POR PERSEGUIR A LA TORTUGA, VERÓNICA Y FERNANDO CHOCARON LA CALESITA

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

 

 

Un carrusel, tiovivo o calesita es un medio de diversión consistente en una plataforma rotatoria con asientos para los pasajeros. Tradicionalmente los «asientos» poseen formas de caballos de madera u otros animales, los cuales en muchos casos son desplazados mecánicamente hacia arriba y hacia abajo para IMG-20141213-WA0012 (Copy)simular el galope de un caballo. Normalmente, la música se repite mientras el carrusel da vueltas. Hay otras variantes como las que se encuentran en las plazas, que son de dimensiones mas reducidas y tienen asientos de madera o plásticos y los mismos niños se impulsa haciendo girar un volante.

 

Es una fantasía indulgente imaginar que hay movimiento cuando lo que hay, en rigor de verdad, es pura rotación en torno del mismo eje, de esta manera podríamos delinear la política matancera en el 2011. Había una conducción fuerte, un peronismo local unido detrás de esa conducción; existían algunas fisuras o planteamientos, más relacionados con la 1D7BF144-B1A7-4D2A-A351-5A1BCED54A86 (Copy)imposición del nombre de Verónica Magario que cuestionamientos de fondo.

Pero nuestro Fernando se borró, apenas asumió desapareció y en los primeros días de ese enero caluroso del 2012 también lo hizo Verónica Magario, tan es así, que tuvo que asumir la intendencia, en forma provisoria, el Concejal Rotilio Chamorro, pocas personas se enteraron, pero tuvo que hacerlo para firmar urgentes despachos que se habían olvidado de hacerlo la conducción política del distrito. Pocas personas se enteraron de esta situación y no habría pasado a mayores pero el tiempo demostró que el estado de acefalía de la gestión y la conducción política se convertiría en una moneda 7DD22B65-559F-47C1-A961-2FE7839CB8E9 (Copy)corriente.

Durante tres años las idas y venidas desgastaron inútilmente la gestión municipal y erosionaron peligrosamente la confiabilidad y legitimidad de la conducción política del distrito.

En términos de confiabilidad lo que preocupa es la consistencia de los resultados. Se necesita la confiabilidad para poder hablar de resultados válidos, puesto que no es posible evaluar algo que cambia continuamente.

La legitimidad, es un término utilizado en la Teoría del Derecho, en la Ciencia Política y en Filosofía que define la cualidad de ser conforme a un mandato legal.

En Ciencia Política es el concepto con el que se enjuicia la capacidad de un poder para obtener obediencia sin necesidad de recurrir a la coacción que supone la amenaza de la fuerza, de tal 2B689ED0-9D8D-4699-BBB2-BD1D1E12CA8C (Copy)forma que un Estado es legítimo si existe un consenso entre los miembros de la comunidad política para aceptar la autoridad vigente.

Si la legitimidad jurídica se refiere a la ley, la legitimidad política se refiere al ejercicio del poder. El poder político que es percibido como legítimo será mayoritariamente obedecido, mientras que el percibido como ilegítimo será desobedecido, salvo que se obtenga obediencia por medio de la violencia del Estado.

No debe confundirse legitimidad política con afinidad política. En democracia, los votantes del partido político perdedor pueden lamentarse por haber perdido las elecciones, pero no por ello desobedecen al nuevo gobierno. Tampoco debe confundirse 13071_734526229963732_4747376689153724380_n (Copy)legitimidad con democracia, puesto que durante la Monarquía Absoluta, por ejemplo, el pueblo consideraba masivamente legítimo al monarca, que no había sido elegido por mayoría.

La legitimidad política se podría entonces definir desde dos perspectivas: la de quien obedece y la de quien manda.

Desde la perspectiva de quien obedece, será legítimo aquel gobierno que accede al poder (legitimidad de origen) y lo ejerce (legitimidad de ejercicio) cumpliendo los requisitos que los que obedecen creen que tiene que cumplir para mandar.

Desde la perspectiva de quien manda, será legítimo aquel gobierno que accede al poder y lo ejerce haciendo ver a los que obedece que cumple los requisitos para mandar.

