EL NÁUFRAGO

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

 

El término poder, como sinónimo de fuerza, capacidad, energía o dominio, puede referirse a:

  1. La capacidad de hacer o ser algo;
  2. La capacidad de ejercer un dominio hegemónico sobre uno y/o varios individuos;
  3. La habilidad de influir sobre uno y/o varios individuos;
  4. Indicar la autoridad suprema reconocida en una sociedad.

En política y sociología, el poder puede ser percibido ocasionalmente como hegemónico y autoritario, aunque el ejercicio del poder de una manera o de otra es aceptado en todas las sociedades humanas. Ha existido cierto debate sobre cómo definir exactamente poder, por lo que diversos autores han propuesto definiciones diferentes. Una definición clásica propuesta por M. Weber es la siguiente:

Por poder se entiende cada oportunidad o posibilidad existente en una relación social que permite a un individuo cumplir su propia voluntad”. Max Weber, Conceptos Básicos de Sociología.13313867_10206910568226710_1207752054_o (Copy)

Uno de los análisis modernos más amplios sobre la importancia del poder en la actividad humana proviene de los trabajos del filósofo francés Michel Foucault: “El poder se encuentra en todos los sitios… porque no proviene de ningún sitio”.

El análisis del poder efectuado por Foucault se fundamenta en su concepto de “tecnologías de poder”. La disciplina es un bagaje complejo de tecnologías de poder desarrolladas durante siglos, como Foucault afirmaría en Vigilar y castigar (1975). Para Foucault, el poder es ejercitado con una determinada intención. Pero en vez de analizar el problema del delicado asunto de quién tiene qué intenciones (honestamente), se centra en discernir cuál es la intersubjetividad aceptada sobre cómo ejercitar el poder. Para Foucault, el poder son acciones sobre otras acciones a fin de interferir con ellas. Foucault no recurre a la violencia, sino que afirma que el poder presume libertad en el sentido en que el poder no es forzar, sino formas de hacer que la gente se comporte por sí misma de modo distinto de cómo lo hubiesen hecho de otra manera. Un modo de realizar esto es mediante la amenaza con violencia. Pero tratar de convencer a alguien de lo contento que se sentirá si adquiere un determinado producto, es también una forma de ejercitar el poder, y en el marketing hay un gran conocimiento de cómo (intentar) efectuar este cambio de comportamiento.13263677_1020899881333286_3513856043300026415_n (Copy)

Los trabajos de Foucault analizan la relación entre poder y conocimiento. El filósofo francés subraya las formas de poder disimulado: así, Foucault afirma que los sistemas de creencias ganan ímpetu (y por tanto poder) cuando un mayor número de gente acepta los puntos de vista asociados con el sistema de creencias como conocimiento general (hegemonía). Tales sistemas de creencias definen su autoridad, como los médicos (en el sistema de creencias de la medicina occidental) o los curas (en el sistema de creencias de la religión católica). Con tales sistemas de creencias, las ideas cristalizan como correctas o incorrectas, como normales o desviadas. En un determinado sistema de creencias, las ideas y las acciones se convierten en impensables. Estas ideas, consideradas como “verdades” irrefutables, definen una particular manera de ver el mundo, y se encuentra normalizado un particular modo de vida asociada con estas “verdades”.

Esta sutil forma de poder carece de rigidez, y otros ensayos pueden contestarla. Así, al poder le falta alguna forma concreta, al ocurrir como un escenario de lucha. La resistencia, a través del desafío, define el poder y por lo tanto es sólo posible a través del poder. Sin resistencia, el poder está ausente, aunque según algunos autores recientes sería erróneo atribuir a Foucault un esquema de oposición poder-resistencia como se encuentra en otros teóricos fundacionalistas.13245318_541017212744708_1181381191787780961_n (Copy)

Se necesita sin ninguna duda ser nominalista: el poder no es una institución, ni una estructura; tampoco es una cierta fuerza con la que estemos dotados; es el nombre que le damos a una situación estratégica compleja en una sociedad determinada”. (Foucault, ‘Historia de la sexualidad’)

La dominación no es ese tipo de dominación sólida y global que una persona ejerce sobre otras, o un grupo sobre otro, sino las muchas formas de dominación que pueden ser ejercidas en el interior de una sociedad”. (Foucault, ídem).

