PRO…PERO… ¿Y EL ISMO?

PRO…PERO… ¿Y EL ISMO?

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Credibilidad es un concepto que las personas utilizan para decidir si creen o no, ya que es una de las informaciones de la que no son testigos directos. En su aplicación intervienen componentes objetivos y subjetivos ya que se conceden a las fuentes, canales o plataformas de difusión de información. La credibilidad se compone de dos dimensiones principales: confianza y grado de conocimiento donde ambas poseen componentes objetivos y subjetivos. Es decir, la capacidad de generar confianza es un juicio de valor que emite el receptor basado en factores subjetivos como las afinidades éticas, ideológicas o estéticas.

 

El grado de conocimiento puede ser percibido en forma subjetiva aunque también incluye características objetivas relativas a indicadores indirectos sobre los conocimientos expertos de la fuente (por ejemplo acreditaciones académicas o profesionales, prestigio, trayectoria) o del rigor del mensaje (calidad de la información, exhaustividad, referenciación). Otras dimensiones secundarias son el dinamismo o carisma de la fuente y la atracción física que genera en medios de comunicación que transmiten la imagen del emisor.

El ejercicio de la política requiere una serie de actitudes para poderla desempeñar. La credibilidad es una de las más importantes porque la política es abiertamente pública. Las virtudes que son necesarias para la política como la coherencia o la comunicación, así como la parte ética que se exige como la integridad y la honorabilidad, conjugadas constituyen la credibilidad. Esta es por tanto el conjunto de valores, posiciones y trayectoria de un político que le hacen aparecer verídico ante la gente. La credibilidad es imprescindible en cualquier político, va unida a él siempre y le permite que tanto el electorado como la sociedad lo consideren un político válido. Podrán estar en su contra sus adversarios y los que no compartan su ideología pero será un político viable.

Es interesante ver cómo, a partir de frases sueltas, se suelen construir relatos bastantes alejados de la realidad. Hoy la política atraviesa un sendero muy estrecho y donde, cada paso, puede significar  el empoderamiento o el exilio a Siberia y, esto, no es casual. La ciudadanía ha pasado muchos meses encerrada por la cuarentena declarada por la pandemia del Covid-19 y, durante ese encierro, muchos han pasado del hartazgo al análisis de la realidad. Son muy pocos los políticos que han salido de este lamentable y doloroso período con la credibilidad intacta o alta. La mayoría de los políticos han visto mermada (y en algunos casos destrozada) su credibilidad ante la gente.

El 2021 es un año bisagra, necesitamos que sea mejor que el anterior y es un año de elecciones. Hace falta tiempo para recuperar la credibilidad y reconstruir la confianza en el político y en las políticas que esté impulsa o aplica.

En La Matanza la credibilidad de los políticos anda, más bien, en baja y, en algunos casos, bajan por un tobogán a toda velocidad.

 

 

Tenemos un oficialismo que, si buen anda lento de reflejos, ha comenzado a pensar en políticas públicas antes que en políticas internas y está bueno y es necesario porque las realidades cotidianas de los matanceros obligan a cambiar rumbos y dejar de dar tumbos porque la cosa se va a poner muy fea si no hay un volantazo que cambie la aplicación de las políticas públicas.

Para conducir a un pueblo la primera condición es que uno haya salido del pueblo, que sienta y piense como el pueblo” dijo Perón, un político que ha mantenido su credibilidad a lo largo del tiempo y que supo descifrar los signos de su tiempo y percibir los tiempos futuros. No es casual que me refiera a él porque la presente nota habla de los vaivenes políticos de algunos políticos que no entienden que las próximas elecciones no se tratan de estar en una lista y robarse un cargo sino que, como decía Perón: “Nuestras elecciones deben ser producto de profundas meditaciones”.

 

 

Sensibilidad e imaginación es base para ver. Ver base para apreciar. Apreciar base para resolver. Y resolver base para actuar” era el camino que aconseja Juan Domingo Perón a los políticos. Obvio, muchos han utilizado la frase pero muy pocos la han entendido o la han aplicado.