La legitimidad así entendida es un compromiso entre ambos extremos. Desde luego, la teoría de la legitimidad no prejuzga la bondad o maldad de tal o cual régimen político, sino que 983823_734517633297925_8052863779545317249_n (Copy)examina, simplemente, los mecanismos de mando y obediencia. Resta decir que, en términos generales, cuando el poder pierde su legitimidad deja de ser poder, salvo que ejercite la coacción.

En el campo de la política, la legitimidad es la justificación ética del origen del poder, del ejercicio del mando político, de la procedencia y aplicación de la ley o de cualquier otro acto de la autoridad pública.

La legitimidad se refiere a la credencial ética para mandar y ser obedecido.

Estas dos premisas básicas de cualquier gobierno (sea municipal, provincial o nacional) fueron constantemente erosionadas desde el mismo gobierno, es decir, tanto Verónica Magario como Fernando Espinoza inconscientemente fueron los principales responsables de ir achicando al apoyo a su gestión. Hay muchos 1466050_1584110431824112_4285295206006369938_n (Copy)ejemplos de este cotidiano esmerilamiento de la gestión, lo hemos remarcados y variadas oportunidades y en muchas notas como para volver a repetir dichos ejemplos, quienes han sido fieles lectores saben de qué estoy hablando.

Esa confiabilidad y legitimidad que tenían en diciembre del 2011 fue sacrificada en el altar de la soberbia y la ignorancia.

La Soberbia (del latín superbia) y orgullo (del francés orgueil), es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás. Otros sinónimos son: altivez, altanería, arrogancia, vanidad etc. El principal matiz que las distingue está en que el orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles10407862_734516733298015_1381032124945490784_n (Copy) o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido por otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del yo o ego.

En términos negativos la soberbia es una actitud orgullosa consistente en la perspicacia de aquella persona que se envanece a sí misma. Genéricamente se la define como la sobrevaloración del yo respecto de otros, para superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo o situación, o bien en alcanzar una elevada desvalorización del contexto. También se puede definir la soberbia como la creencia de que todo lo que se posee es superior, que se es capaz de superar todo lo que digan o hagan los demás, o de superar los prejuicios. El orgullo incita a la persona a valorarse demasiado, creyéndose capaz de hacer cualquier cosa por encima de los demás e incluso de sus propias capacidades, de las circunstancias o mejor dicho los contratiempos que se presenten. Esta idea deriva 10690180_736916996391322_7020953846312552896_n (Copy)directamente en que la persona orgullosa ponga en detrimento a las demás personas, debido a que piensa que sus capacidades o que su valor no equiparan al suyo, lo que se considera arrogante.

El abultado resultado electoral del 2011 llevó a la conducción política del distrito a creerse que eran “Gardel y Lepera con guitarra eléctrica”. No fue algo espontaneo sino que fue paulatino, con el paso de los meses se cortó todo dialogo, la conducción se aisló en un grupo, cada vez más reducido de aduladores y obsecuentes, quienes, sin tapujos ni vergüenzas, solo les decían lo bien que estaban las cosas y fue en este preciso momento que apareció la tortuga. La tortuga, podríamos decir sin temor a equivocarnos, es la zanahoria de la candidatura a Gobernador de Espinoza. Cuando logró el consenso de todos los caciques OLYMPUS DIGITAL CAMERAperonistas de la provincia para asumir la Presidencia del PJ bonaerense, nuestro Fernando pensó que eso significaba, simultáneamente, el espaldarazo definitivo para ir en búsqueda de la primera magistratura provincial. Ese anhelo fue apoyado por la mayoría del peronismo matancero pero cuando vieron que Espinoza caminaba en soledad persiguiendo a la tortuga, que no convocaba a nadie para acompañarlo en esa aventura política, cuando se desentendió de la gestión municipal, la mayoría del peronismo matancero empezó a ver y escuchar cosas que no coincidían con la realidad local.

Muchos advirtieron que algunas cosas estaban pasando, varios alzaron sus voces de advertencias pero no fueron escuchados y llego el turno electoral del 2013. Desde la conducción 10404377_734526919963663_577219004987475838_n (Copy)pronosticaban un triunfo arrollador y se encontraron con un agónico triunfo en el último minuto y haciendo el gol con la mano.