Las tesis de Foucault sobre el poder, se desarrollan en tres apartados

  • El poder no es esencialmente represivo; puesto que incita, suscita, produce.
  • Se ejerce más que se posee; dado que no posee una forma definida; “el poder no es algo que se adquiera, arranque o comparta, algo que se conserve o se deje escapar; el poder se ejerce a partir de innumerables puntos, y en el juego de relaciones móviles y no igualitarias”…
  • Pasa por los dominados tanto como por los dominantes; ya que pasa por todas las fuerzas en relación. (DELEUZE, Guilles. (1987) Foucault. Ediciones Paidos. Barcelona España).

Las cinco bases del poder

Las cinco bases del poder fueron propuestas por los psicólogos sociales John French y Bertram Raven, en un estudio de 1959. Desarrollaron un esquema de cinco categorías de poder que reflejarían las diferentes bases o recursos sobre las que se apoyan los que ejercitan el poder.

  • Poder legítimo: el poder legitimado se refiere al poder de un individuo o grupo gracias a la posición relativa y obligaciones del jefe dentro de una organización o sociedad. El poder legitimado confiere a quien lo ejerce una autoridad formal delegada.
  • Poder de referencia: el poder de referencia se refiere a la capacidad de ciertos individuos para persuadir o influir a otros. Está basado en el carisma y las habilidades interpersonales del que ostenta el poder. Aquí la persona sometida al poder toma como modelo al portador de poder y trata de actuar como él.
  • Poder experto: el poder experto es el que deriva de las habilidades o pericia de algunas personas y de las necesidades que la organización o la sociedad tienen de estas habilidades. Al contrario de las otras categorías, este tipo de poder es usualmente muy específico y limitado al área particular en la cual el experto está cualificado.2B689ED0-9D8D-4699-BBB2-BD1D1E12CA8C-Copy
  • Poder de recompensa: el poder de recompensa depende de la capacidad del líder de otorgar recompensas materiales; se refiere a cómo el individuo puede dar a otros como recompensa algún tipo de beneficios, como: tiempo libre, regalos, promociones, incrementos de sueldo o de responsabilidad.
  • Poder de coacción: el poder de coacción se basa en la capacidad para imponer castigos por parte de quien lo ostenta. Puede asimilarse a la capacidad de eliminar o no dar recompensas y tiene su fuente en el deseo de quien se somete a él de obtener recompensas con valor, pero bajo la forma negativa del temor a perderlas. Ese miedo es lo que, en último término, asegura la efectividad de ese tipo de poder. El poder de coacción, no obstante, tiende a ser la menos efectiva de todas las formas de poder, al generar resentimiento y resistencia.

La Sociología del Poder

La propuesta de Sociología del Poder nace de la voluntad de comprender mejor la realidad social a la que nos enfrentamos. En muchas ocasiones, el análisis que se hace de ella nos dejaba preguntas por formular y respuestas insatisfactorias, por lo que creímos necesario construir nuevas herramientas teóricas que nos permitieran avanzar. Sobre todo, teniendo en cuenta que muchas de las teorías académicas dominantes han servido a las élites actuales para justificar unas decisiones claramente perjudiciales para la población, lo que se puede ver claramente por ejemplo en la hegemonía del neoliberalismo.

A lo largo de la historia, la mayoría de las sociedades ha generado modelos de organización jerarquizados en sus relaciones políticas, sociales y económicas. Una sociedad jerarquizada es un sistema social compuesto por unos actores que establecen relaciones entre sí, de acuerdo a su capacidad para disponer de determinados recursos. De este modo, para analizar la estructura del poder de una sociedad es necesario identificar la tipología de los actores y su relevancia, las dinámicas que rigen las relaciones entre estos, los recursos de poder de que disponen, así como su respectivo peso en la sociedad.

