ARACA LA CANA: MEJICANEADA EN LA BONAERENSE

ARACA LA CANA: MEJICANEADA EN LA BONAERENSE

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Mejicaneo” es un término del lunfardo del Río de la Plata que significa: Atracar a ladrones o contrabandistas para despojarlos del botín. Es decir, que un ladrón le roba a otro ladrón. No sé dónde salió la expresión y la misma es muy utilizada cuando se habla al robo de mercadería entre narcotraficantes. Pero nada tiene que ver con los mexicanos

Las cosas en la “Bonaerense” están a punto de salirse de madre y la situación no está provocada por la crisis de seguridad que estamos padeciendo en el conurbano bonaerense y, principalmente, en La Matanza. La cuestión está que arde porque los jefes de “La Bonaerense” se andan pisando las “Patas Negras” es decir, para ser más claros, “se están mejicaneando los negocios”.

 

 

El pasado 25/01/2021 se publicó en el Boletín Informativo N° 5 del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires la Resolución Número: RESO-2021-46-GDEBA-MSGP donde se anuncia los ascensos a Comisarios (https://boletin.mseg.gba.gov.ar/index.aspx?idb=qIFfIW5PgQ%2fN%2b%2fcyYOomGw%3d%3d).

No dejaría de ser un acto administrativo más sino fuese que, de la nada, apareció un listado de Comisarios que “pusieron plata y valores para que el ascenso se cristalice y los destinos sean los solicitados”.

 

 

Desde hace mucho tiempo que se habla de “La venta de las comisarías y/u otras dependencias policiales al mejor postor” y que “existe un listado dónde se especifica el valor de cada dependencia policial” y que “dicho valor esta proporcionalmente calculado en función de lo que se puede recaudar (obviamente por izquierda y con los negocios que manejan los ‘Jefes de la Bonaerense’ como el juego clandestino, la prostitución, el narcomenudeo, etc.) en las mismas”.

 

 

Pero parece que “el Subjefe de la Policía bonaerense, el Comisario General Jorge Oscar Figini, interceptó un listado que estaba armado donde figuraba el monto pagado y el destino solicitado por los futuros comisarios

 

 

Una alta fuente del Ministerio de Seguridad de la provincia nos explicó que “Esto es habitual y sucede todos los años pero ahora la interna policial metió la pata y generó un enorme problema” y agregó que “Los ascendidos debieron pagar los precios de los ascensos y destinos todo por adelantado y antes de navidad”.

 

 

Sebastián García y, su jefe, (que es el jefe de la Maldita Policía o, sea, la Bonaerense) pedían para ascender a Comisario 6000 dólares, para ser Comisario Inspector 9000 dólares y para llegar a ser comisario Mayor 15000 dólares”  y señaló que “García es el director de control disciplinario y el maneja la auditoría”.

La interna de la Bonaerense es feroz y “Figini se hizo de este listado y se lo llevó a Berni quien dejó sin efecto los acuerdos alcanzados y los destinos acordados” pero “ascendió a Comisario Mayor a Sebastián García, mano derecha (e izquierda) del Jefe de la Policía, el Comisario General Daniel Alberto ‘Fino’ García y fue el encargado de armar la lista mencionada, establecer los precios y cobrar los mismos”. 

 

 

García & García en un dúo de mucha historia dado que, Sebastián, siempre fue el protegido de Fino” es decir “Siempre fue su pupilo, su protegido, su cómplice y todo y en la calle, codo a codo, son mucho más que dos… según contaba Mario Benedetti en su poema: Te quiero (https://www.poemas-del-alma.com/te-quiero.htm)”.

 

 

El malestar por el ascenso a Comisario mayor de Sebastián García no termina ahí, sino que tiene varios condimentos más: son amigos personales y compartieron destinos en varias oportunidades pero, la afrenta mayor que sienten los Jefes de la bonaerense es que, Sebastián García ascendió con solo 23 años de servicio cuando, como mínimo, se está en condiciones de ascender con 28 años de servicio” me comentaba, desolado, uno de los damnificados de dúo García & García y añadía que “Este muchacho siempre fue poli de escritorio, siempre anduvo con los dedos manchados de tinta.

 

 

Cada jineta que consiguió lo hizo desde un escritorio, nunca se lo vio en la calle enfrentando malandras ni cargándose de adicionales para sobrevivir. Tiene fama de haber pisado a compañeros a cualquier precio para acomodarse. Siempre fue el recaudador del Fino” y agregaba que “Sebastián García, en sus redes sociales, opina siempre en contra del Presidente de la nación, Alberto Fernández y, como funcionario público, es causal de sanción disciplinaria y abrirle un sumario administrativo”.