En lugar de ver qué fue lo que realmente pasó la conducción política se aisló más y no analizaron el humor de la sociedad matancera, siguieron el mismo camino que los llevó a perder más de la mitad de los votos obtenidos en el 2011.

Cuando nuestro Fernando se fue detrás de la tortuga dejó a cargo de todo a su “álter ego”, o “su otro yo” Verónica Magario.

Un álter ego (del latín alter ego’gt ‘, «el otro yo») es un segundo yo, que se cree es distinto de la personalidad normal u original 27787E0D-9E8C-4CA3-B7AF-78E057BE1831 (Copy)de una persona. El término fue acuñado en el siglo XIX cuando el trastorno de identidad disociativo fue descrito por primera vez por los psicólogos. Una persona que tiene un álter ego se dice que lleva una doble vida.

Un significado distinto del álter ego se puede encontrar en el análisis literario, en el que se describen los personajes en diferentes obras que son psicológicamente similares, o un personaje de ficción cuyo comportamiento, lenguaje o pensamientos intencionalmente representan los del autor. También se utiliza para designar el mejor amigo de otro personaje en una historia. Asimismo, el término álter ego se puede aplicar a la función o persona asumida por un actor o por otros tipos de artistas.

Más de uno le escuchó decir: “Verónica es mi mano derecha, si hablas con ella hablas conmigo” y todos hablaron con ella, ella 10556345_736924116390610_5247797193040763641_n (Copy)escucho a todos pero no entendió o no quiso entender a nadie.

En lugar de hablar con Fernando hablaban con Verónica y Verónica después le decía o no, cualquier cosa a Fernando, nunca trasmitía el mensaje correcto sino una interpretación, generalmente errónea, de una charla.

Esto generó un profundo cortocircuito en la comunicación entre los secretarios del gabinete municipal y el propio Intendente, afectando negativamente en la gestión de los asuntos públicos. A esto hay que sumarle el ir y venir de las relaciones personales entre Verónica y nuestro Fernando, dado que había días que Verónica tenía todo el poder y la confianza y horas después, desaparecía del mapa durante semanas. En definitiva nadie sabía con quién hablar y cuando podían hablar con alguien no se sabía si el mensaje llegaba a destino.

Ante esto nuestro Fernando comenzó a usar emisarios, pero ante la falta de poder de definición y respuesta de los mismo, fue quemando uno a uno la confiabilidad que estos podían tener, no solo hacia el gabinete municipal, sino también hacia la 10801866_1546641892220799_5790551875833952751_n (Copy)comunidad y la dirigencia política del distrito. Esto convirtió al gobierno municipal en una suerte de sátira italiana, donde lo urgente se resolvía (si es que lo hacía) dos o tres años después, y lo insignificante se tornaba cuestión de estado, los compromisos que se asumía no se cumplían pero se premiaban a quienes insultaban o denigraban públicamente al Intendente ( caso Silvia Solís, Ale Arreseygor o Mario Stella para citar 10429445_1570677649813063_6401915142063113356_n (Copy)algunos) o también se promocionaba a funcionarios que llenaban de oprobio a la administración municipal, tal es el caso de la Lic. Leticia Piris o de Edith Viani.

Verónica Magario pasó de ser el “otro yo” de su Fernando a una suerte grotesca de Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Esto conmovió profundamente las bases del peronismo matancero, ya se están advirtiendo de algunos conatos rebeldes, Concejales que admiten abiertamente no sentirse ni integrados ni representados por este proyecto, varias candidaturas dispuestas a enfrentar al mismísimo Espinoza en las urnas, internas abiertas en el mismo corazón del poder matancero donde secretarios del gabinete municipal están enfrentados,  paralizando la gestión en todos sus aspecto.

Por perseguir a la tortuga, Verónica y Fernando chocaron la calesita y eso es algo muy difícil de hacer, porque la calesita gira sobre su mismo eje y solo hay que darle un toquecito cada tanto para que siga girando.

Solía decirse, hasta hace poco tiempo, que todo jugaba a favor del municipio y de Fernando. Que Dios era “Argentino y que atiende en La Matanza y que era muy difícil “chocar la calesita”. Pero las cosas fueron cambiando y ahora el panorama no pinta tan fácil. Y aquellas cosas que antes traían alegría ahora generanB7C07224-A265-482C-9FCB-4679766DB50A (Copy) preocupación. Pero cómo explicarle a un niño que chocó la calesita. Es la pregunta que se hacen todos y no hay disquisición mágica que permita explicar esto al pueblo matancero ni a los militantes y dirigentes peronistas, quienes son el supuesto dueño de la sortija que ahora no tiene premio. ¿Quién guardará la sortija dado que la calesita chocó?. 

