“LA OPOSICIÓN NO DEBERÍA SER UNA OPOSICIÓN POR LA OPOSICIÓN MISMA, SINO SER UNA OPOSICIÓN CONSTRUCTIVA”

“LA OPOSICIÓN NO DEBERÍA SER UNA OPOSICIÓN POR LA OPOSICIÓN MISMA, SINO SER UNA OPOSICIÓN CONSTRUCTIVA”

 

Semanario “Quinto Poder” dialogó con el Presidente del Comité de Distrito de la UCR matancera, el Dr. Gustavo Barresi sobre las idas y vueltas del cierre de lista dentro del frente “Juntos” y de la división del radicalismo local (por ahora) en dos frentes distintos.

Barresi sostuvo que “Está bueno escuchar al vecino, pero la propuesta no debe ser solamente escuchar al vecino. Nosotros como políticos, dirigentes políticos que abrazamos la política, que tenemos un contacto de ida y vuelta con el vecino, sabemos las problemáticas que pueden existir en cada una de las localidades. Se puede escuchar al vecino, y es necesario escucharlo, pero me parece que se tiene que tener una propuesta superadora

 

 

 

QP: Al final, ¿cómo cerraron la interna en La Matanza?

GB: “La verdad que fue un período traumático. Fueron casi quince días en los que hubo muchos dimes y diretes. No pudimos llegar a un acuerdo previo, antes del cierre del sábado, con el resto de los correligionarios. Y después se puso complicado cuando salió la supuesta noticia que el Dipy iba a presentar lista en La Matanza. Ahí, diferentes referentes del espacio y también del partido, nos habían aconsejado que hiciéramos una lista grande del partido; que ya lo teníamos pensado porque me parece que estamos en un momento bisagra para el partido (creo que esto ya lo habíamos comentado anteriormente).Y la figura de Manes lo que hizo fue un poco exacerbar a aquellos correligionarios que estaban dormidos y a nosotros que veíamos muy dificultoso el tema de hacer política en un distrito muy complicado (más teniendo en cuenta que en este lustro el PRO nos tuvo a mal traer) y que debíamos darle una oportunidad. Esto se dio el sábado. El sábado estuvimos hasta último momento tratando de congeniar una lista grande del distrito. Lamentablemente todos los sectores  no están involucrados. Por eso se presentaron dos listas:

 

 

una es la lista del partido con Matías Spain a la cabeza, donde están representados casi todos los sectores,

 

 

y la otra es donde está Alejandra Dulce Martínez junto con la gente de Monzó y una parte del peronismo que siempre tuvo alguna relación con CAMBIEMOS.”

 

QP: Hoy, Juntos por el Cambio es el principal espacio opositor por lo menos en el Concejo Deliberante, más allá que esté dividido en diferentes bloques. ¿No hubo posibilidad de dialogar en su momento para construir una sola lista?

GB: “No. Lamentablemente nunca existió esa posibilidad; en tanto y en cuanto salen las figuras de Santilli y de Manes. Eso no se pudo dar en este distrito, como en muchos distritos donde el intendente no es de CAMBIEMOS. Lo que dice usted pasó donde el intendente es de CAMBIEMOS. Allí se unificaron las listas y hubo una lista en común.”

 

QP: Usted había planteado, cuando ganó la presidencia del Comité de Distrito, fortalecer la posición del radicalismo en la mesa de conversaciones con la gente del PRO.

GB: “Eso nunca se dio, porque también tiene que ver un poco con los plazos que nosotros tuvimos. No sólo la interna, que se dio el 21 de marzo, sino también todo el proceso que finalizó el 21 de marzo pero terminó sesenta días después con la asunción del Presidente del Comité provincial. Eso hizo que  nunca tuviéramos un acercamiento con la mesa de Juntos por el Cambio.”

QP: Lalo Creus, en un reportaje de nuestro medio, dijo que el problema no es el candidato sino que faltaba unidad. ¿Usted coincide con eso?

GB: “Sí. En lo personal, siempre donde tratamos de mechar nunca hubo una mesa (ni de CAMBIEMOS antes ni de Juntos por el Cambio después) donde se hablara de políticas públicas o se hablara de cuál era el rol de la oposición o cuál era el objetivo de la oposición.”

