“ESTÁ LA DECISIÓN POLÍTICA DE FERNANDO ESPINOZA DE QUE NINGÚN VECINO QUE VENGA A PEDIR UNA BOLSA DE COMIDA SE VAYA CON LAS MANOS VACÍAS”

 

Entrevistamos a Josemaría Caruso referente del peronismo de Villa Madero y Tapiales, sobre las principales preocupaciones de los vecinos de la zona.

Caruso pintó un panorama bastante desalentador respecto a la actividad económica de dichas localidades por las políticas económicas impulsadas por el gobierno nacional.

 

QP: Usted que camina la calle y puede hablar con los vecinos, ¿cómo está pegando el tema inflacionario en la gente común de barrio?

JC: “Con el tema de la inflación está, por un lado, lo que se vive en realidad en la calle; y por el otro lado lo que el gobierno quiere imponer como noticia, que no es la realidad. Es decir, informan que este mes la inflación fue de un 4 y pico % y cuando uno agarra algunos índices como la nafta, las prepagas, el pan o los lácteos se da cuenta que lo que dice el gobierno no se condice con la realidad.”

QP: Ellos dicen que la inflación se paró en determinado porcentaje, pero en las góndolas de los supermercados eso no se ve.

JC: “Por supuesto que eso es una gran mentira. A parte, ellos dicen que están bajando una inflación que ellos mismos crearon porque subieron la inflación a límites incontrolables y después la bajaron. Pero todavía no está al nivel de los peores meses de Alberto Fernández.”

 

QP: Y están apareciendo también los temas de la recesión y la desocupación, que son preocupantes.

JC: “La inflación, sumada a la gente que se está quedando sin trabajo y a la gente que no le subieron el sueldo en seis meses, es catastrófico. Eso es lo que se está viendo. Hoy a la gente más que enojada la veo desanimada, con poca fuerza para protestar, con poca fuerza para salir adelante; porque fue un golpe durísimo cómo se fue la inflación altísima de un día para el otro. Una persona con un auto medio para llenar el tanque gastaba 8.000 pesos y de un día para el otro le sale 40.000 pesos. Y la nafta sigue aumentando, y ayer anunciaron otro aumento de los peajes. A la gente que trabaja en el microcentro y paga peaje todos los días o a la gente que usa los distintos medios de transporte se le hace insostenible. Y cuando llega a la casa a la noche ve por las noticias que la inflación va bajando, y eso es completamente una mentira. Encima, ahora el dólar blue está empezando a subir de nuevo.”

QP: La Matanza tiene la característica de ser una zona industrial pero media desorganizada. Tenemos muchas industrias en el primer, segundo y tercer cordón mezcladas con zonas residenciales. En Madero hay muchas industrias, ¿usted ha podido hablar con algún industrial en cuanto a cómo va el trabajo, qué perspectiva tiene y demás?

JC: “Sí. Todos los comerciantes, las Pymes, los dueños de empresas del barrio coinciden principalmente en la baja de ventas y el costo de los servicios. Tengo el caso de un comerciante gastronómico que le bajó la venta casi un 60 % y en un mes le vino 1.500.000 de pesos de luz. Automáticamente decidió cerrar porque si al otro mes le venía lo mismo de luz ya le iba a empezar a afectar su economía personal. Así se replica en cada persona con la que uno va hablando. Algunos se pueden llegar a mantener si manejaron muy bien su negocio y se achicaron un poco. Aunque achicar significa menos trabajo para un proveedor o para el empleado que se tiene en el local. Por ejemplo, hoy la gastronomía se está manejando con un solo mozo. Todos se tuvieron que achicar; y el que venía más o menos al límite está cerrando. De a poco se va viendo en la zona que cada vez hay más locales cerrados. Esto me recuerda a los años 2016, 2017 y especialmente 2018 donde era muy difícil en la avenida de nuestro barrio Madero conseguir un local y de repente (como está pasando ahora) hubo muchos locales vacíos.”

 

QP: El otro día tuve la oportunidad de hablar con un comerciante y me decía que si bien su venta había crecido porque vende productos de limpieza al mayoreo el valor del alquiler del local le comía todo lo que había aumentado de venta, y tuvo que cerrar. Los costos de los alquileres se fueron a las nubes.

