricio Macri se está ocupando de quebrantar la economía argentina por muchos y muy largos años. No resulta difícil poder comprobar cómo ingresan al país miles de millones de dólares del Fondo Monetario Internacional y, a la vez, se fugan hacia el exterior cantidades parecidas.

 

mauri

 

Pero, ¿quiénes son los que se benefician con esta orgía de dólares?, ¿usted?, ¿yo? No, nada de eso. Supongo yo, que empresas multinacionales, bancos poderosos, empresarios cercanos al gobierno, y otros. A nosotros nos quedan las deudas eternas.

Sinceramente, espero, que pronto se haga público cuáles son las entidades o quiénes son las personas poseedoras de bonos públicos. Al día de hoy, sólo en LELIQS, hay 1,2 billones de pesos, es decir, más de un millón de millones que deberíamos pagar usted y yo y nuestros hijos. Con estos acreedores también deberá negociar el próximo gobierno.

 

images

 

Por otra parte, estoy convencido, que es necesario recordar cuáles fueron las empresas que se beneficiaron con la toma de deuda externa que pagamos nosotros, el pueblo argentino. Y tener en cuenta, también, que SIDECO ARGENTINA  y SEVEL, que eran en esos momento (¿y son?) empresas del grupo Macri se endeudaron en 61 y 124 millones de dólares respectivamente (póngale solo un 5 % de interés desde 1982 a la actualidad). Todos estos datos están en la investigación de Alejandro Olmos y en la causa llevada adelante por el juez Jorge Ballesteros donde se probó la existencia de 417 delitos económicos.

Reafirmo que esta deuda, aunque usted no lo crea, la paga usted y su familia cada vez que va a comprar algo al supermercado.

Y, como me gusta decir: Dejemos, entonces, libres nuestras cabezas.