Respecto a los actores, la creación de jerarquías conlleva inevitablemente la división de los miembros de la sociedad entre gobernantes y gobernados o, como se define en nuestro marco teórico, entre élites y población. La segunda se encuentra en la base de la pirámide social y generalmente está sometida a las decisiones de las élites, excepto en momentos puntuales en los que se convierte en actor. La división entre élites y población se fundamenta en los distintos objetivos e intereses que guían a cada uno de los grupos. Por una parte, el interés de las élites debe definirse en términos de poder. Su objetivo prioritario será siempre mejorar su posición en la jerarquía compitiendo con las demás élites. La relación que se establece entre las élites es de competición circular, sin fin, pues sus aspiraciones son siempre relativas, al medirse constantemente con la posición del resto de actores. El interés de las élites es entonces lo que definimos como acumulación diferencial de poder», es decir acumular más poder que sus competidoras. Esta competición por la acumulación de poder se produce en todos los ámbitos de la sociedad. Además, la formación de élites implica inevitablemente competencia por el control de recursos de poder, ya sean estos políticos, económicos, informativos, coactivos, ideológicos, o de cualquier otro tipo. Respondiendo a este análisis, nuestra concepción del poder está ligada al propio proceso competitivo, y entendemos que el poder acumulado es un poder efectivo en la medida en que es útil para acumular más poder.1532165_729974137015004_1083979824_n (Copy)

Por otra parte, definimos como “relaciones de poder lineales” las relaciones que establece la población cuando es capaz de identificar de forma consciente sus necesidades y se moviliza para alcanzarlas. En estos casos, los objetivos del actor “población” no son relativos y, por lo tanto, cuando se consiguen la relación de poder se extingue. El carácter lineal de dichas relaciones deriva del hecho que se puede marcar un principio —el momento en el cual el proceso de toma de conciencia evoluciona en acción colectiva—, y un fin —cuando la movilización tiene éxito y se consiguen las reivindicaciones o cuando es derrotada y se abandona la acción—.

Por consiguiente, el análisis de los sistemas sociales nos obliga a identificar cuándo una relación de poder es lineal o circular. Dicho de otra forma, es necesario identificar cuándo los actores tienen objetivos e intereses concretos en términos de mejora de su condición de vida, y cuándo los actores tienen como objetivo prioritario la acumulación diferencial. De este modo descubrimos cómo en el análisis de las sociedades, si bien son las relaciones lineales las que dibujan el progreso y las transformaciones, son las relaciones circulares las que predominan, dirigidas por unas élites que se aferran a su posición de poder, contribuyendo así a largos períodos de continuidad y estancamiento en la historia.

Otro elemento fundamental de la Sociología del poder son los recursos de los que disponen los actores y su relevancia en el seno de la sociedad. Los recursos que utilizan las élites para competir por la acumulación diferencial de poder, o la población para luchar por sus objetivos, varían en función del sistema que se analice y de su estructura. Los recursos principales en la mayoría de los sistemas contemporáneos son el Estado, el capital, la ideología, la información, la coacción y la misma población. Sin embargo, eso no implica que no existan otros recursos como pueden ser los partidos o las corporaciones, que en algunos sistemas llegan a tener un papel central. El peso de cada recurso, relacionado con la coyuntura y los procesos de acumulación de cada momento, determina su posición primaria o secundaria. (Izquierdo, F. y Lampridi-Kemou, A. 2009)

 

Si, ya sé, la introducción es muy larga y el título de la nota muy corto, pero me pareció conveniente introducir algunos elementos que sirvan para el debate y la comprensión final de lo que quiero exponer. También me gustaría sumar al debate las palabras de quién fuera (más allá de las implicancias políticas de la persona), para mi humilde opinión, uno de los más grandes pensadores de la política del siglo pasado, Juan Domingo Perón.13334464_10206910585987154_1076101778_o (Copy)

Perón entendía el poder e intentó, a través de libros, escritos y entrevistas, trasladar esa noción del poder. Dejando de lado todo lo partidario, Perón fue un gran docente para todos los militantes políticos.

