“Un mundo perfecto”.

4 - Prof. Joaquín G. PueblaPor Prof. Joaquín G. Puebla

“Al poder se sube casi siempre de rodillas. Los que suben de pie son los que tienen derecho a él” sentenció José Martí, pero todos los políticos persiguen el poder.

Hay veces que, si no lo conociese de tantos años, Fernando Espinoza no fuese la misma persona que conocí hace casi 20 años. Las características fundamentales de su personalidad aún persisten en él, es atento, amable, se interesa por el otro, es entrador, memorioso, canchero, algo celoso; en definitiva, un buen tipo.

Pero últimamente hay hecho y acciones que demuestran una falta de ubicuidad (dícese de quién está presente a un mismo tiempo en todas partes o de quien todo lo quiere presenciar y vive en continuo movimiento) y sensibilidad extrañas a él.

En 2012, en pleno brote de bronquiolitis (enfermedad que Espinoza contrajo también) dispuso que las clínicas privadas matanceras atendiesen, sin costo algunos para las familias de los pequeños enfermos, a los bebes y niños afectados por el brote. Esa disposición la tomó en silencio, sin barullo; fue una decisión que demostró una gran sensibilidad del gobernante hacia sus vecinos. Esta decisión trascendente se contradice con otra, hace unos días cerró el año (27/12 para ser más precisos) con una cena multitudinaria (se encargaron 1500 cubiertos y se usaron muchos menos, realmente bastantes menos) en el Club Almirante Brown, pero dicha cena se dio en un día cargado de malos presagios, con centenares de calles matanceras humeando por las gomas encendidas de los vecinos que protestaban por el corte de energía eléctrica que venía desde hace varios días. Una crisis energética que afecto a más de 100 mil usuarios matanceros y en medio de una ola de altas temperaturas sin precedentes en la historia del distrito y por si fuera poco, en el mismo instante que hacia su ingreso a la cena, una veintena de vecino apedreaban la comisaría de Virrey del Pino por un supuesto caso de gatillo fácil.

2 - Verónica IAnte este escenario surgen varias preguntas: ¿la burbuja del poder encerró a Fernando?, ¿está cercado el Intendente y nadie le cuenta nada?, ¿no será que solo lee el diario de Irigoyen?, ¿Fernando ha cerrado las puertas de su intimidad por propia decisión o su entorno lo aisla para aumentar su poder y negocios?

 

Se está gestando una rebelión

 

Un proverbio árabe dice: “Con mi tribu estoy contra el extranjero; con mis primos contra mi tribu y con mis hermanos, contra mis primos.

 

No todo está mal, hay cuestiones importantes que se están ejecutando y funcionarios que ponen un esfuerzo y un celo encomiable en su trabajo. A fuerza de voluntad de muchos la gestión municipal avanza, pero ¿hacia dónde avanza?.

En muchas áreas del municipio se nota (y esto es evidente) una falta de conducción que resiente todo.

Hace tiempo que se esperan (y se anunciaron) cambios en el gabinete municipal y son muy necesarios porque hay muchas áreas sin cubrir, muchas secretaría municipales vacantes como Protección ciudadana (por renuncia de José Antonio Raggio), Gobierno (Miguel Ángel Bampini asumió como Concejal), Juventud (Juan Manuel Quinodoz asumió como Concejal), Jefe de Asesores (José Tucci renunció discretamente). A la subsecretaría de Tránsito y Transporte las dan por renunciada y varias delegaciones y subdelegaciones municipales (la de Dorrego porque “coco” Gómez asumió como Concejal y la de Gregorio de Laferrere quién habría presentado ya su renuncia).

Vacío de conducción no implica vacío de poder, Fernando Espinoza aún sujeta fuertemente el poder de decisión, pero sus tiempos son muy largos (los tiempos de los dirigentes no son los mismos que el de los militantes) y el secreto y el silencio no siempre le han jugado a favor las veces que quiso hacer una movida política. Obviamente esta táctica evita el debate estéril previo; pero algunas cosas deben debatirse porque no todos los debates son estériles. No siempre se tiene razón ni siempre se puede imponer decisiones sin debate, hay veces que ciertos temas deben hablarse porque si no ocurren situaciones enojosas como la rebelión de algunos Concejales oficialistas cuando se renovaron las autoridades del cuerpo.

El peronismo matancero está perdiendo el sentido del verticalismo. El verticalismo está profundamente asociado a la lealtad y la lealtad es una avenida de ida y vuelta; se es leal a algo o alguien cuando, a su vez, ese algo o alguien también es leal con uno.

La militancia peronista local no está sintiendo que la conducción sea leal con ellos, y no hablamos solo de Fernando Espinoza, hay muchos dirigentes de primera línea que se están haciendo los distraídos, que miran para otro lado y que imperceptiblemente le están sacando el cuerpo a la situación, es por eso, que todo recae en los hombros del Intendente.

La Matanza es un distrito grande y complejo y no se la puede gobernar desde un círculo pequeño y autocrático y aún menos, cuando ese equipo es mediocre y está más atento a sus “negocios” y a mantener su poder. Hay un dicho que dice: la palabra convence pero el ejemplo arrastra.

La rebelión está en marcha, es una realidad, cuando un grupo comienza a dividirse en sectores, es que algo se esta gestando. El oficialismo matancero está dividido en cuatro sectores bien definidos 8no van por orden de importancia, solamente es que salió así): Grupo I, son aquellos que estarían diseñando el futuro gabinete (eso es lo que vendieron) y está integrado por tres funcionario del gabinete municipal, con orígenes y características de trabajo distintas pero que se abroquelaron y optaron por generar una dinámica común. Pero el accionar de este grupo dio origen a la creación de otros dos grupos.

Grupo II: integrados por algunos funcionarios, ediles y muchos que intentar volver al oficialismo por esta puerta recién abierta. La conducción de este grupo tiene una meta clara, no perder influencia y ganar espacios. Piden cancha pero más que nada piden ser consultados y tener la posibilidad de decir algunas cosas.

Grupo III: integrado también por funcionarios y ediles, pero más reducido (por decisión propia) dado que son selectivos al analizar quién se integra al mismo. Comparten orígenes comunes, son hombres y mujeres de mucha trayectoria y predicamento, con una obvia inserción en la historia del peronismo matancero y piden directamente que se abra el debate, no quieren medias tintas ni imposiciones. Tiene una visión más crítica de la gestión municipal y su lectura de las últimas elecciones no coincide con la visión de Espinoza, reconocen su liderazgo, pero están realmente preocupados por el 2015.

Grupo IV: es el más homogéneo, está liderado por un legislador nacional, uno provincial y muchos sindicalistas. Están armando en serio y con ganas de participar. Aspiran, principalmente, a conservar sus espacios pero si se da la oportunidad jugarían el gran juego.

4 - catola3 - asencio2

Author Description

Quinto Poder