VILLA LUZURIAGA AL ROJO VIVO

VILLA LUZURIAGA AL ROJO VIVO

 

Por Nicolás Brandolini

 

Villa Luzuriaga o “La Villa”, como la suelen llamar algunos vecinos, es foco del común denominador de todos los problemas que caracterizan a la zona oeste del conurbano bonaerense. Abandonada por oficialismo y oposición, la localidad hoy vive el constante azote del estigma de la inseguridad en carne propia.

 

 

La complejidad en esta localidad, es doble. Villa Luzuriaga tiene una extensión de más de 9 km cuadrados, es atravesada por el primer y segundo cordón del conurbano y posee un asentamiento popular importante que lleva el nombre del centro de entrenamiento y semillero del Club Boca Juniors: La Candela. La mención que hacemos de los cordones, no es menor ya que este factor influye en la forma que la política fiscaliza las elecciones. O sea existiría, según algunos vecinos que consultamos para la realización de esta nota “una relación casi directa entre la política, el crecimiento demográfico y el aumento de la pobreza”.

Villa Luzuriaga limita al norte y al oeste con el partido de Morón, al sudeste con San Justo, al sudoeste con Rafael Castillo e Isidro Casanova, y al noreste con Ramos Mejía.

 

 

En este sentido salimos al encuentro de vecinos que nos cuenten su experiencia con la inseguridad, así fue que consultamos a Alfredo comerciante de la calle Arieta quien nos comenta que “La localidad se configuraría como una vía de escape para los delincuentes que buscan evadir los controles policiales debido a que muchas calles, rutas y avenidas conectan con otros municipios” y agregó “Tenés la calle Thames, que nace en la Av. Don Bosco (es doble mano hasta Monseñor Bufano) y de ahí en más (es mano única, hasta Peribebuy en el Barrio Almafuerte)”. Cabe destacar que la continuación de la traza que antes mencionamos en Morón cambia de nombre a French, cruza Rivadavia y llega a Acceso Oeste.

En barrio Pelufo charlamos con Carla, vecina de la zona, quien se muestra preocupada, por su abandono ya que según señala “Con la llegada de la pandemia el año pasado, fueron varios los casos de inseguridad que sufrimos en la zona y puntualmente  lo que pasa sobre la calle Thames es preocupante” y agregó ”Hace unos meses en una persecución policial en Thames y Del Campillo, un coche que era perseguido por la policía terminó arriba de la vereda y tiró abajo un poste de luz acá en la esquina” y añadió que “la cosa no terminó ahí durante las primeras semanas de este año hubo una moda de marcar las casas con un papel blanco, debido a que sus dueños se fueron de vacaciones para después poder robarlas”.

A unas cuadras cerca de los terrenos de la ex fábrica SIAM, tuvimos otro “mano a mano”  Francisco, quien nos relató la problemática de su barrio y nos contó sobre su preocupación sobre la supuesta “liberación” de la zona. Pancho, como lo llaman sus amigos, es mecánico y nos cuenta la peculiar forma en la que tiene que trabajar para cuidar su negocio, sus clientes y a sí mismo. “Salís a la mañana o a la tarde y tenes que estar mirando para todos lados para que no te pase nada” y agrega “cuando me traen un auto, hago lo mismo: Les pido a mis clientes que me avisen cuando estén a tres o cuatro cuadras así les abro el portón y directamente entran el auto al taller, cuando lo vienen a buscar, repetimos la operación pero al revés”.

 

 

Sobre la situación del barrio comenta “La zona está liberada  y para colmo la policía no cuenta con elementos para poder trabajar bien, no tiene handis, se comunican por Whatsapp, no hay móviles y como mucho tenes uno o dos patrulleros que están en mal estado, la policía está desamparada por eso tampoco quieren hacer nada”. Consultado sobre la responsabilidad de los funcionarios señaló “Vamos por partes, Primero los que pagamos los platos rotos que somos los ciudadanos y segundo el papel de Berni, que vos fíjate, cuando encontraron la nena que había desaparecido, hace unos días atrás, en realidad se la ubicó por la cooperación de una persona que llamó al 911 y después por el accionar de una oficial que la recuperó con un móvil que patrullaba en la zona, o sea todo ese aparato que sacaron a la calle y se mostró por la tele, no sirvió”.

En relación a la “liberación de la zona”, que por estos días se repite mucho, y el pedido constante de informe por parte de la oposición al Municipio, el Secretario de Protección Ciudadana, Jorge Tapia respondió que “La taza de delitos que ocurren en el distrito es similar a las del resto del país” por este motivo Juntos por el Cambio exigió la interpelación del funcionario.

Más allá de los cruces entre oficialismo y oposición las voces que reclaman justicia se destacan entre el silencio de radio, por los reclamos de casos como los de María Rosa Daglio asesinada en Ramos Mejía por un delincuente, con un prontuario abultado, quien fue liberado el año pasado por ser enfermo de EPOC.