Particularmente me gustaría recomendarles que leyeran y analizaran “Actualización política y doctrinaria para la toma del poder”  y “ORGANIZACIÓN PERONISTA” de Juan Domingo Perón (http://www.elortiba.org/pdf/peron_act.pdf   y http://www.peronistakirchnerista.com/doc/2.4.nuevo.pdf).

Obviamente las palabras de Perón en esta publicación exceden ampliamente el marco de esta nota

El poder cambia a las personas pero las personas nunca influyen sobre el poder. Determinados actores políticos ejercerán el poder en función del o los caminos que usaron para llegar al poder (es una gran escuela “el camino hacia el poder”), de cómo llegaron al poder, de cómo vivencian el poder.

Fernando Espinoza, hasta 2011 era un tipo de dirigente político pero, a partir de ese año crucial para su crecimiento político, fue otro. Ni mejor ni peor, simplemente comenzó a ejercer el poder de otra manera.

Hasta el 2011 el Poder de Fernando Espinoza estaba refrendado y sostenido por la figura de su mentor: Alberto Balestrini. Todo el poder de Espinoza estaba referenciado en Balestrini, es decir: Espinoza administraba el poder de Balestrini en La Matanza.images

Después del ACV de Balestrini y, obviamente, posterior al aplastante triunfo del 2011 donde Fernando Espinoza es electo para un nuevo mandato al frente del distrito; Espinoza pasa a ejercer el poder político e institucional de otra manera. Es él quien ejerce el poder, no hay nadie detrás, no hay nadie superior a él a donde ir a apelar.

A partir del 2011 Fernando Espinoza es el poder político e institucional en La Matanza.

A partir del aplastante triunfo del 2011 Espinoza comienza a vislumbrar otro horizonte político y comienza a jugar, inconscientemente, con la peregrina idea de superar a su maestro: Alberto Balestrini.200px-Alberto_Balestrini

Hagan memoria, en enero de 2012 Fernando Espinoza desaparece de la escena matancera, algunos dicen que se fue a unas largas vacaciones y otros sostienen que fue en búsqueda de descanso y capacitación.

Hacia finales de febrero de ese año Fernando Espinoza reaparece con un discurso más armado, con más seguridad en sí mismo, con otra presencia. Comienza un largo ensayo de diferentes tipos de vestuarios y cambios de imagen. Se estaba preparando para todo lo que vino después.

 

CUATRO AÑOS DESPUÉS

 

Todos sabemos, algunos más otros menos, lo que sucedió durante estos últimos cuatro años, una sucesión interminable de actos, presentaciones, movilizaciones, etc. Fuimos a Mar del Plata a ver la presentación del libro Autobiográfico de Fernando, caminaron los compañeros por las arenas caliente de la costa para instalar la figura de Fernando regalando sombrillas y botellas de agua mineral; se fue a varios puntos de la provincia a Congresos del PJ donde siempre fue mayoría La Matanza porque era la que más movilizaba (en realidad, en la mayoría de las veces, era la única que movilizaba). Una lista demasiada larga para describir lo hecho durante estos últimos cuatro años, realizado a un costo altísimo, desde lo económico y lo político.13339576_1039846199434997_4309917810858410878_n (Copy)

¿Cuál fue el beneficio para el distrito?, ninguno, cero coma cero y ante esto no queda más que la bronca de haber hecho un enorme esfuerzo (reitero: desde lo económico y político) para que el distrito no obtenga nada tangible.

Sirvió para que Fernando Espinoza fuese un poco (solamente un poco) más conocido que antes. Armó tal embrollo que lo catapultó como candidato a Vicegobernador y, encima perdió la interna. Siendo que esa era una candidatura que ya la tenía ganada y, lo peor de todo, es que el distrito no cobró la relevancia política que debería tener, no sumamos más diputados provinciales ni nacionales y encima, le manosearon la lista al hombre fuerte del distrito.