 

 

AUTOELOGIARSE Y VANAGLORIARSE

 

En estos de internet es difícil resistir un archivo, desde 2010 a esta parte aparece todo y si se rasca un poco aparece data de antes también y en tiempos  pre electorales no queda bien autoelogiarse y vanagloriarse.

La autobiografía que se presentará el próximo lunes: 10846049_734454779974142_8573683247720824658_n (Copy)FERNANDO ESPINOZA: vida y secretos de un militante es un poco mucho.

Gobernar La Matanza es importante pero hacerlo bien es trascendente y es ahí, donde radica la diferencia entre tratar de hacerse conocido y correr el riesgo de hacerse conocido.

A mi modo particular de ver las cosas, me parece que no es conveniente una autobiografía, porque para justificarse debería convertirse en el boom literario del verano, no sé, vender dos ediciones de 25 mil ejemplares estaría justificada la inversión. Hubiese sido más pícaro y rentable (desde el negocio editorial en sí mismo y desde el fin político de darse coba y hacerse conocido) una biografía no autorizada (y medio acordada) y salir por todos los medios a desmentir pasajes de dicho libro, eso hubiese generado polémica y promesa de escándalo y hasta le hubiera dado chances a la militancia de participar defendiendo indignados la honorabilidad del conductor político. Pero, ¿esto era necesario?, ¿es políticamente correcto hacerlo?.

No es un momento particularmente acertado la presentación de un libro que hablé loas del candidato a Gobernador bonaerense, porque en el distrito que gobierna están ocurriendo cosas que pueden hacer naufragar dicha empresa. En este punto me 10857998_736921769724178_2146233618431035484_n (Copy)gustaría hacer una aclaración a título personal: no estoy enojado con Espinoza ni Magario, no existe razones ni circunstancias personales que influyan en el análisis político que hago, trato de ser sumamente objetivo y huelgan las pruebas de cada punto que analizo; es más, sería interesante ver a un matancero en la gobernación pero no coincido con el camino ni la forma que se está haciendo. Aclarado esto, sigamos…

La militancia y la dirigencia peronista matancera está reclamando conducción y contención pero el reclamo es de tan vieja data que puede ser que sea tarde para que la actual conducción política del distrito no pueda revertir las cosas sin que pague cuantiosos costosa políticos. Aparte hay una situación de ebullición y debate permanente y si el conductor se quedó sin interlocutores creíbles, la tarea de contención deberá hacerla él mismo; es decir, el Fernando (de Magario) tendrá un verano FERCHU 1 (Copy)movidito porque, de ser consciente de la situación en el distrito, tendrá cuatro o cinco puntos a resolver, en forma urgente, antes de lanzarse de lleno a la campaña en pos de la gobernación bonaerense. Por un lado está el tema del partido, más allá de que para mañana convocó a una reunión del Consejo del Partido son muchos los que se están plateando seriamente no ir, porque temen de que sea una jugarreta política y la reunión que esperan, de debate y discusión, sea en realidad para otra cosa y más aún, si analizamos fríamente el panorama político posterior al acto de Carlos “El Ruso” Gdansky en el Huracán de San Justo, veríamos que Espinoza se encuentra en una posición no muy cómoda, dado que ir al acto fue leído como una muestra de debilidad.

“Está bien que Fernando haya ido al acto pero debería haberlo copado, mandó solo a 25 militantes de la Carrillo que estaban entregados antes de entrar” examinaba un experto analista de los DSCN9565 (Copy)bares de San Justo y afirmaba que “Se comió las piñas y el ninguneo de Randazzo y Domínguez y eso no lo deja, precisamente, bien parado”.

Otro analista de café sumo su opinión al decir que “Se comió el titular de La Tecla: Espinoza jugó de visitante en La Matanza”. Estos son solamente algunos de los comentarios que surgieron en los despachos y bares donde abrevan los políticos matanceros.

