SIMPLEMENTE: ¡!!GRACIAS PADRE BACHI¡¡¡

SIMPLEMENTE: ¡!!GRACIAS PADRE BACHI¡¡¡

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

La Matanza está de luto porque, con la partida del Padre Basilicio “Bachi” Brítez, nos quedamos sin uno de los hombres que más hizo por los pobres en nuestro distrito. Tanto hizo que construyó no solo una ciudad donde había una villa sino que convirtió a los villeros en una comunidad.

 

118766549_2687730531466915_4536524646349841873_o

 

A partir del año 2000 a instancia, del entonces Intendente municipal, Dr. Alberto Balestrini y con Juan Enriquez como ladero, el Padre Bachi se puso a trabajar en la tarea de transformar la realidad de Villa Palito.

 

118031638_2685060548400580_5921144258294065771_o

 

Hoy Villa Palito está urbanizada; sus casas son de material, hay calles de asfalto, luminarias, cloacas, agua corriente; es decir, le dieron otra realidad a los vecinos de esa comunidad.

Conformar la comunidad de Villa Palito fue una tarea de hormiga porque se tuvo que hacer vecino por vecino, se tuvo que hablar y convencer a cada uno que era posible urbanizar una villa pero para poder urbanizar había que cambiar, había que comprometerse, había que trabajar todos juntos para transformar la realidad que vivían.

Hoy la urbanización de Villa Palito es un enorme ejemplo para todas las villas matanceras, es una experiencia que se puede replicar en todo el conurbano bonaerense y, porque no, en todo el país. El trabajo realizado lo han venido a visitar de muchas universidades del país y del extranjero para visualizar que fue “algo hecho por la gente que decidió cambiar”.

La visión política y el compromiso del Dr. Balestrini posibilitaron comenzar el proyecto pero, la enorme transformación de Villa Palito, no se hizo desde la política sino que se realizó desde una comunidad organizada y comprometida.

 

118770178_2687730584800243_2679518218274900955_o

 

 

Juan Enriquez, ladero y amigo del Padre Bachi, habló con nuestro medio del “Cura Villero” en la nota que le hicimos, titulada “TODA LA COMUNIDAD ESTA ESPERANDO AL PADRE ‘BACHI’ PARA QUE NOS SIGA GUIANDO” (https://semanarioquintopoder.com/?p=28220).

Enriquez, ante la noticia del fallecimiento del Padre Bachi, expresó que “Se nos fue nuestro hermanito, el que nos ponía el hombro para llorar, el oído para escucharnos y principalmente el corazón para comprendernos. Todo un pueblo te llora. Hablamos hasta el último día, en Villa Palito tenemos tu legado, llegaste a todos los lugares y objetivos que te propusiste, ya te estamos echando de menos hermanito. Hoy estoy seguro que estás en el lugar más confortable junto a Dios. No me va alcanzar la vida para contar todo lo que me enseñaste. ¡No te fuiste estás en mi corazón HERMANITO MÍO¡

 

118765103_2687730474800254_6197498627381770869_o

 

 

La noticia del fallecimiento del Padre Bachi conmocionó a todos y desde todos los sectores políticos expresaron su dolor por la partida del “Cura Villero”. Una de las voces que se escuchó fue la del Papa Francisco que, desde el Vaticano, señaló que “Querido hermano, en este momento de dolor y de tristeza de nuestro pueblo de Dios que vive en los barrios y en las villas del Gran Buenos Aires quiero acercar mi cercanía y mi oración”, aportó Francisco, quién envió su bendición a todo su pueblo: “Que Jesús los bendiga y la Virgen santa los cuide. Fraternalmente, Francisco

 

PADRE BACHI: UN CORAZÓN SEDUCIDO POR SU PUEBLO

 

Párroco de la comunidad de San Roque González y compañeros mártires, el padre Basilicio “Bachi” Brítez trabajó durante 20 años por los más pobres y descartados en las periferias de Buenos Aires. Falleció el 29 de agosto a causa del COVID-19 luego de 3 meses de internación.

Ciudad del Vaticano

El padre Basilicio Brítez, más conocido como el padre Bachi, murió el pasado 29 de agosto, luego de 3 meses de internación en la Clínica San Camilo, a causa del COVID-19. Fue durante 20 años párroco de la comunidad de San Roque González y compañeros mártires en el barrio Almafuerte, más conocido como Villa Palito en la diócesis de San Justo en Argentina, el mismo lugar que vio crecer a Bachi.

 

118280759_3347915225433946_6456360071793021798_n

 

Nacido en Villa Rica (Paraguay) en 1968, se trasladó a la Argentina en 1971 junto a sus padres. Recién llegados al país, vivió en una villa de emergencia cerca de las barrancas de Belgrano en la ciudad de Buenos Aires. Su padre era zapatero y su madre empleada doméstica.

Durante la última dictadura militar argentina, la villa en la que vivía Bachi y su familia fue erradicada, y tuvieron que trasladarse al barrio Almafuerte, en el partido de la Matanza, en las periferias de la ciudad de Buenos Aires.