 

Perón también sostenía que “Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien no lo traiciona” y viene como anillo al dedo esta frase porque son muchos los políticos matanceros que son indignos y farsantes que traicionaron, traicionan o van a traicionar la decisiones de un pueblo que los han votado, los votan y los votarán con la esperanza de construir algo mejor a lo que vivimos.

 

UNA OPOSICIÓN SIN OPOSITORES

 

No es un concepto nuevo esto de tener una oposición sin opositores. El oficialismo matancero y, principalmente, el Intendente Fernando Espinoza, son muy duchos en eso de dar “el abrazo del oso” que comienza con buena educación, después le resuelven algunos problemitas logísticos y, posteriormente, les dan algunas prebendas y, cuando el opositor quiere reaccionar, se da cuenta que ya no es tan opositor porque se acostumbró y son dependientes de las prebendas del oficialismo.

 

 

Hoy la oposición matancera tiene pocos opositores de diversos y variados calibres pero ninguno tiene la fuerza ni la voluntad suficiente de pelear el poder y, aún menos, de discutirle, mano a mano, al poder.

A pesar de esto hay algunos que siguen siendo opositores y laburan de cara a la gente pero, lamentablemente, son los menos.

El principal espacio opositor, en La Matanza, todavía esta contrayéndose. Hay muchos interesados en acercarse pero no hay definiciones en la superestructura política y por eso se dificulta la construcción local.

 

 

Sabemos que será un amplio espacio de centro – derecha y que tendrá a la muchachada de “Juntos por el Cambio” como principales protagonistas. En nuestro distrito, más allá de lo que digan, “Juntos por el Cambio” es el PRO, el Tory Flores (por Carrió) y el único radical (que trabaja para el “Garcajal”) matancero que apoya dicho espacio y, me refiero, al Cjal. Guido Goluscio.

 

También lo integrarían, llegado el momentos, los referentes locales que siguen al ex ministro de economía, el “Bulldog” López Murphy en la a coalición “Encuentro Republicano” y los de “Avanza Libertad”, José Luis Espert, Luis Rosales y Javier Milei. Todavía anda todo en conversaciones y nos acuerdo final pero se cree que va a venir por ahí la cosa.

 

 

Algunas fuentes consultadas ya hablan de que estaría, casi definido, quienes encabezarían la lista de Diputados nacionales (por la provincia de Buenos Aires) y la misma estaría conformada por la ex Gobernadora, María Eugenia Vidal, el ex Senador, Miguel Ángel Pichetto. A ellos se sumarían los posibles aliados circunstanciales.

La interna del PRO local le está subiendo la temperatura de más de uno porque algunos jugadores comenzaron a “jugar a su ritmo” dejando descolocados a los tradicionales jugadores del espacio que vienen haciendo la plancha desde el 2015 sin que les caiga la careta.

 

 

Jorge Lampa y Gustavo Ferragut están caminando el distrito, haciendo encuentro con vecinos y acercando alguna que otra ayuda (en la medida de sus posibilidades). Esto provocó una andanada de enojos pero, a su vez, recogió muchas adhesiones de los militantes del espacio que ven, en este cambio de ritmo, algo más de militancia. Ese ponerle el cuerpo a la política está generando que muchos se acerquen a los mencionados y está generando mucho ruido hacia dentro de la estructura política del espacio.

 

 

El ex ministro de educación (del gobierno de Mauricio Macri), el Dr. Alejandro Finocchiaro ya habría adelantado que “no jugaría nuevamente como candidato a Intendente” y que estaría conforme con una diputación nacional. Quién montó en cólera por esto es el actual Diputado nacional y referente del espacio, Hernán Berisso; que andaba con muchas ganas de renovar su banca pero parece que la misma quedaría en manos “del Fino” y, esto, generaría que su labor “como referente matancero” quedaría fuera de su órbita.

En “Juntos por el Cambio” andan tratando de reclutar “referentes del peronismo que estén alejados del oficialismo local”. Varios fueron invitados a dialogar y algunos están analizando la idea en profundidad y a conciencia.

