FERNANDO: EL RASPOSO

FERNANDO: EL RASPOSO

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Rasposo: Áspero al tacto o al paladar / Adj. de trato desapacible.

 

ACLARACIÓN IMPORTANTE

 DESLEALES

Antes de entrar de lleno a la nota que nos ocupa hoy me gustaría hacer algunas importantes aclaraciones dado que, por lo visto, muchos lectores no han leído íntegramente la nota que publicamos la semana pasada donde comentaba una situación previa a una reunión (INCOMPETENTES Y DESLEALEShttps://semanarioquintopoder.com/?p=28977) mantenida con el Intendente de La Matanza, Fernando Espinoza.

Parece ser que algunos importantes funcionarios municipales y legisladores nacionales y locales han hecho una lectura errónea de dichas reuniones y han salido, casi en tropel, a divulgar fantasiosas elucubraciones sobre el resultado de dichos encuentros.

62F82792-A3CC-4EA8-A7D5-1DEC89F99587

Para comenzar quiero aclarar que ninguna de las reuniones mantenidas con Espinoza (fueron varias) fueron solicitadas por mi sino, todo lo contrario, fue Espinoza quién me convocó a dichos encuentros.

El motivo de esas charlas fueron de carácter privado y divulgar lo qué hablamos no viene al caso.

Varios importantes funcionarios municipales han salido a difundir un mensaje erróneo donde hablan de que “Puebla arregló”. En primera instancia si arreglé o no es algo mío y, en segunda instancia, no arregle nada porque no tengo habilidades técnicas para arreglar nada; soy tan inútil que, para cambiar el cuerito de una canilla, debo llamar a un plomero.

Algunos han dejado trascender que hubo un pacto o un arreglo económico entre Espinoza (o el municipio) y yo (o el medio que dirijo); eso no existió ni creo que se dé en un futuro ni próximo ni lejano por el simple hecho que Espinoza y yo no coincidimos en la apreciación del concepto de “libertad de prensa” ni, como decía Arturo Jauretche, tampoco concordamos en la apreciación de la frase “Libertad de empresa”.

DD241564-0684-4754-B32C-CE716247E7E2

Una legisladora nacional matancera (que en varias oportunidades salió en nuestro medio y que, más de una vez, nos hizo pasar vergüenza ajena por su actuación en la cámara baja) salió a decir, muy suelta de cuerpo, que “Puebla vino a pedir plata”. Sería interesante que Fernando Espinoza le aclare que nunca fui a reunirme con él de motus propio y que, en nuestras charlas, nunca le hablé de plata sino todo lo contrario, fue él quien habló de dinero.

FF2ABDB8-ED2B-11EA-92E7-02C78CA1907F

Hechas estas oportunas aclaraciones creo que estamos en condiciones de hablar de FERNANDO. EL RASPOSO.

 

UN AÑO OLVIDABLE

 

Hoy hace un año que reasumió la Intendencia matancera Fernando Espinoza, luego de un paréntesis de 4 años que nos dio la actual Vicegobernadora, Verónica Magario.

Fue un año muy complicado marcado por la pandemia del Covid-19 y el desbarahuste económico y social que trajo aparejado. Según los datos oficiales del municipio (sin confirmación y que nunca serán confirmados) en La Matanza el virus no arrasó como se esperaba y, Espinoza, cree que hizo todo bien cuando, en realidad, las cosas no son tan así.

SANY0001

Los vecinos matanceros han tenido que enfrentar varias pandemias; más allá del virus del Covid-19, padecimos la pandemia de la inseguridad que deja, día tras día, muchas víctimas y muertos. Todos los días La Matanza es noticia, en los medios de difusión nacionales, por la brutalidad de los delitos que se cometen: asaltos, entraderas, robo y golpizas a jubilados, robo de automotores, etc. Ante esto ni el municipio ni la provincia logran implementar un Plan Estratégico de Seguridad para frenar esta ola de inseguridad que azota a todo el distrito. Se han hecho muchos anuncios, muchos spot televisivos, se armaron foros y consejos de seguridad pero nada se concreta.

SANY0003

La ciudad cabecera del distrito aparece plagada de policías y en las puertas del Palacio Municipal, se arman cordones de seguridad ante cada manifestación que macha a protestar a San Justo. Entre 50 y 100 efectivo policiales custodian el Palacio Municipal pero si uno camina hacia las calles laterales no ve un policía ni de casualidad y, en los barrios matanceros, las cosas están mucho peor.

La Matanza sufre una verdadera crisis social que, el municipio, a gatas pudo contener. Los militantes políticos, los trabajadores municipales y la militancia social han hecho más por los vecinos del distrito que los organismos oficiales encargados de hacerlo.

seguridad 2 - copia

Dos mil millones de pesos gastó, según aseguran fuentes oficiales, el municipio durante este año por la pandemia pero, a su vez, se gastaron dos mil quinientos millones en anuncios, notas, reportajes, etc. Todo emitido por una red de canales de televisión, periódicos de primera línea (como Clarín, La Nación; en fin, la corpo, como le decían), radios y redes sociales.