Fue ordenado sacerdote en el 1997, y dos años después el padre Bachi fue nombrado párroco de la Iglesia de Villa Palito, su barrio, a la que dedicó su ministerio durante 20 años. Allí trabajó por la urbanización del barrio y estableció el Hogar de Cristo, institución de la Iglesia argentina para la recuperación de adicciones de los jóvenes más vulnerables. Formó parte del Equipo de Sacerdotes de Villas de Buenos Aires y fue miembro de la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, de la Conferencia Episcopal Argentina.

 

unnamed

 

“Bachi es un hombre de Iglesia. Se metió el barrio en el corazón y desde el corazón metió al barrio en el corazón de la Iglesia” dijo Monseñor Eduardo García, obispo de la diócesis de San Justo, en la misa celebrada vía streaming por su fallecimiento.

Bachi dejó que este amor de Dios se hiciera vida y carne en su corazón, en sus gestos. En una lección de vida en la cual estaba en el centro estaba Dios que lo sedujo para servir a su pueblo, porque también el corazón de Bachi estaba seducido por su pueblo. Ese pueblo al que él pertenecía, al que él amó siempre, ese pueblo al que le consagró la vida.”

 

unnamed (1)

 

El padre José María “Pepe” Di Paola, miembro del Equipo de Sacerdotes de Villas de Buenos Aires, durante la Misa en recuerdo del padre Bachi expresó: “Recuerdo, hace muchos años, antes que se iniciara el Hogar de Cristo, haberlo visitado en Palito. Yo estaba en la Villa 21 y vi cómo estábamos trabajando en sintonía. Y cómo caminando por las calles de Palito lo iban a abrazar, a saludar, a pedir cosas y él respondía con una tranquilidad y una paz que le eran muy propias. Esa imagen me quedó para siempre. Después, cuando lo fui conociendo más, pude ver grandes cosas: su riqueza espiritual, la paz que transmitía a todos incluso en momentos difíciles”.

 

Papa-Bachi

 

En una carta dirigida a Monseñor Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires y Vicario para las villas de emergencia, Papa Francisco expresó su cercanía y oración “en este momento de dolor y tristeza de todo el pueblo de Dios que vive en los barrios y en las villas del Gran Buenos Aires”, por la muerte del padre Bachi (https://www.vaticannews.va/es/iglesia/news/2020-09/padre-bachi-un-corazon-seducido-por-su-pueblo.html)

 

FERNANDO ESPINOZA DECRETÓ TRES DÍAS DE DUELO EN LA MATANZA POR LA MUERTE DEL PADRE BACHI

 

(Gacetilla de prensa – Información Nº 248)

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, decretó tres días de duelo municipal por el fallecimiento del sacerdote Basilicio Brítez, conocido por todo el pueblo matancero como “el padre Bachi”, quien luchó durante dos meses en contra de la infección por el Covid-19 que contrajo cumpliendo su apostolado al servicio de los más necesitados en la parroquia San Roque González y Compañeros Mártires del barrio Almafuerte, ex Villa Palito. Bachi fue el cura del mismo barrio en el que vivió desde los 10 años de edad.

 

1d154581-e8e1-465f-8fda-bf8a87ad96b7

 

El cielo de la Matanza llora la partida física de nuestro querido Padre Bachi, que ha sido durante toda su vida ejemplo de amor, pasión, entrega, fe, fuerza y solidaridad y que ahora descansa en la paz del Señor. Nuestro amado padre Bachi nos deja el ejemplo de la auténtica caridad cristiana, esa que lo hizo amar al prójimo incluso sobre sí mismo, y la demostración de cómo se lucha para que todas y todos tengan igualdad de oportunidades y justicia social. Fue ejemplo de entrega por el otro en toda La Matanza”, señaló el Intendente con reconocible emoción.

El decreto firmado por Fernando Espinoza destaca que “con motivo del lamentable fallecimiento de nuestro querido padre Bachi se declara Duelo en todo el distrito de La Matanza por el término de tres (3) días a partir de hoy, debiendo permanecer las banderas nacional, provincial y municipal a media asta en los edificios públicos por el mismo lapso”. Asimismo, invitó a todo el personal municipal a asistir en forma virtual a los servicios religiosos que se brindarán en memoria del padre Bachi, quien siempre realizó su trabajo en estrecha colaboración con el Municipio.

Bachi eligió ser el párroco de Villa Palito, donde vivió desde sus diez años, luego de que familia fuera expulsada de una villa de la Capital Federal en tiempos de la dictadura. Trabajó siempre por los más vulnerables con un compromiso inagotable, que fue el don que Dios le dio. Todo su camino vocacional fue en nuestro Municipio. Solía decir que la opción siempre va a ser por los pobres. Por eso, su obra y su legado serán eternos”, recordó el Intendente.

 

8ba1ebcc-3fc5-4354-8fed-0f0fe00258b4

 

Fernando Espinoza dedicó un mensaje final a quien fuera también su amigo: “Querido Bachi, vas a vivir siempre en el corazón de tu pueblo porque los grandes como vos nunca se van, siempre están. Abrazo grande querido gordo, hasta siempre y muchas gracias por todo”.