CENTROS COMERCIALES: LAS MISERIAS DE LA PANDEMIA

CENTROS COMERCIALES: LAS MISERIAS DE LA PANDEMIA

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Los centros comerciales del distrito están sufriendo una muy complicada situación debido a la cuarentena. Más de 100 días sin poder abrir y, con costos altísimos, se hace muy complicado seguir esperando. A esta situación se agrega la inoperancia o la falta de buena voluntad o la solidaridad de las autoridades municipales que, en lugar de tratar de ayudar, ponen enormes piedras en el camino para que algunos vivos “recauden para sí o para la Municipalidad Paralela”.

 

64108_san-justo

 

Fuentes oficiosas nos comentaron que, en San Justo, “el 40% (o más) de los comercios no abrirán sus puertas cuando termine la cuarentena el próximo 17 de julio y ni hablar si la misma se extiende”.

A simple vista se ven que varios comercios han cerrado definitivamente pero no solo en las arterias principales, en las calles adyacentes el índice de cierres es mayor.

Los puestos de trabajo perdidos se calcula (muy por lo bajo) cerca de 3500 a 5000 y nadie dice nada ni se acerca a tratar de dar una mano para revertir esta situación. Ni el gobierno (en el orden nacional, provincial y, ni hablar, del municipal) han ideado alguna forma para que los comercios de La Matanza puedan trabajar pero la presión tributaria sigue firme.

 

comerciantes-de-ramos-mejia-piden-trabajar-3

 

Los servicios (agua, teléfono, energía eléctrica, etc.) están facturando cómo si los comercios estuvieran abiertos y, si no se paga, cortan directamente el servicio. No hay posibilidad de negociar nada.

Estamos peor que en el 2001 porque en plena crisis podíamos abrir y algo se vendía, con eso podíamos salvar la ropa y pagar los gastos. Ahora no solo no vendemos (porque estamos cerrados) sino que nos estamos llenando de deudas” nos explicó un comerciante de la peatonal de San Justo y agregó que “No tenemos chances de resistir, dejamos de ganar, utilizamos nuestros ahorros para pagar sueldos y gastos; vendimos nuestros vehículos particulares para seguir tratando de aguantar pero ya no podemos aguantar, no tenemos más recursos para seguir tratando de estar a flote. Estamos endeudados y no tenemos resto”.

 

92177_92177-ed-

 

En el centro comercial de Ramos Mejía las cosas no están mejor y algunos comerciantes de esa localidad nos dijeron que “No estamos en contra de la cuarentena solo pedimos poder trabajar. Presentamos los protocolos que nos pidieron desde el municipio pero no hubo ninguna respuesta. Queremos abrir nuestros comercios y hacerlo con las medidas de bioseguridad para protegernos todos: lo clientes, los empleados y los comerciantes; pero no hay caso, no hay ninguna respuesta desde el municipio”.

 

fotoefectos.com__final_5217192066311328625_

 

Los impuestos municipales y provinciales siguen llegando, nos pasan por debajo de las cortinas porque los comercios están cerrados, ¿cómo vamos a pagar impuestos sino tenemos ventas? No hay criterios claros, mientras nosotros nos fundimos nuestros Intendente, en lugar de ocuparse de los que pagamos impuestos, lo vemos muy orondo saliendo por televisión hablando de esto u aquellos. Vemos carteles publicitando su gestión, vemos spot publicitarios, lo vemos en todos los diarios y los canales de televisión pero no aparece por San Justo ni Ramos Mejía para dar la cara o para explicar por qué no podemos trabajar ni podemos utilizar el Take Away que nos permita vender algo” dijo, muy enojado, un comerciante de San Justo.

 

Captura

 

La bronca es mucha y la presión sigue en aumento.

Nosotros no queremos planes sociales ni subsidios solo pedimos que nos dejen trabajar y lo podemos hacer en forma segura porque presentamos los protocolos que nos pidieron y, ni siquiera nos respondieron. Parece que para el municipio no existimos, nos dan bola cuando nos aumentan los impuestos, cuando te mandan las boletas de seguridad e higiene o de publicidad. Para el municipio existimos para pagar solamente y no tenemos ni seguridad, ni limpieza urbana; no tenemos servicios del municipio” comentó ofuscada una comerciante de San Justo y agregó que “Necesitamos trabajar pero no para irnos de vacaciones tenemos importantes deudas que pagar, tenemos que pagar sueldos, tenemos que pagar los impuestos (porque a pesar de que el estado no nos permite abrir nuestros comercios, las boletas de impuesto siguen llegando), tenemos que pagar alquileres y servicios. Esta situación no da para más”.

 

EbLyut0XgAANdaI

 

En Gregorio de Laferrere la cosa es diferente porque siempre hay gente. Los comerciantes pagan y untan a “la cana para poder abrir; están cobrando mil o dos mil pesos por día y se puede abrir y algo vendemos. Por acá siempre hay gente, no nos queda otra que pagar y tratar de salvar la ropa” y explica que “Siempre hay gente andando por Lafe, sino toman colectivos vienen en los remis trucho”.

Otras de las reiteradas quejas que hemos escuchado es la venta de ropa en las grandes cadenas de supermercados cuando, a los comercios del rubro, no se les permite abrir por no ser comercios esenciales.

 

ALQUILERES: UN TEMA MÁS QUE ESPINOSO

 

Uno de los temas más complicados que están enfrentando los comerciantes de diferentes localidades, es la cuestión del alquiler de los locales.