JC: “Si uno tenía un contrato legal firmado o alquilaba por inmobiliaria, que dan un aumento cada seis meses, más o menos lo podía sostener. Pero si hoy tiene que renovar se hace prácticamente imposible. A esto se suman los costos de la materia prima para cualquier negocio de cualquier rubro; y los servicios de luz, agua y gas que se fueron un 600 % arriba. Esto lo lleva a uno prácticamente a la ruina. Y, además, es innegable (y toda la gente lo ve en la calle) la baja del consumo en casi todos los rubros. Pero también siempre hay rubros que se benefician con las crisis, siempre a alguien le va a ir bien.”

QP: Hace un año, a pesar de la inflación existente y que la inflación aumentaba mes a mes, hubo una reactivación del empleo y del consumo en algunos rubros. Pero hoy es como que se cortó todo. Se cortó la reactivación, se cortó el piso de venta que se tenía, bajaron las ventas, subieron los precios. Hoy los precios están a un nivel y los ingresos a otro nivel muy inferior; y la gente no llega a consumir.

JC: “Yo no soy economista ni experto en economía. Soy una persona de barrio, tengo familia, tengo vecinos. Hablamos con todo el mundo, militamos y uno ve la sensación de la calle cuando todos empiezan a decir lo mismo. Y cuando uno se interioriza del porqué de esos problemas ve exactamente eso. Si uno tiene una inflación generada por este gobierno apenas asumió y el dólar oficial aumentado de una manera impresionante, esto se replica en los precios. Encima este gobierno tiene un tema ideológico de enfrentar siempre a los sindicatos y no permitir que los sindicatos puedan lograr paritarias buenas. Entonces, así el consumo no va a crecer porque la gente no puede recuperar el sueldo. Hoy cualquier empleado está cobrando lo mismo que cobraba en diciembre. A la mayoría de la gente se le aumentó muy poco y ni de casualidad llega al nivel del aumento de la inflación. Esto se replica automáticamente en el consumo. En la era de Alberto hubo ministros de economía que hicieron desastres, pero en los últimos meses Massa daba seña que la cuestión se podía llegar a empezar a resolver, pero con un vecino consumiendo. Es decir, los shoppings estaban dentro de todo llenos, la gente se podía ir de vacaciones, nadie tenía problemas para pagar la luz o el gas, se pudo bajar un poquito la pobreza crecida durante la pandemia. No había el hambre que hay hoy, empezamos a ver otra vez en los barrios a los chicos sin zapatillas. Este es un índice que yo siempre tuve muy en cuenta. Es decir, que los chicos dejaron de comer y automáticamente empiezan a dejar de tener la posibilidad de comprarse por lo menos un par de zapatillas.”

 

QP: El municipio anunció, no hace mucho, que aumentó la asistencia alimentaria. ¿Ustedes lo ven a esto en los barrios?

JC: “Sí. En nuestra unidad básica es constante la gente que pasa y, si nos ve que estamos haciendo alguna actividad, nos pregunta si les podemos dar una mano con respecto a las cajas de alimentos que entrega el gobierno municipal. Intentamos mediar para poder conseguirlas, aunque en la delegación de Tapiales y Madero la gente se anota y va todas las mañanas a retirar. Los compañeros de la delegación el otro día me comentaban de la amargura y el enojo con que va la gente a retirar las cajas, porque muchas veces la gente no sabe a quién echarle la culpa de la situación que estamos viviendo. Los empleados y los compañeros de la delegación están desde las 6 Hs. trabajando con la asistencia alimentaria y se van amargadísimos porque, después de muchísimos años, nunca habían vivido esta situación de amargura de los vecinos que antes nunca habían necesitado tener una asistencia alimentaria por parte del municipio y hoy la requieren.”

QP: Usted desde la política, más allá de la asistencia social, está generando algo que se plantea como desarrollo social que es capacitar para que el vecino tenga la posibilidad de acceder a un mejor trabajo. ¿Qué están haciendo ustedes con respecto a esto?

