JORGE “CATOLA y/o PATOTA “REGO: ¿EL DUEÑO DE VILLA MADERO?

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Hombre complicado Don Jorge Rego (a) “Catola o Patota”; municipal de carrera, pero no siempre trabajador municipal; siempre más ligado a la política y “sus acomodos” que ha desarrollar una carrera técnica – administrativa dentro de los escalafones municipales.

 

 

Trepó peldaño a peldaño dentro de la carrera municipal amparado en “la fuerza de sus puños” que a cualquier otra característica que lo calificara como empleado municipal. Fue así hasta que decidió convertirse en dirigente.

Casi siempre va armado y, también, siempre va acompañado de un torbellino de “problemas tanto personales como de los otros” por su carácter violento. Su actitud de “Patotero” lo acompaña como su carácter distintivo.

Ha despertado muchas simpatías y generado amistades por su carácter extrovertido y, aparentemente, solidario.

 

 

Tiene contactos en muchas oficinas municipales como dirigente sindical, en varias ocasiones se candidateo para conducir el STMLM con más o menos suerte, pero nunca estuvo ni cerca del sillón de Sec. Gral. del gremio.

Sus contactos le permiten ser uno de los “pilares menores de la tristemente famosa Municipalidad paralela” donde logra recaudar lo suficiente para llevar un ritmo de vida muy por encima de los emolumentos que recibe como Director de Ferias del municipio.

Eso sí, su extensa parentela trabaja toda en el municipio y ha dejado de lado a más de un militante que creyó en él, colgado de un pincel, con tal de favorecer el nombramiento de algunos de sus numerosos parientes.

Son pocos los que hablan abiertamente del él por temor a su carácter violento o a la compañía, casi constante, de personajes que pertenecen a “barras bravas de clubes como Chicago o Deportivo Laferrere”.

Es de Villa Madero de toda la vida y si bien hizo cosas por el barrio también se cree dueño de la localidad.

 

 

Fue Concejal y, actualmente, cumple funciones poco claras junto a la Vicegobernadora Verónica Magario en alguna oscura oficina de La Plata. Más de uno comentan que se lo llevaron a La Plata “Para poder intervenir y limpiar un poco la oficina de ferias municipales para exorcizar la corrupción reinante en la misma”

 

LA VÍA MUERTA: UN NEGOCIO INMOBILIARIO

 

Hace algunos años, conversando con el Intendente municipal, Fernando Espinoza, me comentó su intención de convertir a la denominada vía muerta (se extiende desde la General Paz hasta la avenida Boulogne Sur Mer, paralela a la calle Agrelo) “en una vía verde, un parque con juegos, bancos y plazas que podrían utilizar los vecinos”.

 

 

Lamentablemente la idea no próspera y se convirtió “en un depósito de micros escolares sobre donde debería haber juegos para los chicos del barrio y el colegio que está en frente. Yendo hacia General Paz, los terrenos no solo están abandonados, sino que están tomados” (https://tn.com.ar/sociedad/2023/07/27/proyecto-via-verde-los-vecinos-de-villa-madero-reclaman-la-creacion-de-plazas-y-juegos/)

 

 

Los vecinos reclaman y sostienen que “un grupo de 5 vivos que parece que algunos son son empleados del gobierno de la ciudad y otros del municipio de La Matanza, están tomando terrenos que pertenecen al ferrocarril, estos terrenos están ubicados sobre la calle Agrelo entre Pintos y Álvarez, en Villa Madero. Ya se alambraron más de 100 metros lineal y en uno ya instalaron 3 conteiner – viviendas y en los otros están construyendo, hay un gran enojo por parte de los vecinos que están en contra de esta toma, porque dicen que llaman a la policía y no hace nada, llaman al Delegado municipal (de Villa Madero – Tapiales) Disanto ni hace nada y tampoco el delegado municipal Clemente López De tablada – Villa Insuperable), no entiendo como nadie hace nada para ayudar a Los vecinos que están en contra de esa toma que es provocada por una familia de 5 vivos, una cosa de locos”.

 

 

Otros vecinos señalan que “es un taller de chapa y pintura ubicado en la vía y rivera, donde este tema en particular viene hace unos años donde esta persona, y es lo que preocupa a los vecinos, es que, desde el primer día hasta la actualidad, la misma municipalidad, con camionetas municipales le entrega materiales de construcción a esta persona. La actividad de esta persona perjudica a la salud de los vecinos ya que trabaja al aire libre y los vapores se expanden

 

 

También preocupa a los vecinos, son las ultimas tomas, que va desde Pintos hasta Álvarez.  Uno de estos piolas trajo e instaló una casa conteiner, donde directamente corta la vía muerta sin dar paso ninguno de los vecinos, el mismo trabaja para el gobierno de la ciudad de Buenos Aires donde inclusive tiene vehículo donde identifica ser de CABA.

 

 

Así mismo del lado del frente, 5 vecinos más, amigos del anterior, cercaron prácticamente el 80% de la cuadra para realizar estacionamientos privados, donde contrataron a una empresa para que lo hagan, no obstante, a esto hay materiales de construcción y en el día de hoy están limpiando la zona para empezar a edificar” sostienen preocupados los vecinos del lugar” y agregan que “Quiero aclarar que, en el momento de la última toma, vecinos se contactaron con policías, municipalidad y delegaciones municipales.  En relación a esto vecinos de la zona realizaron aproximadamente 24 denuncias en fiscalías, en delegación tapiales y canales de televisión, nadie los escucho, ni le dieron respuestas, ni les respondieron y menos intervinieron en el caso denunciado” y finalizan diciendo que “El agravante de la situación es que esto va a generar efecto contagio, ya que muchos de los vecinos que denunciaron el caso, al ver que hay una inacción por parte de las autoridades, tienen la decisión de seguir tomando los terrenos”.

Martín Ciccioli realizó, para TN, un extenso y detallado informe televisivo que no tuvo la  (https://youtu.be/F0H5QhOxs_M) repercusión esperada.

 

 

No es gratis los terrenos que están tomando en la vía muerta de Villa Madero, en una recorrida por la zona pudimos recabar datos que más de un vivo “está poniendo unos mangos para quedarse con el terreno y edificar su casa, su taller o lo que le venga en gana”.

 

 

Pudimos dialogar con unos “de los beneficiados” de la mencionada “martingala” (Artimaña o ardid, medio hábil y astuto, para conseguir o eludir algo) que, decepcionado, nos comentó que “Yo le di unos mangos a Catola y me permitió meterme en el terreno. Le di toda la plata que tenía y con eso me prometió el terreno y materiales de construcción para hacerme la casa. No tengo dónde ir y, ahora, menos porque me quedé sin plata” y agregó que “Catola agarró la plata, pero me dejó en banda: me mandó unos ladrillos y poco más que no me alcanzó ni para hacer una pieza; después desapareció y no lo pude encontrar más”.

 

 

En la recorrida hemos hablado con otros vecinos que manifestaron haber sido amenazados por “Gente de Catola” y no quieren dar sus nombres por miedo a represalias.

 

CONTINUARÁ…

Scroll al inicio