Pero ahí no termino todo, hubieron elecciones PASO en el distrito y el “Ruso Gdansky”, Cayuqueo, Boschi, Melo y varios más, se animaron a enfrentar al poder local y le ganaron, en buena ley, la minoría y se la ganaron con nada, porque no tuvieron tiempo ni recursos para enfrentar a Espinoza y Magario mano a mano; ¿qué hubiese pasado si iban a las elecciones en paridad de condiciones?. Está es una pregunta clave para analizar en profundidad el futuro del peronismo matancero.13115432_10208311216889552_661431246_n (Copy)

Hoy por hoy estamos frente a un proyecto político que va perdiendo poder y prestigio como a un perro con sarna, que se le cae el pelo y, a pesar de curarse, quedan lamparones sin pelo en el lomo. Es una realidad, hoy el oficialismo no tiene la capacidad de llenar los huecos de los que se van, no han sumado nuevos ni jóvenes dirigentes y, los que quedan, solo balbucean un discurso vacío de conceptos. Es patético escuchar los comentarios de la militancia después de escuchar en cada plenario las exposiciones de varios dirigentes políticos matanceros que solo están en la vereda del oficialismo para cuidar y asegurar sus ruines ingresos mensuales y ver, si por una de esas casualidades, sumar algún “negocito” para apuntalar los “ahorros de una vida”.

La militancia peronista mira desde afuera la fiesta que Fernando y Verónica armaron con su troupe (Compañía ambulante de artistas de circo o de teatro. Pandilla).

Es lastimoso ver como esté proyecto político que impulsó y ganó a pulso Alberto Balestrini se haya transformado en una fiesta de pocos y con invitados sorpresas. ¿Por qué están los “lujosos” en el ejecutivo municipal?, ¿Fernando y Verónica no tendrán la peregrina idea de impulsarlos como candidatos a algo?.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 ¡!!Después los traidores somos los periodistas por analizar¡¡¡.

 

UN NÁUFRAGO RABIOSO

 

El que alguna vez fue nuestro Fernando naufragó, se le fue a pique el barquito de papel que había armado con sus ilusiones políticas porque pensó que con salir en los medios masivos de comunicación alcanzaba para ganar un lugar en el estrellato político provincial y nacional.

El que alguna vez fue nuestro Fernando es hoy un náufrago en una isla desierta (1- Náufrago: Es una persona que navegaba, y el barco por «x» razón, se hundió, dejándolo a él varado en el medio del océano. 2- Naufrago: presente del verbo naufragar. 3- Naufragó: Pretérito perfecto simple del verbo naufragar) y esta rabioso.13313867_10206910568226710_1207752054_o (Copy)

Hoy, en la soledad de su poder, hizo lo mismo que en el 2011: analizó la situación, elaboró una estrategia y la está poniendo en marcha, con el firme optimismo de que todas las fichas se le acomoden según sus necesidades y razones, sin tener en cuenta que la política es dinámica y no suele responder nunca a los planes mejor diagramados, porque son demasiados los factores que inciden sobre ella. Cuando se juega en política uno debe ser flexible, las táctica y la estrategia deben saber acomodarse a la evolución de los eventos, pero esto no implica que no se pueda seguir construyendo para lograr el objetivo estratégico que se ha planteado.

El que alguna vez fue nuestro Fernando elaboró una estrategia errónea, realizó un mal análisis de los tiempos que corren y los que están por venir. Piensa que se puede retrotraer todo al 2001 y salir airoso de la hecatombe social y política que se quiere armar; algunos insensatos pueden empezar un incendio pero nadie sabe, a ciencia cierta, la destrucción que puede desatar un incendio.