 

 

Como ya es de público conocimiento hay dos sectores en la interna policial bonaerense: uno responde al jefe principal Daniel Alberto García y otro está bajo el paraguas del número dos, Jorge Figini.

Como corolario, el funcionario del ministerio de Seguridad provincial que me brindó esta data sostuvo que “Muchos están dolidos porque entregaron autos, camionetas, 08 firmados y no ascendieron. La mayoría de los damnificados son de zona norte y Morón”.

 

MIENTRAS LOS JEFES SE MEJICANEAN A NOSOTROS NOS ESTÁN MASACRANDO

 

Realmente es incomprensible y repugnante el comportamiento del Ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, que permiten estás cuestiones mencionadas (párrafos arriba) sin hacer o decir nada.

 

 

La interna policial está provocando una enorme cantidad de muertes evitables en todo el conurbano bonaerense y, sobre todo, en La Matanza. Los vecinos matanceros somos testigos, atónitos, de esta masacre cotidiana y todo porque los “Jefes de la Bonaerense” se pelean por los negocios turbios.

En La Matanza la policía está ausente, se llama al 911 y nadie aparece, se va a la comisaría y están cerradas y no atienden el teléfono. No hay forma de que un patrullero se acerque a un lugar donde se está cometiendo un delito.

 

 

¿Hace cuánto que no es noticia que un delincuente se tiroteo con la policía?, ¿hace cuánto que no se hace un operativo de decomiso de drogas en La Matanza?, no es que no se informe sino que no sucede.

La policía tiene órdenes de no colaborar con el municipio y, esa orden, la cumplen a rajatablas. Esto nos deja indefensos ante una delincuencia cada vez osada, no hay horario ni barrio dónde se pueda andar tranquilo. No se sabe cómo actuar ante un delincuente porque son capaces de matarte y no robar nada.

La situación es más que preocupante y “Súper Berni” no aparece.

 

 

No se entiende qué está haciendo el ministro Sergio Berni con La Matanza, no se logra establecer una lógica en la política de seguridad que está implementando en la provincia y, aún menos, en nuestro distrito.

Hay un gran enfrentamiento entre las cúpulas policiales, por un lado están “los amarillos” y, por el otro, “los azules”. Cada bando responde a diferentes intereses políticos y económicos y, “Súper Berni” se hace el distraído y no mira, no escucha, no lee, no habla… no hace nada para detener está locura.

 

 

Hace casi un mes publicamos la nota: LA MATANZA, TERRITORIO APACHE: ¿DÓNDE ESTÁ SÚPER BERNI & CÍA? (https://semanarioquintopoder.com/la-matanza-territorio-apache-donde-esta-super-berni-cia/) y, en uno de los párrafos de la nota, pusimos que “Hasta ahora Fernando Espinoza tenía fácil las elecciones porque nadie lo supera en votos, ningún partido opositor tiene la voluntad y la capacidad de armar una estructura para contar todos los votos (reitero el concepto que ya he manifestado en reiteradas ocasiones: en La Matanza – por no decir en toda la provincia de Buenos Aires – no gana quién tiene más votos sino el que los cuenta) y fundamentalmente, no había (hasta ahora) un tema en la agenda política que pudiera esmerilarlo de tal manera que le pudiese agriar la elección; pero la inseguridad y la falta de poder coordinar acciones con la policía para reducir esa problemática, lo pueden llevar puesto”

 

 

Y agregamos que “Ahora bien, si le damos un poco de vuelta de rosca a la tuerca, lo de Berni no es tan inexplicable sí tenemos en cuenta que, de seguir la situación de esta manera, no sería muy descabellado pensar que la gente emita un voto castigo al Intendente municipal y respalde, de alguna manera, al gobierno provincial y nacional. Esto no es muy descabellado dado que los vecinos van a golpear la puerta del Palacio Municipal e insultan a Fernando Espinoza en lugar de protestar  y golpear las puertas correctas”.

A nivel municipal las cosas están mal y los mismos funcionarios reconocen la situación. Hace unos días la oposición política matancero solicitó la renuncia del Subsecretario General de Protección Ciudadana, Lic. Jorge Tapia, porque cometió un sincericidio ante propios y extraños al admitir (según fuentes oficiosas que participaron de la reunión) que “No tiene un plan de contingencia ante la inseguridad en el distrito” y, sin achicarse, sostuvo que “Él no maneja el presupuesto del área”.

 

 

No sé, pero me parece que a nadie le importa lo que nos pasa a los matanceros, nos están matando impunemente y, parece que, a ningún político se le mueve el termostato.