Hace un año que Fernando Espinoza está en campaña y eso se nota. Su campaña no se basa en mostrar una buena gestión municipal sino en su figura, en sus dichos y en sus apariciones televisivas o radiales.

magario6

La Matanza sufre incontables penurias y Fernando Espinoza sonríe desde las cámaras de TV. El municipio paga sueldos de hambre a sus trabajadores y Fernando Espinoza sonríe y dice todo lo contrario desde los diarios más importantes del país. Gasta fortunas en mantener un cerco de silencio sobre lo que pasa en el distrito y, lo que trasciende, se silencia rápidamente.

145129463201628

Nuestro distrito tiene ahorrados más de 15 mil millones de pesos en el Banco Provincia (en realidad nadie sabe la cifra exacta ni en qué cuenta está depositado en dinero). Tiene recursos para pagar varios años de sueldo a los trabajadores municipales del distrito pero no los utiliza o los utiliza para otra cosa. Tenemos un municipio rico lleno de pobres, tenemos (según dicen) un Intendente rico en medio de tanta pobreza. Tenemos un municipio rico que no funciona.

¿Dónde está la plata? Porque en la gestión de gobierno no se la ve. A modo de ejemplo les cuento que los trabajadores municipales que participan del Plan Detectar (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Territorio Argentino). Cada uno de ellos deben llenar una planilla con los datos de las personas que van atendiendo. Teóricamente y es lo que se espera, dicha planilla en blanco debe ser entregada a cada uno antes de empezar el operativo pero no hay formularios para todos y, en la mayoría de los casos, los trabajadores municipales para salir con el operativo debe fotocopiar dicha planilla y pagarla de su bolsillo.

xdsa-Copy

Cosas así son habituales en la administración municipal matancera y, lamentablemente, también es habitual ver como los recursos municipales se volatilizan de la noche a la mañana. Insumos que se encargaron, se pagaron y que nunca llegan al destino esperado. Maquinarias municipales trabajando en otros distrito (MARTICORENA & CÍA: ALQUILANDO EL TRACTORCITO SE HACE UNOS PESITOShttps://semanarioquintopoder.com/?p=16623 y otras notas de igual tenor) que hemos denunciado anteriormente pero sigue sucediendo.

Sin título

La corrupción es una constante en la administración municipal y ni Fernando Espinoza, ni Verónica Magario y, menos, el actual Fernando Espinoza no hacen nada al respecto. Tanto con Magario como con Espinoza lo he hablado personalmente el tema y nunca se hicieron cargo, nunca hicieron algo para parar la mano. Algunas veces defienden lo indefendible.

Sin título1

No hace mucho le comenté al actual Intendente un caso en particular y me negó totalmente la posibilidad que eso ocurra, cuando el damnificado todavía trataba de salvar de la ruina su negocio gracias  al esmerado esfuerzo de algunos funcionario municipales y empleados de la “Privada del Intendente” (estos no son trabajadores municipales ni funcionarios municipales).

79676973_2596703383752920_2734933039770501120_o

El caso es el siguiente: un empresario matancero, a instancias de un amigo, participa de una licitación y, gracias a los buenos oficios de su amigo (no sé si me explico), gana dicha licitación. Entrega el producto requerido y empieza el largo peregrinar para poder cobrar. Por H o por B el pago nunca estaba y ante el atraso de muchos meses otro amigo le sugiere hablar con el Jefe de Gabinete municipal. Obviamente no pudo hablar con Lentini pero si fue abordado por un empleado de dicha área quién le explico que debía dejar el 15% para que el expediente siguiese su curso. El empresario, puesto entre la espada y la pared, accedió y el expediente llegó a la Secretaría Privada del Intendente. Una vez allí sus esperanzas de un pronto pago se diluyeron como helado al sol y luego de varios meses una empleada de dicha oficina (que responde a una legisladora nacional que antes desempeñaba sus funciones en ese lugar) le hace saber que debe dejar otros 15% para que salga el tan esperado cheque y lo debía hacer pronto porque si no el expediente volvía a foja cero. Si bien el empresario tiene un buen pasar, su billetera no es tan grande. En un par de días pudo juntar el dinero (vendiendo algunas pertenencias) y pagar lo que le reclamaban.

SCAN_20150314_204407765-Copy-Copy

Obviamente finalmente recibió el pago tan esperado y, se encontró que, entre la inflación y los peajes, había perdido el 75% del material entregado al municipio. Hoy, en plena pandemia, el empresario mencionado está al borde del cierre de su empresa con la posibilidad de dejar sin trabajo a más de 30 personas.

Sin título2

Estas situaciones son una constante, no son hechos aislados y las principales autoridades municipales están al tanto de esto pero se hacen los distraídos. Los damnificados de estas prácticas corruptas no suelen hacer las denuncias judiciales correspondientes porque saben que la justicia tiene un precio y, ese precio, lo pone el poder político local.