JC: “Desde hace uno o dos años venimos trabajando en un proyecto, a través de una empresa, donde trabajo en forma privada, e hicimos un convenio con Enacom para llevar la fibra óptica a los barrios más complicados de La Matanza. En ese convenio entraba la apertura de centros tecnológicos (en nuestro distrito se iban abrir entre seis y siete), que recién ahora estamos empezando a abrirlos. El primero lo abrimos en Villa Las Antenas y el segundo en Tapiales. El tercero lo abrimos en nuestro barrio de Villa Madero, donde cualquier vecino que lo requiera tiene acceso a computadoras de última generación con una conexión a internet rapidísima. En el centro está la posibilidad de poder imprimir cualquier trámite o lo que quiera el vecino, de venir a estudiar los chicos que están en primaria o secundaria. Además, vamos a dar cursos a la tercera edad para que se interiorice un poquito de cómo usar una computadora o un celular, y los chicos que están buscando su primer laburo podrán venir a aprender a usar las computadoras para armar su currículo y tener la experiencia de haber manejado una computadora. Es una satisfacción muy grande ver cómo la gente se interesa y busca aprovechar esta oportunidad.”

QP: ¿Esta actividad es gratuita?

JC: “Es completamente gratuita. Es un servicio de libre acceso para cualquier vecino del barrio de cualquier edad. Estamos en Pedernera y Araoz, en el barrio de Madero, y tenemos a disposición siete computadoras y una impresora. En cualquier momento lo vamos a inaugurar.”

 

QP: ¿Cómo toma el vecino esta situación de que le ofrezcan algo gratis para poder progresar en su trabajo?

JC: “Hay de todo, gente que opina a favor y gente que opina en contra. Está también el desconfiado, y es lógico porque muchas veces se le prometió a la gente muchas cosas que no se cumplieron y la gente está descreída un poquito de la política. Pero cuando la gente ve físicamente las computadoras de última generación en el centro, ve que puede utilizarlas, que le van a servir y que en otra situación no hubiera tenido acceso opina distinto. En nuestra agrupación hay compañeros que jamás han estado sentados delante de una computadora. Tener la posibilidad de prender la computadora, de aprender a utilizar los programas (como Excel, Word, etc.) y de aprender a usar la computadora en general para la gente es una posibilidad muy linda.”

 

QP: ¿Cómo ve al municipio en esta situación de crisis social que estamos viviendo? ¿Cómo lo está encarando? ¿Cómo lo está manejando?

JC: “En el gobierno municipal tenemos un intendente que hace muchos años que está al frente de esto; y muchas veces administrando miseria, en el sentido del presupuesto que puede llegar a manejar para palear todos estos temas que la gente requiere. Quizás el año pasado la gente venía a recriminar por la inseguridad o la inflación, pero hoy la gente está pidiendo trabajo y en los peores de los casos está pidiendo comida. Muchas veces el municipio llega a casi todo lo que le requieren, pero es un trabajo muy arduo. Pero está la decisión política de Fernando Espinoza de que ningún vecino que venga a pedir una bolsa de comida se vaya con las manos vacías. Y nosotros, como militantes políticos del barrio, tenemos la posibilidad de que cada vecino que viene con este requerimiento se lo podamos solucionar. Y esto es una satisfacción muy grande para nosotros.”

QP: ¿Qué perspectiva tienen para fin de año?

JC: “Una cosa es la perspectiva y otra cosa es una expresión de deseo. Más allá que siempre hay que respetar el voto de la gente, hay que respetar la democracia y que todo tenga que correr por la vía de la democracia, uno quiere interiormente que esto se termine lo antes posible porque ya es una tortura ya que no se ve ninguna señal de parte del gobierno nacional de querer solucionar ni un tema social. Es decir, no hay ningún indicio de que este gobierno catalogue como una victoria o como una mejora el bienestar de la gente. Para ellos los logros y los títulos que se quieren llevar es cuánto más ajustan, cuánto más arruinan a la gente y cuánto más traspasan los recursos y los ingresos de la gente a las grandes empresas. Entonces, yo veo que nada de lo que haga este presidente vaya a beneficiar a la gente que nos rodea a nosotros ni a nosotros mismos. Sólo beneficia a un sector al que nosotros no tenemos ningún tipo de acceso y que, además, no lo necesita. No veo ni en este año ni en los próximos tres años que el vecino de al lado de mi casa o el de enfrente o el de Madero o el de González Catán o el del Virrey del Pino tenga una mejora en su ingreso, en su vida, en su salud, en la seguridad; porque este gobierno no está haciendo nada. Estamos viendo que a partir del caso de un nene desaparecido en Corrientes ahora sale a la luz que desfinanciaron por completo el organismo que peleaba contra la trata de personas. Entonces, a partir de esto qué podemos esperar o qué ilusión podemos tener para llegar a fin de año más o menos bien o para que este gobierno termine el mandato más o menos bien. Sinceramente no lo veo.”