 

unnamed

 

Hay dueños y dueños y hay inmobiliarias e inmobiliarias” trataba de explicar un comerciante sanjústense y señalaba que “Algunos entienden y no nos apuran. Si bien las deudas se acumulan nos dicen que después de la cuarentena hablamos pero hay otros que son muy turros, por no decir otra cosa. Le hacen la vida imposible a sus inquilinos si no pagan, amenazan (y en algunos casos lo han hecho) con intimar a los garantes de los contratos. Más de uno ha pedido el local porque prefiere tenerlo cerrado”.

No queremos hablar de teorías conspirativas pero hay actitudes que siembran dudas. Para ilustrar esto recogimos el desafío de un comerciante sanjústense y llamamos a la inmobiliaria Barrio Olivares para preguntar por las condiciones de un local sobre la calle Arieta y, las mismas, nos dejaron mudos.

 

Sin título

 

Hablamos con una persona que se identificó como Fernando Somosierra y ante la consulta sobre las condiciones para alquilar un local comercial en la calle Arieta y, en resumen, nos dijo que “El valor del alquiler es de 150 mil pesos mensuales y la llave es de 50 mil dólares”.

Consultamos con otras inmobiliarias y comentamos lo descripto anteriormente y nos contestaron que “Es algo un poco fuera de la realidad, la cuarentena va a cambiar, casi totalmente, el rostro de los comercios de San Justo y estás actitudes no ayudan mucho”.

El dueño de varios locales sobre la calle Arieta y que gestiona él mismo dichos locales, nos comentó que “Hay algunos que quieren darle una nueva configuración al centro comercial de San Justo; quieren hacer algo más grande, con locales más importantes; es como si quisieran levantar el nivel del centro comercial”.

 

San-justo-324x160

 

Un comerciante fue un poco más allá y apuntó directamente al poder político al decir que “Acá los poderosos se quieren adueñar del centro comercial de San Justo. Hay inmobiliarias como J.P. Stella o Germano que están representando a varios políticos matanceros y les gestionan las propiedades que estos han comprado. Piden condiciones descabelladas y es como si estuvieran eligiendo a los comerciantes que quieren”.

 

3E55ED00-C171-11EA-894F-0A2B3FE128CD

 

Intentamos comunicarnos con las inmobiliarias mencionadas pero no quisieron hablar con la prensa.

 

ma_1.jpeg_423682103

 

A mi entender no estaría muy errados los dichos del comerciante que mencionamos párrafos arriba porque en notas anteriores comentamos que “algunos importantes políticos matanceros (por no decir el más importante) habrían invertido sus dineros en la construcción de edificios y locales comerciales en el centro de San Justo y que estás inmobiliarias mencionadas, estarían administrando estás propiedades”.

 

09BBCF1C-9AAD-460C-AE99-7EF68A003713

 

No es casual que, en un municipio donde para construir una pared hay que hacer innumerables trámites y, los mismos, terminan en el escritorio de José Lino Dattoli, Coord. General de Arquitectura (leg. 22473) y es el “Gran Recaudador de la municipalidad paralela”.

 

1FF23E14-291B-428D-98FB-B2313D1C988D

 

Nos llamó poderosamente la atención que las inmobiliarias mencionadas administren edificios nuevos cuando, los demás, no podemos clavar un solo clavo. Entre ellos administran más de una docena de edificios nuevos y locales comerciales en el centro de San Justo. Varios comentaron que esos edificios son de importantes políticos y funcionarios municipales matanceros, dieron algunos nombres pero no tenemos la constancia de esto para denunciarlos penalmente

descarga

 

nos explicó un importante abogado y, a su vez, propietario de varios locales comerciales de San Justo y añadió que “nadie puede construir nada nuevo y, también, no nos autorizan a reciclar propiedades. Joselino nos aprieta  y quiere la suya y como no pagamos no podemos construir nada. Por eso llama poderosamente la atención que hayan tantas propiedades nuevas y, las mismas, las gestionen solamente dos inmobiliarias”.

 

SI DE ENTIDADES E INSTITUCIONES HABLAMOS…

 

Realmente nos sentimos abandonados por la Intendencia matancera. Fernando Espinoza nos defraudó en esta crisis que está afectando a todos” sostuvo un comerciante matancero y aseguró que “Los impuestos municipales siguen llegando y no nos dejan abrir los locales para poder trabajar; es una incongruencia total porque quieren recaudar pero no nos permiten trabajar”.

 

106506715_686609801904573_6639527052616092408_o

 

Al ser consultado sobre el tema de las entidades que representan a los comerciantes de distintas localidades, nos aseguró que “De esos preferimos ni hablar, se vendieron barato a los políticos matanceros; no movieron un dedo para ayudar a los comerciantes del distrito. Cuidaron solamente la suya y se olvidaron del resto” y afirmó que “Los del Centro de Comerciantes de San Justo se hacen los solidarios pero de nosotros se olvidaron por completo. Ellos fueron a donar sangre (que nos parece perfecto y es imitable) pero no hicieron, ni hacen, ni van hacer algo por el comerciante de San Justo. Son 14 y la mayoría de ellos están entongados con el municipio, son amigotes de Fernando y otros funcionarios municipales.

106937088_264611008203585_1515384110014251665_n

 

Ellos son los amigos del poder y pueden tener sus comercios abiertos como Mener’s, Cipriano o el Golazo que no son rubros esenciales pero igual tienen sus locales abiertos. A ellos no los clausuran ni le cierran ni le hacen multas”.

Sobre la situación en Ramos Mejía, sostuvo que “En Ramos nombras a Gilges y te quieren romper la cara. No hizo nada para ayudar a los comerciantes ramenses”.