El otro punto urgente a resolver es el tema de las internas en el gabinete municipal, donde altos funcionarios están jugando una guerra que está desgastando (aún más) a la gestión de gobierno. El Dr. Claudio Lentini encontró un adversario de su talla (en cuanto al poder prestado que ostenta) y eso está generando una profunda división en el gabinete y eso, a su vez, ha provocado un sinfín de presentación de renuncias acordadas, porque ya son muchos los que se quieren ir pero no los dejan y esto obligaría al Fernando (de Magario) a pensar seriamente en un 10388998_642526225830400_8254437606400953406_n (Copy) (Copy)oxigenamiento del gabinete municipal o se decide por un lado o apoya al otro. La municipalidad paralela tomó por asalto el Palacio Municipal y no se mueve ningún expediente sin el respectivo pago del abrepuertas milagroso, varios altos funcionarios han entrado en la joda y eso genera conflictos en varias áreas de influencia. “Si esto lo impulsa tal persona, seguro que se la pusieron y no comparte, por eso ese expediente no avanza” graficó un alto funcionario con varias renuncias a cuestas y ninguna aceptada, porque hasta hora las hizo en privado y mano a mano con el Intendente pero los tiempos se acortan y está analizando seriamente de marcar sus diferencias en público para ver si, con ese gesto, provoca los cambios tan necesarios para la administración local.

El otro punto de conflicto que deberá prestar atención son los municipales matanceros, están esperando ansiosos la convocatoria a paritarias, hay muchos puntos a tratar y la docilidad de la conducción del STMLM está siendo intensamente cuestionada por las bases, si los dirigentes del sindicato municipal no avanzan, se le desborda la tropa.

Los empleados municipales están reclamando cuestiones de fondo: quieren un básico bueno, piden un bono de 2 mil pesos, quieren que se aborde y resuelva el tema de los contratados, la estabilidad y la antigüedad. Estos son algunos de los reclamos de las bases, si la conducción del STMLM no lleva los mismos a la10730853_989086847771861_5091259188566072761_n (Copy) mesa de discusiones y consigue que se resuelvan, puede verse rebalsado por las bases como pasó recientemente cuando una convocatoria a asamblea se trasformó en un paro activo en la mayoría de los lugares de trabajo municipales.

Estos tres ejes de conflictos son los que tendría que enfrentar nuestro Fernando este verano pero si no se avanza mucho en resolver seriamente los mismos, el Fernando (de Magario) tendrá un veranito complicado.

¡Ah, me olvidaba¡ más arriba hablé de cuatro o cinco puntos y C89FEFD5-6DB5-49F0-AC09-DC6E1677C93A (Copy)solo escribí de tres; los otros dos puntos conflictivos son de orden personal del Fernando ( de Magario) que él mismo debe resolver en forma urgentísima porque están comenzando a tomar cuerpo los rumores y ahí sí: cagamos la fruta.

Un poco de humor para el final: ¿Qué es la política?

– Papá, ¿qué es la política?
– Hijo, imagínate nuestra casa: Yo represento al capitalismo porque soy el que trae el dinero a casa. Tu madre es el gobierno porque administra el dinero. La criada es la clase obrera porque se ocupa de las tareas más pesadas. Tú eres el pueblo porque gozas de los beneficios del sistema. Y tu hermanito pequeño es el futuro del país. ¿Entendiste?
– No papá, no lo entiendo.
– Bueno no te preocupes, ya lo entenderás cuando seas mayor.
Esa noche el niño es despertado por el llanto persistente de su hermanito.
Va a verlo a la cuna y encuentra que está completamente cagado y que alguien debería cambiarle los pañales.
Va a la habitación de sus padres a pedir ayuda y ve que su padre no está, su madre duerme profundamente roncando panza arriba y no logra despertarla.
Entonces decide acudir a la criada, entra en su cuarto y encuentra a su padre practicándole sexo anal.
Al día siguiente, el niño le dice al padre:
– Papá, anoche entendí lo que es la política.
– ¡Qué bien! Bueno, ¿y qué es?
– Mientras el capitalismo le rompe el culo a la clase obrera, el gobierno duerme panza arriba sin importarle nada. Al pueblo nadie le hace caso y el futuro está cagado hasta las orejas.