 

QP: Parece que el radicalismo matancero no tuvo la oportunidad ni de discutir políticas públicas y mucho menos de discutir candidaturas

GB: “Yo creo que nuestra clase dirigente, nuestro Comité provincial al frente de Daniel Salvador, con el hecho de no defender a los radicales de La Matanza y simplemente darle la lapicera al PRO para digitar las listas originó automáticamente la falta de posibilidades de sentarse en una mesa y decir hay diferentes prioridades; y hay, por ejemplo, ideas para tratar que el municipio, los Concejales y las distintas agrupaciones puedan laburar sobre un tema específico. Eso nunca existió porque lamentablemente siempre se estuvo con el ancho de basto y el ancho de espada, y jamás pudo haber una conversación y un intercambio de ideas sobre qué era mejor para el espacio o cómo el espacio podía mejorar. La única vez que se pudo tratar de dialogar sobre las propuestas del partido fue en el 2019, donde el partido (después de 2 años de acefalía) volvió a tener una representación que después se diluyó. Fue la única vez donde pudimos tener una conversación con Alejandro Finocchiaro o con algún integrante del PRO y plantearles una serie de propuestas, que no se llevaron a la práctica. Pero esa fue la única vez. Las demás veces fue simplemente para la foto o para la presentación de una lista para las PASO o una general. Por eso lo que dice el Concejal no es descabellado ni desatinado.”

 

QP: ¿Usted cree que Finocchiaro buscó un candidato, lo impuso? No importa que sea Toty Flores o cualquier otro. ¿Hay un proyecto detrás del candidato

GB: Me parece que no hay un proyecto detrás del candidato. Me parece que esto estuvo referenciado en la elección del 2019. Creo que lo comenté en el último reportaje que me hizo: ¿Cuál era la diferencia de votar al oficialismo municipal o de votar a la oposición? No había una propuesta concreta. Está bueno escuchar al vecino, pero la propuesta no debe ser solamente escuchar al vecino. Nosotros como políticos, dirigentes políticos que abrazamos la política, que tenemos un contacto de ida y vuelta con el vecino, sabemos las problemáticas que pueden existir en cada una de las localidades. Se puede escuchar al vecino, y es necesario escucharlo, pero me parece que se tiene que tener una propuesta superadora para decirle, por ejemplo, sobre la temática bioambiental tenemos esta propuesta, sobre la temática de transparencia tenemos esta propuesta, sobre la problemática de salud tenemos esta propuesta. Y lo mismo con el tema de seguridad. Es decir, más allá de escuchar al vecino, uno como dirigente político tiene que tener un basamento o una idea como para tratar después de desmenuzarla y llevársela a la ciudadanía. Eso no existió. Esperemos que en esta etapa, donde se viene las PASO y hay un candidato del PRO y un candidato del partido como Manes y Santilli, empecemos a debatir ideas: ¿Por qué tiene que ser el Toty? ¿Por qué tiene que ser nuestro partido?”

QP: Más allá de lo personal.

GB: “No es una cuestión personal. Lo nombro al Toty porque representa la lista que nos va a enfrentar en la futura las PASO.”

 

QP: Además, ya avisando que va a ser candidato a intendente.

GB: “Exactamente. Me parece que son cuestiones que ahí es donde afecta el affectio societatis (La affectio societatis designa la voluntad común de asociarse entre varias personas físicas o morales) que se le debería dar al frente. Cuando ya se impone que hoy se va hacer esto y dentro de dos años se va a hacer aquello no se da margen para que el resto pueda discutir puntos de vista diferentes o programas diferentes. Cuando hay imposiciones, dentro o fuera de mi partido, es muy complicado construir porque tampoco te van a llevar de las narices. Creo que tiene que haber, como dije anteriormente, un affectio societatis en el cual nos sentemos en una mesa de discusión y empecemos a hablar de diferentes temáticas y que cada uno pueda opinar sobre esas temáticas y qué es mejor para el vecino, cuál es la mejor propuesta para el vecino, y también cuál es la mejor propuesta para sentarnos ante el oficialismo municipal y plantearle que se está equivocando con lo que está haciendo. Por ejemplo: apenas asumió la nueva conducción de la Juventud Radical propuso la posibilidad de realizar más testeos en La Matanza. Eso es lo que debería ser una oposición. La oposición no debería ser una oposición por la oposición misma, sino una oposición constructiva. Si tenemos una población de casi 2.500.000 de personas y estamos testeando 290.000 personas por mes, me parece que se debería incentivar el testeado para saber dónde está el problema epidemiológico y tratar que el virus no se siga expandiendo controlándolo con políticas públicas activas. Por lo menos eso es lo que yo interpreto que debería ser la política.”

