LA ÑOQUICATURA DEL PSIQUIATRA

 

Por Prof. Joaquín G. Puebla

 

Ñoqui: Pasta que se elabora con puré de papas, harina, mantequilla, leche y huevo, con la que se forman pequeñas bolas que se hierven en agua con sal y una vez escurridas se pueden cocinar de diversas maneras.

Argentinismo que se refiere a empleado público que, por tener influencia política, no concurre a su lugar de trabajo pero cobra regularmente su salario.

 

El Dr. Marcelo Sánchez Ferre (legajo N° 615) es Director de Prevención y Asistencia a las Adicciones y Salud Mental de la Secretaría de Salud Pública matancera.11025232_1037009119665084_1603554554974700057_n-copy

Sánchez Ferre es médico psiquiatra recibido en la UBA en el año 1985 y viene de ser el Director Ejecutivo de la Región Sanitaria XII (http://www.inversorsalud.com.ar/i250315-f.htm) que tiene bajo su responsabilidad a los Hospitales “Dr. Diego Paroissien”, el “Dr. Alberto Balestrini”, el “Simplemente Evita” y los dos UPA24; también fue coordinador del Seguro Público de Salud en La Matanza. En el orden municipal, fue director de cuatro unidades sanitarias, y director de Prevención a las Adicciones.10519182_10205398588077020_1370541638578506737_n-copy

Al cambiar de signo político el gobierno provincial volvió a su lugar de trabajo en la municipalidad de La Matanza, bueno, decir que “volvió” en este caso se torna una frase hecha dado que viene, en realidad, cada 15 días (sin día ni horario específico) y el resto del tiempo nadie sabe a ciencia cierta dónde trabaja. Según lo normado su horario de trabajo debería ser de lunes a viernes con una presencia efectiva de entre 5 y 7 horas diarias (30 a 36 horas semanales según sea el caso). Obviamente reconocemos su validez profesional o su cintura política (dado que la mayoría de los cargos que desempeñó la designación es política) y entendemos que por “unos miserables 30 mil pesos al mes” no tiene porqué venir “a perder el tiempo un profesional de su envergadura” (estamos siendo irónicos por si alguien no pescó el sentido).12038278_1038752602824069_5641595973846944118_n-copy

El Dr. Marcelo Sánchez Ferre (legajo N° 615) en más de una oportunidad enfrentó la requisitoria periodística y, casualmente, mientras se desempeñaba como Director Ejecutivo de la Región Sanitaria XII, desmintió tajantemente (http://www.lamatanzainforma.com.ar/desmienten-casos-autoctonos-de-dengue-en-la-matanza/) una nota de nuestro medio (http://localhost/wordpress/?p=11187) donde informamos que el 6 de Febrero del corriente año, habría fallecido, por “DengueJimena Ludmila Núñez, “Conito” para los amigos y vecinos del barrio “San José” de la localidad matancera de Isidro Casanova. sany0003-copy-copyEn esa oportunidad el funcionario aseguró que, “por el momento, no hay registros de casos autóctonos de dengue, en el territorio de La Matanza, al contrario de lo que había trascendido en los medios de comunicación”. El lamentable caso de Jimena Ludmila Núñez estaba lleno de dudas al respecto pero desde la “Secretaria de Insalubridad Pública Matancera” negó, hasta último momento, casos autóctonos de Dengue y solo reconoció la situación cuando las evidencias y las muertes eran abrumadoras. sin-titulo-copyEl verano pasado nuestro distrito fue uno de los más castigados por la enfermedad y la única campaña que se realizó fue un simulacro de fumigación y, esporádicas y espasmódicas, declaraciones del Dr. Alejandro Collia negando lo evidente (http://localhost/wordpress/?p=11839).

 

LOS BRAHMANES MATANCEROS

 

En el área de salud del municipio de La Matanza hay un sistema de “Castas” (El sistema de castas es una manera particular de estratificación social al que se pertenece solamente a través del nacimiento y se caracteriza por tener un sistema sólido, rígido e inmóvil) donde los médicos vendrían a ser lo “Brahmanes”, la casta superior que hace valer su antigüedad e influencia política. Un claro ejemplo de esto se ve en los “bajos salarios” de los profesionales que recién ingresan en contraposición de los “importantes salarios” de los médicos con más antigüedad (hay casos de médicos que cobran, como mínimo, cifras superiores a los 50 mil pesos), obviamente no criticamos eso porque estoy convencido de los médicos deberían ser los mejores pagos junto a los maestros, pero se dan casos que muchos médicos municipales llegan a un momento que dejan de cumplir las funciones en las que fueron designados y se dedican a sus consultorios o a la atención en clínicas privadas. Muy pocos son la excepción a esta regla y, también son muy pocos aquellos que pasarían sin dificultad una auditoría laboral sobre sus horarios y días de trabajo que le dedican al municipio.12004152_1037101912989138_5177659071859405126_n-copy

La brecha salarial entre los recién ingresantes al sistema médico matancero y los de más antigüedad tiene una razón, mientras menos profesionales de la salud trabajen en La Matanza más fácilmente mantendrán sus privilegios. Pero no es sólo eso, sino que por cada peso que se le dé de aumento a un profesional que recién ingresa se replica en casi 150 pesos en los médicos de mayor antigüedad.

Hay muchos profesionales de la salud que hacen un esfuerzo importante por mantener en marcha los servicios sanitarios del distrito, pero son la minoría dentro del universo de los médicos.

Lo que hace el Dr. Marcelo Sánchez Ferre (legajo N° 615) no es un caso aislado, me atrevería a decir que la mayoría del plantel profesional de salud pública “no cumple con sus horarios de trabajo, es más común de lo que se cree y ha pasado, pasa y seguirá pasando” (en tanto y en cuanto no cambien el sistema) que “médicos de guardia en los hospitales locales pagan a un médico recién recibido o de otro país para que les cubran dichas guardias”, es decir, el médico designado no va nunca, manda a un reemplazo (que obviamente cobra menos) pero sigue “haciendo patria” porque figura como “Doctor de Trinchera” en la municipalidad matancera pero eso de “Doctor de Trinchera” es un eufemismo dado que cobra un abultado y generoso sueldo por su antigüedad en el cargo.10519182_10205398588077020_1370541638578506737_n-copy

El tema no es la plata sino que no cumplen con la función para la cual fueron designados.sin-titulo-copy5-300x216-copy

Como en todo sistema de “Castas”, los brahmanes se cubren entre ellos, cuando se denuncia por tal o cual motivo a un doctor salen todos en bloque a defenderlo, no públicamente sino a través de su influencia política para evitar sanciones como explicamos en una nota de nuestro medio (http://localhost/wordpress/?p=13790) donde trabajadoras municipales denunciaron que eran sometidos a coacción, maltrato y aprietes por parte de dos “veteranas funcionarias” quienes, además, le solicitaban dinero; como corolario de la denuncia, las denunciadas fueron sancionadas por las autoridades de la “Secretaria de Insalubridad Pública Matancera”.