LOS CEDROS DE TAPIALES = SANATORIO PRIVADO MADERO: EL PAMI SIGUE PERMITIENDO QUE MALTRATEN A LOA JUBILADOS

LOS CEDROS DE TAPIALES = SANATORIO PRIVADO MADERO: EL PAMI SIGUE PERMITIENDO QUE MALTRATEN A LOA JUBILADOS

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

El zorro, que pierde el pelo pero no las mañas”, este viejo proverbio, sacado del antiguo refranero castellano, le viene, como anillo al dedo, al lamentable espectáculo que, mes a mes, se ve en las puertas de Sanatorio Privado de Madero.

A fin de mes, días antes de comenzar el siguiente, una enorme cantidad de jubilados, pensionados, discapacitados, etc. que, lamentablemente, tienen como obra social PAMI se ven maltratados por los prestadores médicos.

 

 

En este caso en particular nos referimos al Sanatorio Privado Madero que, antes de finalizar el mes, comienza a entregar los turnos del mes siguiente para que el afiliado del PAMI pueda atenderse con un especialista al que fue derivado por su médico de cabecera.

 

 

Entre 100 y 300 personas se apiñan en las puertas del Sanatorio Privado Madero para poder retirar un número que les permita ver si consiguen un turno. No hay orden en la fila y, la misma, comienza a formarse en horas de la madrugada. Al mediodía sigue siendo muy numerosa dicha fila y, al día siguiente, aún hay personas esperando poder sacar un turno. En época de pandemia vemos como el PAMI cuida a la principal población de riesgo contra el Covid-19 (es sarcástico lo que pongo).

 

UN ZORRO QUE QUIERE CAMUFLASE

 

La página web (http://www.spmadero.com/)  del Sanatorio Privado Madero explica que “La institución fue creada en 1983 en el marco de una alianza con la fundación Los Cedros. Está ubicada en un punto estratégico del partido de La Matanza muy cerca de dos importantes accesos (Autopista Ricchieri y Avenida General Paz). Durante más de 30 años pudo brindar servicios de salud a toda su área de influencia” y agrega que “En el año 2015 se comenzó un ambicioso proyecto de reestructuración. Este proceso consistió no solo en cambios edilicios, sino también en un cambio de mentalidad, ubicando el bienestar del paciente como centro de toda toma de decisiones. Finalizado todo este proceso y entusiasmados por los logros obtenidos en tan corto plazo. En el año 2018 se decidió rebautizar la institución y darle un nombre que identifique el nuevo proyecto. Así nace el SANATORIO PRIVADO MADERO”.

 

 

En definitiva la clínica LOS CEDROS DE TAPIALES = SANATORIO PRIVADO MADERO; sigue con el mismo personal, los médicos son los mismos, el maltrato es el mismo, la desidia es la misma. En definitiva cambiaron el nombre pero no las mañas

Hace unos años atrás, cuando trabajaba en otro medio local, publique una nota que hablaba de la pésima atención de esta clínica (https://diario-nco.com/la-matanza/tapiales-que-esta-pasando-en-la-clinicas-los-cedros-numerosos-vecinos-de-las-localidades-matanceras-de-tapiales-villa-madero-villa-celina-la-tablada-se-estan-manifestando-por-diferentes/) pero, a pesar de las quejas y las notas periodísticas, todo sigue igual y el PAMI sabe de esto y, lo que es peor, ayudan a camuflar este accionar demostrando, con su accionar, lo poco que les importan los afiliados a esa obra social.

Pedro Antonio Garnero, Hugo Alberto Molinari, Victor Luis Manchisi, Alejandro Maximiliano Hafez  y otros, siguen siendo los responsables de este centro médico que, muchos afiliados, la denominaron: “Camino al cielo”.

 

 

Para que vean que no es mentira público algunos comentarios de usuarios y familiares que se atendieron en la “Clínica Camino al Cielo”; todos extraídos de la misma página web de la institución:

María: La peor atención desde la mesa de entrada de cobertura DAR SALUD que mi mama paga todos los meses. Mi mama tiene la cadera quebrada hace 40 días y no logro conseguir un especialista que la atienda como corresponde. Me dan turno 8.30 y cuando voy ¡tengo diez personas antes que yo! Es una vergüenza que jueguen con la salud de la gente. Tiene muy bien puesto el nombre CAMINO AL CIELO. Son de terror! (https://ar.latinoplaces.com/buenos-aires/sanatorio-privado-madero-605414)

 

Patricia: Una atención pésima, a mi papá lo dejaron morir ahí, es mejor un hospital público, médicos con atención pésima, el trato con oficina de internación malísimo, las enfermeras tenes que ir a buscarlas varias veces para que atiendan al paciente, todo un asco, una pesadilla.

 

Piero: Esta Clínica de privada no tiene nada, tiene más empleados de limpieza que médicos, me toco atenderme anoche en guardia y la pase mal espere 3 hs. Una sola medica en guardia, la otra médica VENEZOLANA estaba encerrada en «oficina de internación» con un tipo de lunar grande en el rostro ¡mirando películas! Toque la puerta tardaron 10 minutos en salir y adentro estaban solo ellos dos ¡Increíble!

 

Gustavo: 43 grados de temperatura, Los abuelos con ventilador y los empleados con aire acondicionado, una vergüenza y falta de respeto

 

Iris: Pésima atención, enfermeros cero de conocimiento. Decidía total médica. Administrativamente inoperantes ni para darte un traslado. Mi hermana necesita un neurólogo de urgencia ya que quedó internada el profesional por va solo los Martes y es de guardia. La internaron por la noche y el médico pasó a verla al día siguiente a la 14: 00, ¡tremendamente asesinos!