 

 

Otros, que no fueron contactados, están mandando “emisarios” para sentarse a dialogar. Este es el caso del ex candidato a Intendente y “el hombre fuerte de la UOCRA matancera”, Heraldo Cayuqueo que a través de Jorge Mancini (secretario general de la Asociación Gremial Obreros y Empleados del CEAMSE)

 

está tratando de ser tenido en cuenta para “constituir la Pata Peronista” de ese espacio.

 

UN OFICIALISMO CON MUCHOS OPOSITORES INTERNOS Y TRAIDORES

 

Párrafos arriba hablaba del concepto de “una oposición sin opositores” pero la política es tan dinámica que genera su propio contexto.

El peronismo matancero está en estado deliberativo y estarían buscando la forma de seguir todos juntos dentro de un mismo espacio.

 

 

Fernando Espinoza no la tiene fácil en este sentido porque son muchos los que aspiran a sucederlo ya que lo visualizan en un estado de “debilidad política” que los envalentona. Obviamente, antes de dar un paso adelante, están buscando “quién les cubra las espalda y les financie la campaña”.

En este marco y como ya lo adelantamos en la nota: “ESPINOZA: ENTRE LA REALIDAD Y LA FICCIÓN” (https://semanarioquintopoder.com/?p=29055), el ex Diputado nacional y actual Subsecretario de estado, con rango de Embajador, Fernando Asencio, aseguró que “Espinoza no es confiable para el gobierno nacional”.

 

 

Fernando Asencio fue tildado, alguna que otra vez, como el “Chico Multipartidario” porque fue de un espacio a otro sin sonrojarse; él avanza sin mirar los “cuerpos que deja atrás” ni las “traiciones que deja a su paso”.

Asencio cuando habla se mata solo” me comentaba un dirigente político que lo conoce bien de cerca y me aseguró que “La mala imagen que tienen de Espinoza, en el gobierno nacional, se debe mucho a los comentarios constantes y negativos de Asencio, quien no pierde oportunidad de asestarle puñaladas certeras que dejan herida complicadas de sanar”.

 

 

Mezcla verdades y mentiras y arma un panorama, nada halagüeño, para Espinoza” me dijo un colaborador (bastante herido) del embajador y agregó que “Asencio nos comentó que en marzo estaría en condiciones de comenzar a caminar La Matanza para impulsar su candidatura a Intendente y, nos adelantó, que dejaríamos de cobrar sueldos en el HCD matancero para pasar a trabajar en la Cancillería para poder tener libertad de acción. Nosotros mucho no le creemos porque suele dejar tirados a los compañeros pero, ante la malaria que vivimos, lo último que perdemos son las esperanzas y esperamos que cumpla con su palabra”.

Son muchos los que hablan de Fernando Asencio y muchos los que le creen. Una de sus principales ¿virtudes? es empaquetar a la gente y hacerles el “cuento del tío”.

 

 

Ahora anda tratando de convencer a todos que él es una alternativa firme para plantarle cara a Espinoza y vende humo con su relación con el Presidente Alberto Fernández y con el Jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero.

 

Asegura que tiene la bendición de ellos para enfrentar a Espinoza en igualdad de condiciones pero, para ser sinceros, últimamente no lo recibe ni el perro de Alberto” nos comentó un alto funcionario nacional

 

y aventuró que “Asencio, según parece, tiene sus días contados como funcionario nacional porque si Felipe Solá deja el cargo, él se tendría que ir también y, en esto, no hay negociación posible porque Solá tomó nota de que Asencio comenzó a traicionarlo desde antes de asumir el cargo que ostenta”.

 

 

Hay otros espacios que juegan una partida más global y ese sería el caso de “La Cámpora”. Ellos juegan a meterle miedo a los “Barones del conurbano” y de eso ya tuvimos alguna muestra cuando Máximo Kirchner amenazó con presentar listas en todos los distritos en caso de no conseguir la Presidencia del PJ bonaerense.

 

 

Pero, en realidad, antes de ir a una interna “van a negociar espacios en las listas locales y seccionales porque quieren armar una fuerte estructura de poder institucional para, después, salir a construir poder territorial” comentó un fino analista de la política provincial.

 

 

En La Matanza “también están armando para ir por el ansiado trono de Fernando”, no es fácil la tarea pero “quieren intentar quedarse con el poder matancero porque sería algo emblemático para ellos”.