Julio Blanck (http://www.clarin.com/opinion/Suenan-alertas-Gran-Buenos-Aires_0_1588641140.html) en una editorial del diario Clarín señaló que: “Muchos están preocupados por transitar en la mayor paz social posible estos meses, pero otros -desde una postura política rencorosa y revanchista- juegan a juntar fósforos mientras ayudan a acumular combustible social con una prédica agitadora. Detrás de su discurso doliente y enojado está el interés por zamarrear fuerte y pronto el escenario político que pisa el Gobierno” y agregó, párrafos después, que “La preocupación se disparó en el equipo de la gobernadora cuando tomaron conocimiento de declaraciones de Fernando Espinoza, titular del PJ bonaerense y ex intendente de La Matanza, quien se habría referido a la eventualidad de que ‘en quince días explota’ el Gran Buenos Aires. Asociaron eso con la actitud de oposición dura que mantiene Verónica Magario, la sucesora de Espinoza en el municipio que cobija como puede a dos millones de personas. Espinoza jura que se tomaron parcialmente declaraciones suyas, hechas en Radio Del Plata y editadas luego en versión televisiva por el canal de cable C5N, medios donde se critica a Macri desde el kirchnerismo más duro. Asegura el matancero que él sólo dijo que tras el impacto de las tarifas de luz y gas en las zonas más pobres del municipio, ‘en 15 días explotan las boletas de agua’, que también llegan con aumentos importantes. El equívoco estaba servido. Caso curioso: los gobernantes de La Matanza reivindican la buena relación con el gobierno de Vidal y el contacto permanente con el ministro de Gobierno, Federico Salvai. ‘Les pasamos ideas para el trabajo social’, dicen”.B92OHR4IMAIhPHh-Copy (Copy) (Copy)

No está muy errados en su análisis, aun sabiendo que no conoce el paño matancero ni las mañas de sus dirigentes, pero desde el gobierno provincial salieron a buscar intensamente las expresiones de Espinoza (principalmente) vertidas en el “Plenario Peronista de La Matanza” del pasado 28/05 en González Catán, donde se fue de mambo un poco con expresiones poco felices, tales como: “¡si hay que salir a la calle, vamos a salir! ¡La Matanza va estar en la calle y a la cabeza con todos sus dirigentes!”  y “Esto puede estallar en quince días…13096093_1010097175746890_6817688877952110467_n (Copy)

Misteriosamente solo quedan del plenario algunas imágenes del habitual reportaje que suele hacer el equipo de prensa del municipio (https://www.youtube.com/watch?v=fqgPbDEkzH4) donde solo habla de propuestas pero la arenga desde el escenario no se encuentra ni el audio. 

 

PJ MATANCERO: NI TAN TAN NI MUY MUY

 

Fernando está juntando nafta para incendiar todo” asegura un dirigente del oficialismo y remarca que “Fernando putea en voz alta, Verónica putea pero en voz baja y después va y arregla con los ministros de Vidal y Macri; es decir, tratan de juntar por todos lados”.13095779_1014826705270280_7071231843431159430_n (Copy)

Espinoza entró en un juego peligroso” sentenciaba un alto dirigente de la estructura municipal y agregaba que “Desde lo discursivo siembra tormentas y también está organizando ‘travesuras’ que van a empezar a ocurrir en poco tiempo. Es muy peligroso, piensa que van a ir por Macri y Vidal, pero a nivel distrital también pueden ir por él y Verónica”.

Un destacado político matancero señaló que “Espinoza se está quedando solo, no son muchos los que bancan su discurso incendiario y aún menos, le van a bancar algunas boludeces que quiere impulsar” y remarcó que “Nadie quiere más líos de los que tenemos, salvo él que pretende cobrar protagonismo en medio de la bronca de la gente. Ese camino no va a ningún lado, nadie sale indemne de un incendio social”.13076909_1014826778603606_2790607955603715334_n (Copy)

Un alto funcionario municipal, integrado al equipo de los lujosos, comentó, en voz baja, casi un susurro, que “Medio que ando arrepentido de haber venido a trabajar con Fernando, me esperaba otra cosa”, luego añadió que “Entre la histeria de Verónica, el ir y venir de Fernando y el vacío del peronismo matancero no andamos muy tranquilos ni cómodos. Pensamos que había políticas públicas de fondo que sostuvieran la gestión pero nos encontramos con reacciones y poses que solo apuntan a salir en televisión y, encima de todo, ahora estamos viendo a un Espinoza desaforado sembrando vientos que nos pueden arrastrar a todos” y remató el análisis con lo siguiente: “Espinoza quiere convertirse en el portavoz de la bronca del vecino pero le erró al camino, gritando y amenazando que cada 15 días va a pasar algo no se defiende al vecino, solo se intensifica la agitación social y eso no es bueno ni para el país ni para La Matanza”.