 

QP: Usted asumió hace poco la jefatura del Comité de Distrito, y hoy en la primera chance que tenemos de una elección se ve que todo lo que se hizo para la unión del Radicalismo se dispersó de nuevo. ¿Cómo se vuelve a armar un partido que se encolumne detrás de una conducción, que fue votada por la mayoría de los radicales, y que vayan todos por una misma senda?

GB: “Muchas veces nosotros dijimos que el diálogo, el consenso, el intercambio de ideas enriquecen la política y el espacio. En este caso nosotros no somos un partido verticalista. Nosotros somos un partido de debate y discusión. Si están las PASO, hay posibilidades que cada uno del espacio elija el lugar, el encuadre y el nicho en el que puede actuar. El hecho que nosotros no pudimos activar que todos los radicales confluyamos en una sola lista fue por falta de tiempo y porque venimos de muchos lustros y décadas de desencuentro. Por lo tanto, es un proceso donde vamos a ir aprendiendo y desandando. No lo veo mal. Lo veo mal cuando hay posturas antagónicas irreconciliables o cuando hay personalidades que no entienden que existe la diversidad y el pluralismo. No lo  veo mal. No tuvimos el tiempo necesario como para confluir. Pero también, en honor a la verdad, no es sólo lo que pasa en nuestro distrito con lo referente a nuestro distrito sino que tiene mucho que ver con nuestros referentes provinciales o seccionales. El radicalismo es un conjunto de ideas, que viene deteriorándose año tras año. Y son procesos que vamos a tener que madurar. Manes, para nosotros, es una bocanada de aire fresco. Por lo tanto, vamos a tener que ir acostumbrándonos; y tal vez sea un  punto de partida para empezar a volver a enamorarnos y abuenarnos los radicales. Me parece que hoy no podemos esperar que todo el mundo se encolumne atrás de un candidato o atrás de una idea cuando ha habido desaciertos. Creo que son fases que vamos a tener que ir cumpliendo, y esta es una de las fases. Los tiempos electorales, nos indican que puede haber posibilidades que haya una unificación de las dos listas que se presentaron. Apelamos a que a la lista del distrito no se la ningunee y que se priorice la lista que formó el distrito. Todavía hay tiempo para sentarse y ver si tenemos puntos de coincidencias; de lo contrario, iremos a las PASO como está declarado y decretado. Y lo dirimirá absolutamente la decisión popular cuando llegue septiembre. Después, seguramente, iremos unificados en noviembre. Pero estos son los pasos previos, y no nos tiene que incomodar.”

QP: ¿Y qué expectativas tienen ustedes?

GB: “Creo que primero tenemos que agotar esta instancia, que es donde la Junta Electoral de nuestro partido y las conversaciones de nuestro partido designen si la lista tiene que ser unificada o si las dos listas vamos a tener la posibilidad de llevar a Manes como candidato. Lo peor que nos podría pasar es que vayamos divididos en esta posibilidad de enfrentar al PRO, ya que  nos restaría poder por el encuadre que nos da y la perspectiva que nos da en el futuro inmediato: la lista del PRO entraría en forma íntegra y nosotros no podríamos poner algún representante en el Concejo Deliberante. De ahí en más tenemos que ver la maquinaria electoralística y propagandística que tiene que tener el partido. En este sentido me parece que tenemos que ir encolumnados en el candidato para tratar de darle mayor impulso; para que de una vez por todas el partido pueda reflotar, que es lo que esperamos y para lo que uno trabaja.”

Author Description

Quinto Poder